Bafici 2017: por qué descubrir el apartado Derechos Humanos, una sección con peso propio

Un apartado competitivo que se destaca por la diversidad y por la calidad de sus títulos
Un apartado competitivo que se destaca por la diversidad y por la calidad de sus títulos
Diego Batlle
(0)
24 de abril de 2017  

We the Workers: hoy, a las 19.30, en el Village Recoleta
We the Workers: hoy, a las 19.30, en el Village Recoleta Crédito: BAFICI

La Competencia Oficial Derechos Humanos del Bafici ha adquirido en las últimas dos ediciones una independencia, una diversidad y una dimensión que antes no tenía. Los 14 títulos que integran su selección permiten realizar un viaje imaginario por varias de las regiones y las problemáticas más conflictivas del pasado reciente y de la actualidad: desde las luchas de las comunidades qom, wichi y mocoví en la Argentina ( Chaco, de Juan Fernández Gebauer, Ignacio Ragone y Ulises de la Orden) hasta los incipientes movimientos sindicales en defensa de los precarizados trabajadores en China ( We the Workers, de Hai Wen; hoy, a las 19.30, V. Recoleta), pasando por las recientes elecciones en Estados Unidos ( Tonsler Park, de Kevin Jerome Everson; miércoles, a las 18, V. Recoleta 10) o la explosiva situación racial en Francia ( Paris est une fête - Un film en 18 vagues, de Sylvain George).

La película que abrió esta sección -fuera de competencia- es Drum, de Keywan Karimi, cineasta iraní de 31 años que fue condenado a seis años de prisión y 223 latigazos por haber rodado Writing on the City, film que inauguró esta misma competencia el año último. La presión de colegas nacionales y extranjeros hizo que se le redujera la sentencia a un año, que cumple actualmente. Drum es un thriller pesadillesco sobre el descenso a los infiernos de un abogado solitario y decadente, cuya vida se derrumba por completo cuando alguien le entrega un misterioso paquete, sufre el asesinato de su novia e inicia un camino de venganza. Es una de las pocas apuestas ficcionales de esta selección (la coproducción colombiano-venezolana El amparo también utiliza actores para reconstruir la matanza de 14 pescadores confundidos por guerrilleros en 1988), donde claramente predomina el documental.

La presencia nacional en esta sección no sólo incluye la mencionada Chaco, sino también Triple crimen, de Rubén Plataneo (mañana, a las 15.40, en V. Caballito 8), que reconstruye el caso y registra el juicio por los asesinatos de tres militantes, en Villa Moreno, por parte de una banda de narcos de Rosario. Esto ocurrió el 1º de enero de 2012. Además, los argentinos Fernando Romanazzo y Cristian Pirovano rodaron en Palestina ¡Yallah! ¡Yallah! (mañana, a las 22.45, V. Recoleta 2), sobre las historias de vida de siete personajes vinculados en todos los casos al fútbol; y el australiano Jason McNamara rinde en Messenger on a White Horse (hoy, a las 15.30, V. Recoleta 10) un tributo a Robert Cox, director del diario Buenos Aires Herald en la década de 1970.

Hay, por supuesto, otras propuestas vinculadas a las heridas aún abiertas de los golpes militares en América latina, como El buen cristiano, de Izabel Acevedo, sobre el juicio por genocidio contra José Efraín Ríos Montt, quien encabezó en Guatemala un golpe de Estado en 1982. Y la notable El pacto de Adriana, ensayo íntimo de la chilena Lissette Orozco en el que va descubriendo la cara oculta de su adorada tía -radicada en Australia-, que cometió múltiples crímenes durante la dictadura de Augusto Pinochet.

El recorrido nos lleva también al Líbano con A Feeling Greater than Love, que describe cómo entre 1972 y 1973 el ejército de ese país reprimió a sangre y fuego huelgas en fábricas y plantaciones de tabaco y chocolate, en las que se exigían mejores condiciones laborales (la directora reúne a los sobrevivientes de aquellos hechos en ricas charlas con mucho de autocrítica).

Lo político no se limita a los temas ya expuestos, sino que incluye también cuestiones como la problemática de un grupo de amigos con síndrome de Down a medida que se van transformando en adultos ( Los niños, de la chilena Maite Alberdi); y la diversidad sexual en Meu corpo é político, de la brasileña Alice Riff, que sigue a cuatro personas transgénero que habitan en la periferia de San Pablo y luchan por defender sus derechos. Represión, visibilización, marginación, pobreza y racismo son los temas que aborda este valioso, revelador y cuestionador film.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.