Una ciudad de provincia: relato impresionista sobre cómo se vive lejos de Buenos Aires

Una ciudad de provincia, el documental de Rodrigo Moreno sobre la vida en Colón que se exhibe en la sala Lugones
Una ciudad de provincia, el documental de Rodrigo Moreno sobre la vida en Colón que se exhibe en la sala Lugones
Diego Batlle
(0)
27 de abril de 2018  • 10:16

La Sala Lugones del Teatro San Martín (Corrientes 1530) sigue consolidándose no sólo como espacio de revisión (actualmente está presentando una retrospectiva de Jean-Pierre Melville y para el mes próximo programó un amplio ciclo con motivo de los 50 años del Mayo Francés) sino también como ámbito para el cine argentino más independiente Tras el estreno de Adiós entusiasmo y previo al lanzamiento de Malambo, el hombre bueno, de Santiago Loza, es el turno de Una ciudad de provincia, documental de Rodrigo Moreno premiado en el Bafici 2017 que se exhibe hasta el miércoles 9 de mayo.

Moreno viajó en varias oportunidades a Colón, Entre Ríos, para registrar situaciones aparentemente banales como unos hombres veteranos que se reúnen cada noche en el mismo bar, adolescentes que juegan al truco o van a la disco, entusiastas rugbiers, vendedoras de artesanías, músicos, jóvenes que pasean en motos, pescadores que se instalan a orillas del río y muchos perros.

Se trata de un relato coral sin testimonios a cámara que deviene en sinfonía de una ciudad, un retrato comunitario en tono amable y, en ciertos pasajes, incluso lírico sin caer en el regodeo o la manipulación. Reconocido director de ficción ( El custodio, Un mundo misterioso), Moreno filmó por primera vez lo que él define como "un documental puro y duro". En diálogo con La Nación, explicó que el principal desafío fue "sostener una película basada en la realidad, pero que no planteara ningún tema específico. Cuando le contás a alguien que estás haciendo un documental, te preguntan sobre qué es. Y es muy difícil de responderlo en este caso. Podría decir que es sobre vivir en el interior, pero sería una respuesta inexacta porque nunca me propuse un abordaje temático.

No hay nada aparentemente trascendente en el lugar elegido y eso lo convierte en algo único. Se trata de un retrato impresionista sobre algunos paisajes, situaciones, personas y animales, sobre una modalidad simple y apacible de vida, organizado bajo una forma cinematográfica un poco misteriosa. Y esa composición algo secreta que esconde el montaje puede provocar en el espectador una peculiar sensación de viaje".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.