Cuando el negocio es emocional

Para tomar distancia de la crisis de su país, gran cantidad de músicos de la Madre Patria, tanto noveles como veteranos, se presentaron por toda la Argentina y seguirán haciéndolo durante los próximos meses
Laura Lunardelli
(0)
4 de noviembre de 2015  

MADRID.- Desde Alejandro Sanz y Julio Iglesias con sus hijos, Julio Jr. y Enrique, hasta Amaia Montero, ex La Oreja de Van Gogh, y la folklórica Rozalén, pasando por las debutantes Sweet California y los veteranos Sergio Dalma, Ángela Carrasco y Dyango, una larga lista de artistas españoles aterriza en la Argentina mientras sortean una de las peores crisis económicas en la historia de su país. ¿Dinero? ¡No! La respuesta unánime es que seduce más el calor de un público generoso.

"La Argentina siempre es una buena opción", cuenta Amaia Montero, que, primero como líder de La Oreja de Van Gogh y ahora como solista, lleva su pop español a nuestro país una vez más. Y esta vez es especial: España atraviesa una de las peores crisis económicas de su historia, amén de que no haya datos oficiales sobre el hambre. Con más de 5.000.000 de personas desempleadas en una población de 46.000.000 -según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), uno de cada tres niños vive en situación de pobreza, lo que sitúa a la Madre Patria sólo en mejor posición que Rumania en la Unión Europea. Con estos datos, no es de extrañar que artistas tanto noveles como reconocidos busquen otros horizontes.

"Siempre es interesante girar por otros países, no solamente ahora que, por supuesto, estamos en crisis. En dos décadas de carrera llevo muchos años viajando, con el grupo y también en solitario, y para mí siempre resultó muy buena experiencia", sigue Amaia.

A la consagrada artista la afectó la crisis como a cualquier hijo de vecino. "A todos nos ha afectado la crisis; no solamente al sector de la música, sino a todos los españoles. Y también afecta moralmente. Ojalá vayamos levantándonos un poco", agrega Amaia. Se muestra esperanzada desde lo artístico también: "Artísticamente, es un momento interesante, porque en situaciones así uno se plantea quizá cosas que en otro momento no, y creo que no sólo se aplica para mí, sino también para todos los artistas y compositores españoles. Estamos en un momento difícil, pero de los momentos difíciles hay que sacar lo bueno".

Después de girar por Chile y Uruguay con su tercer disco solista, Si Dios quiere yo también, la cantante está en plena gira argentina: tras pasar por San Juan, Mendoza y Olavarría, se presentó el viernes 23 en el teatro Ópera, siguió por Córdoba y Villa María, hoy le toca Jujuy, mañana Salta, el sábado Santiago del Estero y el domingo Tucumán. Luego se suman Rosario, el viernes 13, y Neuquén, el 6 de diciembre, en una gira tan extensa como nunca antes había realizado.

Y tan ajetreado recorrido de la ex La Oreja de Van Gogh tiene su equivalente en muchos compatriotas suyos. Leiva, quien fue integrante del dúo Pereza, casi se nacionalizó y pasó por el país hace días con un repertorio que incluye una canción tan porteña como "Palermo no es Hollywood". Y también pasó el novato Marwan no sólo para cantar, a propósito de su disco Apuntes sobre mi paso por el invierno, sino también para presentar su libro Todos mis futuros son contigo. Y la lista sigue? y es larga: hace unos días se presentaron las chicas pop de Sweet California y volvió Rozalén (que se presenta también hoy).

Más españoles de visita: Estopa (el sábado en el Gran Rex), Los Secretos, Enrique Iglesias (el sábado 14 en GEBA). Para marzo quedan Ana Belén y Víctor Manuel con su espectáculo conjunto, más Julio Iglesias con su hijo Jr. de telonero, Ángela Carrasco, Sergio Dalma, Dyango y Alejandro Sanz. Casi nada.

