Premios SAG: una carrera con ganador incierto