Star Wars y la crítica, entonces y ahora

Leé qué dijo LA NACION al estreno de las dos trilogías dirigidas por George Lucas; además, los críticos Diego Batlle y Natalia Trzenko analizan cómo cambió su percepción de la historia con el paso de los años
(0)
18 de diciembre de 2015  • 10:31

El actual furor por El despertar de la fuerza y el fanatismo que despierta Star Wars desde hace décadas pueden hacernos olvidar que, si bien el entusiasmo del público fue casi instantáneo desde el estreno de la primera entrega de la saga, en 1977 –ahora rebautizada Una nueva esperanza–, la crítica cinematográfica no necesariamente acompañó con el mismo júbilo la aparición de uno de los primeros blockbusters modernos (el otro fue Tiburón, de Steven Spielberg).

En el caso de LA NACION, la reseña del Episodio IV –sin firma ni estrellitas, como se publicaban entonces todas las críticas cinematográficas–fue mayormente positiva, resaltando la frondosa imaginación de Lucas para el desarrollo de personajes fuera de este mundo, su deuda con el cine de género clásico (el western y el bélico, principalmente) y citando a R2D2 y C3PO como "los dos personajes más importantes" de la historia.

Tres años después, para el estreno de El imperio contraataca, los seres ya no eran extraños sino algunos de los personajes más conocidos de la cultura popular. Ampliamente considerada el punto más alto de la trilogía original –fue escrita por Leigh Brackett y Lawrence Kasdan, quien retornó a ese mundo para el Episodio VII–, este Episodio V fue tratado con bastante menos entusiasmo por este diario, que ya en 1980 se refería a las nueve entregas pensadas por Lucas para contar la historia de Anakin Skywalker y sus descendientes, citando su "morosa" narración y copiosa exposición narrativa como deméritos para la historia. En la que, por cierto, sus actores de carne y hueso tampoco lograron destacarse lo suficiente para ser mencionados por su nombre en la reseña.

LA NACION ya no necesitaba presentar la historia ni a los seres que poblaban el Imperio Galáctico para el estreno de El regreso del jedi, en 1983, como bien sabía el crítico asignado a reseñar la película. Para entonces, buena parte del planeta esperaba ansiosamente la conclusión de esta "impredecible y bella saga", en la que "todos, buenos y malos, terminan siendo parientes, como en las comedias de Plauto". Quedaba en claro, además, que las innovaciones tecnológicas de Lucasfilm e Industrial Light and Magic –y las memorables imágenes que hacían posibles aquí–serían el camino que tomaría buena parte del cine hollywoodense para cautivar a sus espectadores en todo el mundo.

Para el esperadísimo regreso de Star Wars con el cambio de siglo, la crítica (y el público) recibió con tibieza (o aún menos cariño) a Episodio I, Episodio II y Episodio III. Los magros resultados artísticos de segunda trilogía hacían temer que la tercera nunca llegara a realizarse. Pero por supuesto que sí ocurrió –ya sin George Lucas al mando– y el Episodio VII parece iluminar un camino venturoso por delante.

Dos críticos de LA NACION comparten su visión del fenómeno

Por Diego Batlle

Tenía ocho años cuando se estrenó La guerra de las galaxias (por entonces no se usaba el original Star Wars) y ya era un profesional de la crítica cuando en 1999 se lanzó Episodio I - La amenaza fantasma. La primera trilogía la disfruté con la inocencia y el entusiasmo de un niño/adolescente fascinado por ese universo de ciencia ficción concebido por George Lucas; la segunda –para mi gusto bastante más floja que la original– con el inevitable distanciamiento del análisis y la madurez de un treintañero.

Siempre me interesó más todo lo que rodeó al fenómeno Star Wars que las películas en sí mismas (ninguna me parece una obra maestra, ninguna un despropósito). Disfruté –y de alguna manera formé parte– de esa cinefilia del VHS, de esa cultura popular de masas que por primera vez pudo ver sus títulos favoritos una y otra vez incluso cuando ya no estaban en cartel. Hoy vemos aquellos tiempos con nostalgia precoz y una veneración algo exagerada.

Y llegamos al séptimo largometraje de la franquicia y al inicio de una nueva trilogía en un mundo completamente distinto. La saga ahora está en manos de Disney –la maquinaria promocional más imponente de la actualidad– y en tiempos en que las redes sociales permiten una amplificación (viralización) impensada para cualquier novedad al respecto, desde un póster a unos pocos segundos de imágenes que –ante el hermetismo impuesto desde la producción respecto de la trama– llevan a innumerables y por momentos ridículas conjeturas e intepretaciones.

Tercera saga más taquillera de la historia tras las de James Bond y Harry Potter, Star Wars seguramente encontrará con el lanzamiento global de Disney un éxito comercial formidable. Para quienes intentamos analizar los valores artísticos, las tendencias sociales y las cifras del negocio resulta un evento único, insoslayable y –en varias de sus aristas– fascinante. Todo un desafío.

Por Natalia Trzenko

Los escuchaba murmurar en medio de la clase y gritar en el recreo: "¿Y si los primeros tres episodios nunca se estrenan? ¿Habrá que viajar para verlos?". Algunos compañeros habían descubierto La guerra de las galaxias en video –la edad no les daba para haberla visto en cine–, y nada los convencía de pensar que si ése era el Episodio IV, los capítulos I, II y III ya existían, sólo que en la Argentina de los años ochenta era imposible conseguirlos.

Demasiado chicos para leer críticas de cine en los diarios y demasiado alejados de la existencia de Internet para averiguarlo por sí mísmos, mis amigos hablaban de guerreros poderosos, de princesas y piratas del espacio y yo los oía, entusiasmándome más con la leyenda de las tres películas perdidas que con la detallada descripción de naves y criaturas que todavía no había visto. Con el tiempo, la trilogía en VHS que aun conservo llegaría a mis manos para quedarse. Siempre cerca, siempre material de consulta y código entre amigos que muchos años después de aquellos cuchicheos en clase y esos gritos en el recreo seguimos citando la trilogía original y haciendo como que los Episodios I, II y III que nos desvelaban desde chicos siguen perdidos, nunca los vimos y los seguimos buscando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.