Juana Viale: "Todavía creo que tengo un mundo entero para descubrir como actriz"

Con Mariel espera, su primer protagónico en cine, la actriz encarna a una mujer que transita la dolorosa pérdida de su embarazo; Edha, producción argentina realizada para Netflix y dirigida por Daniel Burman, también la tendría en su rol principal, aunque ella entrega una pícara sonrisa como respuesta
Cecilia Millones
(0)
9 de mayo de 2017  

Crédito: Ricardo Pristupluk

Sabe que faltan pocos días para verse como actriz principal en la pantalla grande. Su entusiasmo se combina con cierta timidez y seriedad frente a una historia tan íntima. Sin embargo, la sonrisa está más presente que nunca. Juana Viale se prepara para ser la protagonista de una temática sensible que muchas parejas ya conocen.

De la historia de Mariel y Santiago se trata, que esperan ilusionados la llegada de su primer hijo. Sin embargo, durante la ecografía del cuarto mes, descubren que el desarrollo del embarazo se ha interrumpido. Con mucho dolor Mariel debe lidiar con una espera que parece ser interminable: desprenderse de su hijo en el momento que su cuerpo lo determine. Así comienza Mariel espera, que llegará a las salas de cine el próximo jueves.

En un distendido encuentro con LA NACION, esta actriz de 35 años comparte la experiencia de su primer protagónico en cine, reflexiona sobre las dificultades personales y habla de sus próximos proyectos.

Juana Viale asegura dejarse llevar por aquellas propuestas que realmente le apasionan. Este drama encajaba perfectamente en esa categoría. Así comenzó a trabajar bajo las órdenes del director Maximiliano Pelosi para interpretar esta íntima historia junto a Diego Gentile, Dan Breitman, Karina K, Claudio Gallardou y Graciela Alfano.

"Es una película supertriste que muestra mucha verdad", detalla la actriz. "Tiene un hilo conductor simple, sin grandes conjeturas o relaciones. No es algo festivo, todo lo contrario. Si bien es una película femenina, también abarca mucho del mundo masculino: cómo uno, siendo hombre, acompaña y transita esa situación."

-Teniendo en cuenta tu historia personal (en 2011 perdió a su bebe durante el octavo mes de embarazo), ¿cómo te preparaste para interpretar a Mariel?

-Yo no tuve precisamente esa experiencia, pero hablé mucho con una chica que le había pasado exactamente lo mismo que a Mariel. Hablamos de la espera y de cómo se sentía. Fueron referencias que ella me regaló. Con Maxi (el director) hubo muchas charlas y encuentros previos para entender un poco la sensibilidad de cada uno. Hubo momentos muy tristes que transité, mismo por la película y porque a veces te caen fichas. En esos momentos todo el equipo estaba ahí y era como un abrazo gigante. Yo pensaba: "Qué contenida estoy". Porque te puede pasar que estás laburando y hay una frialdad y un "hacete cargo vos".

En medio del oscuro momento que atraviesa Mariel, este personaje tiene a cargo la puesta de luces de una colección de obras de arte. "Es lindo ese juego de que ella trabaje con la luminaria, con la incandescencia, y que de repente empiece a vivir con la muerte, con el inframundo dentro suyo, con el seguir adelante", considera. "Lo bueno, creo yo, más allá de la película, es que en toda situación difícil siempre hay un aprendizaje. Algo bueno tiene que salir de todo lo que viviste: la esperanza, un buen consejero, una oportunidad, o lo que sea."

-Tu personaje está en todas las escenas de la película, ¿qué fue lo más difícil de abordar?

-Mariel siempre está haciendo algo, pero en realidad ella está conectada con otra cosa. Y esto le pasa con su trabajo y con su marido. En ese momento es difícil seguir como mujer y como laburante. No solamente necesitás ser mujer y madre para conectarte con esa dualidad. Hay miles de situaciones difíciles que todos los seres humanos atravesamos mientras tenemos que estar cumpliendo una tarea. Mientras intentás ser efectivo con tus responsabilidades tenés un tsunami en tu corazón. Creo que eso fue lo que me resultó más difícil de abordar: el poder representar ambas cosas en un mismo momento. Ver la película me da un pavor terrible. Mucha vergüenza. Pero bueno, es parte del "yeite" del actor.

Un universo llamado Netflix

El escenario es más que tentador: llegar a más de 100 millones de personas en 190 países. Y Juana Viale ya forma parte de esa experiencia a través del thriller Estocolmo, que se estrenó el año pasado únicamente por Netflix, con producción de su hermano Ignacio Viale. Allí interpretó a una periodista que se involucra en el mundo de la trata de personas.

Pero con Edha, la actriz puede llegar a otro nivel. Edha será la primera producción local realizada directamente para esta plataforma on demand. Y ante la pregunta si efectivamente será ella la protagonista, Juana sonríe pícara antes de contestar: "Todos me lo preguntan, pero no puedo decir nada... Tengo la boca cosida". La serie estará dirigida por Daniel Burman y se tratará de una historia de suspenso ambientada en el mundo de la moda.

