Guasón demostró en Toronto por qué es la película del momento

Joaquin Phoenix como el Guasón: la película del momento tuvo su estreno norteamericano en el Festival de Cine de Toronto
Joaquin Phoenix como el Guasón: la película del momento tuvo su estreno norteamericano en el Festival de Cine de Toronto
Marcelo Stiletano
(0)
10 de septiembre de 2019  • 19:33

TORONTO.- En la jornada más intensa y recargada del gigantesco Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF 2019) un sentimiento colectivo de inquietud y desasosiego, mezclado con algunas expresiones de entusiasmo, cerró en las primeras horas de la tarde de este martes la proyección más esperada de toda la muestra. Dos inmensas salas completamente llenas y cerca de un millar de representantes de los medios internacionales y de la industria global del cine aguardaron cerca de una hora y media el acceso y la oportunidad de ver Guasón (Joker), convertida en la película del momento después de su triunfo en el Festival de Venecia.

Proyectada por primera vez en Norteamérica y con todo el mundo ligado a Hollywood dispuesto a experimentar en persona las primeras sensaciones del film, parecía que Guasón estaba viviendo en esta ciudad canadiense su verdadero estreno mundial. La proyección corroboró plenamente todas las primeras reacciones y análisis llegados desde Venecia.

Lo primero que hay que decir es que este Guasón que lleva la firma de Todd Phillips es un personaje identificado en un primer momento con su historia y la de su némesis, Batman, aunque aquí sólo se menciona a los integrantes de la familia Wayne. Por eso también es, al mismo tiempo, una historia completamente original, sin conexión o referencia alguna con el mundo de héroes y villanos que conocimos en las últimas décadas a través del cine.

Adelanto final de Guasón

02:37
Video

Este Guasón no le debe casi nada al universo de los personajes de DC Comics y mucho, en cambio, a otras influencias. De la mano de un Joaquin Phoenix entregado de manera absoluta a la perturbación mental, al malestar y al desvarío criminal de su personaje, la película tiene conexiones muy visibles con el cine de Martin Scorsese. El Joker de Phoenix es una mezcla de Travis Bickle (el protagonista de Taxi Driver) y Norman Bates.

Arthur Fleck (Phoenix) vive a diario humillaciones de propios y extraños por su trabajo de clown y depende de una ayuda social que nunca llega para asistir sus necesidades y las de su casi postrada madre. Despedido del empleo por un incidente con un arma en un hospital, solo encuentra una luz en la posibilidad de un futuro como comediante que lo acerca a Murray Franklin ( Robert De Niro), un exitoso conductor televisivo. Fleck refleja en una suerte de espejo deformado la imagen de Rupert Pumpkin, el obsesivo aspirante a comediante que el propio De Niro interpretó en El rey de la comedia, otra obra mayor de Scorsese.

Sin embargo, en el mundo habitado por Fleck no hay lugar para la comedia. O más bien va adquiriendo otros perfiles, más enajenados, nihilistas y violentos. La Ciudad Gótica de este nuevo Guasón es una sociedad anómica marcada por la suciedad en las calles, los trenes pintarrajeados, la sordidez de las conductas y el desprecio a la autoridad. Puede parecer sobrecargado y demasiado explícito ese retrato, pero es el que parece necesitar Fleck para llevar adelante su extraño camino de purificación, que para él no es otra cosa que responder a las humillaciones que sufre llevando al máximo esas conductas.

El primer trailer del film

02:36
Video

Lo que propone Guasón (que se estrena en la Argentina el 3 de octubre) resultará incómodo para muchos. Otros sentirán la película como un golpe certero a la mandíbula del que cuesta recobrarse. Algunos sentirán que la película transmite valores demasiado negativos y hasta tal vez justificaría ciertas reacciones extremas en escenarios sociales tan fragmentados y cargados de resentimientos como los que se viven en la actualidad. Más allá de estas visiones habrá que acercarse a Guasón como lo que es, un trabajo de autor cinematográfico (Phillips deja atrás la comedia de Qué pasó ayer para entrar en un terreno profundo de drama psicológico) cuyo eje es un personaje intensamente perturbado, cuya peligrosidad va creciendo en la medida en que la sociedad en la que vive se desentiende de él.

Llevado al extremo, el retrato humano y social de Guasón no parece tener ni escapatoria ni redención. Lo único seguro es que veremos de vuelta a Phoenix interpretando a un personaje atormentado, sin paz, llevado en cada momento a superar sus propios límites.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.