Veteranos vs. noveles

"Fuimos de nuevas", cuenta Sonia, una de las integrantes del colorido trío Sweet California -si no véanse sus cabelleras rubia, azul y rosa. Las 13 horas que separan Madrid de Buenos Aires las dedicamos a leer e informarnos sobre la Argentina", explica una de las integrantes, junto con Rocío y Alba, de la girlband que pasó por Buenos Aires en plan promocional para su trabajo Head For The Stars y se presentó en el shopping Tortugas Open Mall. "De momento, no hicimos las cuentas de la lechera, pero claro que quisiéramos que nos vaya bien para poder volver; estamos trabajando a tope ya pensando en un nuevo encuentro", añade Sonia, feliz de haber pisado por primera vez la Argentina.

En una posición diametralmente opuesta está Ángela Carrasco. "Mis ganas de regresar a la Argentina datan desde antes de la crisis; no es una cuestión monetaria, sino emocional. Yo hago giras por numerosos países de América latina en forma continuada, pero en los últimos años yo me preguntaba por qué no me llamaban desde la Argentina. ¡Y este año se dio! Y estoy verdaderamente emocionada con pisar otra vez la Argentina. Tal como están el peso y la inflación, no sé si es interesante económicamente, pero eso a mí no me importa. Lo que es verdaderamente importante es volver a sentir el amor y el cariño del pueblo argentino: tengo necesidad vital de ello", explica la artista, que llegará en marzo al país con la gira promocional de Regresando a ti y, a pesar de haber nacido en la República Dominicana, es considerada una española más desde que cobró fama junto a Camilo Sesto, a mediados de los años 70, con la ópera rock Jesucristo Super star. "Mi expectativa es sentimental; adoro la Argentina desde siempre y añoro las cualidades del público argentino -añade. Tengo que reconocer que es el mejor público, el más cariñoso y efusivo que existe, además de tener ese magnífico malbec que está conquistando el mundo."

Otro amante de esta geografía desde tiempos inmemoriales es Dyango. Si debutó en la Argentina en el cine en 1969 nada menos que junto a Susana Giménez con la película El mundo es de los jóvenes, ahora es todo un veterano en los escenarios y llegará nuevamente en marzo con su flamante disco Italianísimo, el sucesor de Puñaladas en el alma, el homenaje a Roberto Goyeneche. "Para mí, la Argentina ha sido siempre una necesidad emocional más que un negocio. No he dejado de visitarla nunca desde 1968 ininterrumpidamente a pesar de los rodrigazos, corralitos y demás -cuenta el también artista plástico. No creo que sea tan fácil para un artista que no sea conocido en la Argentina intentar con éxito una gira allí; es un país muy exigente con los artistas, pero cuando demuestras lo que eres te dan todo el cariño del mundo."

En las antípodas, pero no con menos energías y ganas de estar en la Argentina, está Rozalén, que se presentó el sábado y volverá a hacerlo mañana en Boris Club con su flamante trabajo Quién me ha visto. "Esta vez toco en un sitio pequeño, por lo que espero que la gente se anime y venga a verme y que poco a poco pueda moverme un poquito más y compartir cada vez más cosas con la gente de allí", cuenta quien se reconoce una amante de la música local. "Me atrae mucho el folklore argentino, además de artistas que otras veces que he ido me han enganchado, como la Bersuit, Charly García, Luis Alberto Spinetta, Kevin Johansen. Pero, sobre todo, me atrae mucho el folklore y conocer las raíces de allí."

Muy reconocida y mediática en España, Rozalén no esconde sus motivos antes del arribo a la Argentina. "Si en un sitio va un poco regular te gustaría que en otro te fuera algo mejor -confiesa. Pero, principalmente, el motivo es por emoción, por conocer otro país e intentar ampliar el público. Y me gusta hacerlo poco a poco, como cuando empecé en Madrid en salitas pequeñas, y ojalá que cada vez haya salas más grandes? Y me encantaría poder hacer nuevamente esta recorrida en un país al que amo, como es la Argentina."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.