Como Mariel, junto a su marido (Diego Gentile)
Como Mariel, junto a su marido (Diego Gentile) Crédito: Primer plano

-¿Cuál es el mayor atractivo de las plataformas on demand para el trabajo de un actor?

-No sólo se puede elegir cuándo y cuántas veces verlo, sino que podés también ponerle subtítulos en otros idiomas. Así, tu trabajo no sufre las limitaciones que a veces sí se evidencian en la tele. En teatro hacés giras y llegás a un montón de lugares, pero nuestra TV de aire es localista y los temas que se tocan son referentes de más o menos un ámbito de gente. Pero en este tipo de plataformas no hay horarios, no hay retrasos cuando hay fútbol y no hay feriados. Es un semillero para sembrar.

Si bien con Estocolmo estuvo fuera de la competencia directa entre los canales de TV abierta y la medición tradicional de audiencia, la actriz recuerda: "Entrás en otro tipo de clasificación, que me enteré después del estreno. Estábamos desayunando con unas amigas en Mar del Plata cuando una pareja al lado nuestro se acercó y me dijo: «Te quería felicitar por Estocolmo, pero que lástima que la gente no le puso tantas estrellitas»".

-¿Qué tipo de proyecto debería presentarse para que vuelvas a trabajar en la TV tradicional?

-Debería ser algo que me apasione. Por lo general mi vida se basa en eso, en la pasión. Disfrazar una telenovela con la misma temática, esas cosas, no. Son largas y desgastan. Realmente tiene que apasionarme como para estar 11 horas dedicada a eso y por ese período hacer mucho sacrificio, como no estar tanto tiempo con mis tres hijos.

En los últimos dos años sus trabajos como actriz para la pantalla chica fueron Los ricos no piden permiso (El Trece) y el policial Malicia (TV Pública). "A veces es mejor esperar momentos y no agarrar esa voracidad de querer estar siempre en una pantalla para estar vigente", asegura. "Muchas personas piensan así, pero a mí no me interesa eso. Energéticamente no lo soporto ni es mi naturaleza."

-¿Y si fuera para conducir?

-No lo sé hacer ni tampoco me atrae tanto. Además, siento que hay ciertos temas de los que ni siquiera me importa opinar. Todavía creo que tengo un mundo entero para descubrir como actriz.

-¿Te acordás cuándo fue la primera vez que consideraste dedicarte a la actuación?

-De chica era la número uno imitando a mi abuela (Mirtha Legrand). Nos grabábamos con mi hermano y otros amigos como si tuviéramos un programa de TV. Pero en realidad recuerdo que fue bastante más de grande. Había ido a un casting para Poné a Francella y quedé. Pero al final les dije que no porque me agarró miedo -se ríe-. Empecé un poco más adelante, cuando Marcelo Tinelli me dijo de trabajar como actriz para Costumbres argentinas, que era de su productora. Así que esa fue finalmente mi primera incursión.

-¿Qué otra profesión te atraía en aquel momento?

-Me hubiese gustado estudiar biología marina, oceanografía o historia del arte. Me encantaría poder estudiar. No sé si con el hambre de terminar una carrera en cuatro años, pero sí cursarla, incorporar conocimiento y ver qué pasa con esa información en uno. También me gusta la escritura, pero siento que me faltan siglos. Fantaseo mucho con historias en mi cabeza, las bajo a tierra y las escribo, pero todavía creo que no pueden tomar carácter de ningún guión de nada.

-Imposible no preguntarte por tu abuela...

-Es lo máximo, una referente, incluso para estudiarla. En realidad, ella, Goldie (Silvia Legrand) y el tío José (Martínez Suárez). Son tres seres humanos que tienen un cerebro admirable. Son las 3 de la mañana y Mirtha te habla por WhatsApp para contarte que está leyendo el libro de un invitado. Va a todas las obras de teatro, sale a comer, es una crack.

Juana habla todos los días por teléfono con su abuela. Y con el estreno de Mariel espera, la conductora le sugirió sumarse a uno de sus tradicionales almuerzos. "Me dice que no voy hace mucho, pero la verdad es que hoy no tengo esa energía. Mejor tomemos el té en casa", responde divertida.

Una actriz a la que le provoca mucha vergüenza el aplauso

Además del estreno de Mariel espera, Juana Viale prepara la obra teatral Falta Fedra junto a la actriz uruguaya Victoria Céspedes. "Está escrita por Gabriel Calderón y dirigida por Cristian Drut", detalla. "La estamos ensayando en el Cultural San Martín. Vamos a estrenar a mediados de año en un Festival de Costa Rica y a la Argentina recién vamos a venir en marzo."

En tanto, Juana Viale continúa la gira teatral de La sangre de los árboles, que también interpreta con Victoria Céspedes. Ambas se presentaron en abril pasado en el Festival de Teatro de Caracas y en la Feria de Artes Escénicas de San Sebastián. "Me da mucha vergüenza el aplauso. Yo terminaría la obra y me iría", se ríe. "Cada función es una obra diferente, todo vibra distinto y por más que lo hagas mil veces nunca lo vas a vivir de la misma manera. Es una gran experiencia."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.