Quentin Tarantino detona Hollywood en su nueva película

Brad Pitt y Leonardo DiCaprio en Había una vez en Hollywood
Brad Pitt y Leonardo DiCaprio en Había una vez en Hollywood
Peter Travers
(0)
22 de agosto de 2019  • 09:09

'Había una vez en Hollywood'

Dirigida por Quentin Tarantino. Elenco con Leonardo DiCaprio Brad Pitt y Margot Robbie. 4 estrellas y media

En una calurosa noche de agosto de 1969, cuatro miembros del culto a Charles Manson invadieron la casa de la actriz Sharon Tate en Los Ángeles. Su esposo, el director Roman Polanski, estaba de viaje. Lo que sucedió después fue noticia mundial. Puede que no recuerdes todo de la forma en que Quentin Tarantino lo recuerda en Había una vez en Hollywood, pero no te vas a olvidar ni un segundo de lo que está en pantalla en este nuevo clásico. Es la novena película de Tarantino, y afirma que será la anteúltima de su carrera. Si es así, se está despidiendo con una bomba. Hoy no hay ninguna película que pueda igualar en adrenalina a esta fábula triunfal. Como siempre con Tarantino, la acción salta de la pantalla mientras configura provocaciones psicológicas que dejan huella.

Tarantino le da a Sharon (Margot Robbie) un vecino ficticio. Él es Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), una estrella de los westerns de televisión que solo piensa en emborracharse por lo que queda de su decadente carrera. El único amigo de Rick es Cliff Booth (Brad Pitt), su doble y confidente que vive en un remolque cerca del cine Van Nuys con un rottweiler llamado Brandy. Cliff es veterano de Vietnam y ha estado desempleado desde que comenzaron a circular rumores de que mató a su esposa y se salió con la suya.

Mirá el trailer de Había una vez en Hollywood

01:46
Video

Es una jugada atrevida de Tarantino poner a dos de las estrellas más grandes y agradables de Hollywood como perdedores. Pero DiCaprio ( Django sin cadenas), 44, y Pitt ( Bastardos sin gloria), 55, no lo decepcionan. Su unión es un suceso, con dos actuaciones explosivamente divertidas y emocionalmente complejas que están entre lo mejor que han hecho en sus carreras. Pitt se muestra gracioso cuando Clint consigue un trabajo de doble en El avispón verde y presiona al arrogante Bruce Lee (Mike Moh), caracterizado como Kato, en una batalla que termina mal para la leyenda de Furia oriental.

DiCaprio también consigue risas al tratar de disimular la desgracia de Rick cuando su carrera queda en la banquina. Un representante de actores poderoso (Al Pacino, deleitándose en el papel) le dice a Rick que está matando su carrera haciendo participaciones especiales como villano en programas de televisión. En una ironía satisfactoria, Rick recibe las mejores críticas de su carrera haciendo de malo. El éxito también sigue cuando atiende el consejo de su agente de protagonizar spaghetti westerns en el extranjero, como Clint Eastwood y Burt Reynolds.

Todos los actores en la película, en papeles grandes y pequeños, están al máximo de sus habilidades. Dos horas y 40 minutos pueden ser largos para algunos, pero yo no cambiaría ni un cuadro. Tarantino se ríe de muchas cosas en su cine, especialmente su propio salto a través de géneros en películas tan diversas como Pulp Fiction, Django sin cadenas y Kill Bill. Pero ni por un minuto finge su amor por el Hollywood de finales de los sesenta. Con la ayuda del maestro de fotografía Robert Richardson, la diseñadora de vestuario Arianne Phillips y el editor Fred Raskin, el período se capturó meticulosamente. Se puede sentir en cada disparo el amor de Tarantino por el cine en todo su deslumbrante brillo y arte subversivo.

Esto no significa que la violencia esté ausente. La era de Manson es solo un reflejo del aumento de la sed de sangre en Estados Unidos. Es una de las chicas de Manson, Pussycat (Margaret Qualley), quien le pide a Cliff que la lleve al rancho Spahn, donde reina el caos. Y cuando el culto se acerca a la casa, no se pierde ni una oportunidad de salpicarte.

Lo más impactante de Había una vez... es su corazón abierto hacia la inocencia. En el papel de Tate, Robbie es un rayo de luz en un mundo dominado por el cinismo, como cuando se mete al cine a ver cómo el público la mira en sus películas. O la joven compañera de teatro de Rick (Julia Butters), otra fuente de incandescencia en una obra en la que Tarantino le da a la esperanza la última palabra.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.