En Cannes, George Clooney cargó contra Donald Trump: "No podemos dejarnos ganar por el miedo"

Fuente: EFE
Fue en la presentación de El maestro del dinero, película en la que interpreta a un periodista junto a Julia Roberts, con quien la une una larga amistad: los dirige Jodie Foster, quien no olvida la presentación de Taxi Driver en el festival, hace cuatro décadas
Diego Batlle
(0)
12 de mayo de 2016  • 11:17

CANNES.- No es que a este festival le falte glamour (ayer en la apertura desfilaron por la alfombra roja Anna Kendrick con Justin Timberlake, Susan Sarandon, Naomi Watts, Jessica Chastain y Julianne Moore, por nombrar sólo a algunas estrellas), pero nada superará en ese rubro este año a la presencia del equipo de El maestro del dinero (Money Monster), liderado por su directora, Jodie Foster, y dos figuras como George Clooney y Julia Roberts.

Este thriller de denuncia –que se presentó fuera de competencia el mismo día que se estrenó en los cines franceses (mañana se lanzará en Estados Unidos y desde el 2 de junio se verá en Argentina)– cuestiona la codicia y los abusos de las corporaciones financieras, un tema muy de moda en el Hollywood de hoy, y ciertas miserias de las cadenas informativas tipo CNN o Fox News con una estructura policial que mantiene la tensión hasta el final en las calles del sector financiero de Nueva York.

En su cuarto largometraje como directora tras Mentes que brillan, Feriados en familia y La doble vida de Walter (también presentada en Cannes), Foster narra las desventuras de Lee Gates (Clooney), exitoso conductor de Money Monster, un ciclo televisivo sobre finanzas con mucho de show (baila y rapea disfrazado) en el que Patty Fenn (Roberts) es su productora y consejera todoterreno. Pero el programa no le resulta nada gracioso a Kyle Budwell (Jack O'Connell), un joven trabajador que está a punto de ser padre y ha perdido sus únicos 60.000 dólares por una mala inversión (en verdad una estafa a partir de un algoritmo adulterado) recomendada poco antes por el propio Gates. Así, irrumpe armado en el estudio en busca de... ¿explicaciones?, ¿venganza?

El maestro del dinero –que tiene algunos elementos que remiten a Wall Street, a Network: Poder que mata y a The Truman Show– tuvo una buena (aunque no del todo entusiasta) recepción por parte de la crítica, pero nadie (ni la prensa ni los paparazzi ni mucho menos los miles de curiosos que se agolparon cerca del Palais) se quizo perder la oportunidad de acercarse a esta tres figuras insoslayables del Hollywood de las últimas tres décadas.

El que tampoco desaprovechó este ámbito de alta intensidad mediática fue Clooney, quien atacó a los canales de noticias ("Más horas de programación no es más información sino más tiempo para la misma noticia, estamos más pendientes del show y del impacto que del periodismo, no hay análisis, contexto ni diferentes perspectivas") y, sobre todo, a Donald Trump ("No va a ser presidente porque como sociedad no podemos dejarnos ganar por el miedo que intenta instalar contra los musulmanes, los inmigrantes, los derechos de las mujeres y las minorías").

Roberts, Clooney, Caitriona Balfe y Dominc West, el elenco de El maestro del dinero
Roberts, Clooney, Caitriona Balfe y Dominc West, el elenco de El maestro del dinero Fuente: EFE

Foster –quien además estuvo acompañada aquí por otros dos de sus intérpretes como Dominic West, de la serie The Affair, Jack O'Connell y Caitriona Balfe, de la ficción Outlander– indicó que " El maestro del dinero es una película con muchas ideas, aborda temas importantes, pero dentro de la estructura del cine de género. Es un thriller de presupuesto modesto, inteligente, que hace pensar y sentir, que no manipula, que tiene muchas capas, pero al mismo tiempo está destinados a un público masivo. Tuve mucha suerte de poder hacer una película así en estos tiempos".

La directora también recordó su experiencia con Taxi Driver en Cannes. "Tenía apenas 12 años y todo era mucho más caótico que ahora, al menos para una niña como yo. Fueron mis comienzos en el cine y encima ganamos la Palma de Oro. Es muy lindo regresar exactamente cuatro décadas después con una película propia y estar en el mismo festival con directores que admiro mucho como Pedro Almodóvar y Jim Jarmusch".

Fuente: EFE

"No hay nada como trabajar con actores que han dirigido grandes películas como George (Clooney) o Mel (Gibson). Es más fácil intercambiar experiencias porque entienden cómo trasladar el texto a la pantalla –expresó Foster–. Jodie propone una estructura muy concreta y luego da mucho margen para la improvisación y las pruebas. Con ella me animé, por ejemplo, a bailar siendo un pésimo bailarín. Fue muy divertido: dejé a mucha gente con la boca abierta durante todo el rodaje"

Roberts –que por primera vez presentó una película en Cannes– aseguró, en cambio, que nunca será directora: "Sé de mis limitaciones intelectuales y de mi escasa paciencia, no puedo escuchar a más de cuatro personas por hora haciéndome preguntas. Por eso, en esta vida he decidido admirar desde cerca a grandes cineastas como Jodie, a quienes sólo trato de servir e impresionar todo lo que puedo".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.