Para descubrir a Nicole Holofcener

La directora centra su cine muy personal en los muchos desafíos de la madurez
Javier Porta Fouz
(0)
26 de noviembre de 2013  

Una segunda oportunidad es la quinta película de Nicole Holofcener, una directora que merecería ser mucho más conocida y reconocida. Al hablar sobre los motivos por los cuales había aceptado el papel, Julia Louis-Dreyfus se declaró fan absoluta de su cine. Holofcener también hizo televisión. Además de algunas películas para TV dirigió capítulos de las siguientes series, entre otras: Sex and the City , Parks and Recreation y Six Feet Under . Su primer film fue Walking and Talking (de 1996 y con una gran banda de sonido de Billy Bragg), que en la Argentina apareció recién tres años después y en video. Aquí se llamó Confidencias , uno de esos títulos cualunquistas (como Una segunda oportunidad , ya que estamos).

Walking and Talking es un título que es casi un programa explícito para el cine de Holofcener. Personajes (mujeres como protagonistas) que hablan y caminan, y se detienen y hablan más, y siguen en movimiento. Personajes que dudan, que llevan neurosis menos gritonas que las de los personajes de Woody Allen, que incluso cuando viven en Nueva York ( Please Give ) son menos urbanos y menos cosmopolitas que los del neoyorquino. Una situación habitual del cine de Holofcener: mujeres que suelen encontrar otras mujeres con mayores logros laborales o de pareja, envidia, frustración asordinada. Mujeres que van creciendo con la directora: en todas sus películas está Catherine Keener, que tiene casi su misma edad.

Emociones en conflicto

No hay nada lineal y tajante en el cine de Holofcener: es un cine de emociones en conflicto, de zonas grises. Aunque no de personajes grises: hay en ellos una vitalidad no eufórica, en la mayoría de los casos en complicados caminos hacia alguna clase de madurez, o al menos hacia algún aprendizaje, jamás expuesto con didactismo o en forma de receta. Las películas de Holofcener son comedias no exentas de amargura, o dramas con humor amargo, que con lucidez hacen dudar a sus personajes sobre las posibilidades de alcanzar la felicidad. Y desde la duda o la desesperación pueden llegar, al menos, a ver las cosas más claras o con un poco menos de autoengaño.

Su película central en términos de conjunción y despliegue de temas -y la más filosa- es Amigos con dinero (2006, con una de las mejores actuaciones de Jennifer Aniston). Y su mejor película tal vez sea justamente ésta, Una segunda oportunidad (si prestamos atención a su título en inglés, Enough Said , tal vez nos esté indicando que "sobran las palabras", que ya se habló lo suficiente). En esta película combina sus habituales personajes ricos, con matices, imperfectos y dañados, con una trama que tiene como ejes un romance y una revelación que tensa todo y que mejor no contar. Es decir, en su quinta película Holofcener logró integrar su cine de relaciones, conversaciones y frustraciones (y no pocos chistes) con una trama más inscripta en la comedia romántica: usó más elementos genéricos para seguir haciendo un cine personal y con firma. Y con el que suele obtener lo mejor de sus intérpretes.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.