srcset

Ballet

Jiva Velázquez: virtuosismo y alma en la revelación del Ballet del Teatro Colón

Constanza Bertolini
(0)
27 de mayo de 2019  

"Jiva", en hindú, significa alma, y "mbareté", en guaraní, quiere decir "que tiene fuerza". Armarse de valentía es lo que necesitaba Jiva Velázquez cuando vino hace siete años de Paraguay para incorporarse al Ballet del Teatro Colón . Por eso, ni bien llegó a Buenos Aires, decidió tatuarse esa palabra-amuleto en el antebrazo izquierdo. Al lado tiene ahora, además, un árbol del que cuelga una pequeña hamaca, una imagen que le transmite cierta melancolía y soledad.

Pasó el tiempo desde que dejó Asunción, donde hizo la carrera de danza en la escuela municipal de ballet en paralelo a la escolaridad completa, y ahora, con 23 cumplidos y la experiencia de varias temporadas en el cuerpo de baile de la compañía oficial, ya tuvo chances de lucirse hasta en roles principales. Hoy es lo que puede decirse un artista "revelación". A un año de aquellas funciones de El corsario en las que una platea enardecida aplaudía a rabiar sus saltos y piruetas, vuelve esta semana a encarnar al esclavo Alí de este clásico que el Colón repone el jueves como puntapié de unas semanas de intensa actividad para la compañía que dirige Paloma Herrera (ver aparte).

El crecimiento de su trabajo fue en función de las oportunidades: "Siento un poco más de reconocimiento y respeto de mis compañeros y la dirección, y con eso me siento más seguro. Ahora quiero dar más, estoy un poco ansioso, con ganas", dice. Sin ir más lejos, el mes pasado, accedió a su primer protagónico en un ballet completo, el Don Quijote de Vasiliev, no sin percances: " La primera función estuvo correcta, pero hubo un problema con las mangas de mi vestuario y en el pas de deux fue desesperante: quedaron trabados los hilos en el tutú de la bailarina. Y después me caí al piso en la variación. Más allá de eso, no me sentí mal, pero las expectativas propias y ajenas daban para más". Alto, vigoroso y estilizado, como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie. La última de esa serie de presentaciones tuvo el sabor de una dulce revancha: el 10 de abril la sala fue una fiesta. Quienes no habían reparado hasta ahí en este joven intérprete, se sorprendieron; los otros, confirmaron que había en él el valor necesario para forjar una figura.

Ali, el esclavo de El corsario, es explosivo, un rol a la medida de Jiva Velázquez
Ali, el esclavo de El corsario, es explosivo, un rol a la medida de Jiva Velázquez Crédito: Maximo Parpagnoli

Tiene la sonrisa instalada en la cara; es un hombre alegre, se reconoce. Un poco abrumado por el ritmo de la ciudad, se mueve en bicicleta entre Parque Patricios, el centro y Palermo, donde estudia producción de música electrónica. Todavía tiene los rasgos de ese chico hiperactivo que a los seis, empezó a tomarse de la barra. Al segundo año ya quería dejar de bailar, no entendía lo que hacía, pero un Cascanueces revirtió su idea. "Sentí el desafío y me gustó el ambiente. Ser varón haciendo ballet en Paraguay no es común, pero lo naturalicé tanto que nunca sentí que hubiera un problema. Conozco gente que lo vive como algo secreto. Yo no lo tuve que ocultar".

Papá matemático y mamá química, una pareja exacta, querían para Jiva un futuro más seguro. Terminados los estudios, primero se negaron a que cruzara a la Argentina para presentarse a una audición, y enseguida la promesa de bailarín pensó en dedicarse al periodismo. Pero fue Lidia Segni –reconocida maestra de ballet y, por entonces, directora del Ballet Estable del Teatro Colón– quien de visita en Asunción para impartir unas clases terminó por ofrecer (y convencer) a los Velázquez un contrato para su hijo, todavía menor de edad, en la compañía más importante del país. "Un año para probar", acordaron todos. Era 2013.

Jiva Velázquez, con Camila Bocca, en el Don Quijote de Vasiliev, el mes pasado en el Colón
Jiva Velázquez, con Camila Bocca, en el Don Quijote de Vasiliev, el mes pasado en el Colón Crédito: Maximo Parpagnoli

"Me encantó, no podía creer que me pagaran por lo que estaba haciendo", recuerda Velázquez, que también baila para el Buenos Aires Ballet (BAB). Vivió un año y medio en un hostel, a dos cuadras del teatro. Aún aniñado, era más amigo de los alumnos del Instituto que de los bailarines de la compañía. Al año siguiente, se presentó al concurso de estabilidad. Y quedó. Desde entonces, probablemente lo más importante que le haya ocurrido para desatar su crecimiento fueron las enseñanzas de Philip Beamish, a quien Maximiliano Guerra llevó durante su gestión (2015-2016) para dar clases a los integrantes del ballet. "Fue un cambio para mí, volver a conectar con la danza y tratar de ser profesional. Él me hizo pensar por qué doy un paso y por qué lo hago de esa manera; era un desafío tomar la clase." Se refiere a la técnica de este maestro australiano reconocido en el mundo –fue coach durante más de una década de Alessandra Ferri y trabajó con varias compañías europeas y figuras de renombre internacional–, que investigó la relación entre la mente, el cuerpo y el flujo de energía, incorporando varias disciplinas (acupresión, yoga, meditación, osteopatía) al ballet. Beamish decía: "Si respetás las leyes del movimiento y tratás a tu cuerpo con delicadeza e inteligencia, entonces, a través de la danza, recuperarás lo que ponés". Para explicar el impacto que tuvo en él, usa una frase muy simple: "Entendí dónde estaba parado," y uno podría entender esa oración en varias direcciones, más allá del lugar en el que tenía los pies. "Fueron dos años de trabajo muy intenso; no salías cómodo de las clases. Tenías que trabajar un montón, pero veías el progreso, sutil, pero era progreso. Con él fue muy notorio el cambio."

Beamish murió en febrero del año pasado, en Buenos Aires. Ese verano, algunos de sus jóvenes discípulos del Colón –Jiva y su novia, la bailarina Emilia Peredo Aguirre– habían viajado con él a Costa Rica, acompañándolo en sus cursos. "Cuando falleció sentí un dolor de espalda que me duró tres días. Después, enseguida vino El Corsario. Él era un hombre de mucha energía, creo que por eso yo tenía tal carga emocional en esas funciones". En el rol de Alí, esclavo del protagonista de la obra (Conrad), y especialmente en el célebre pas de trois que es leit motiv de esta obra, el virtuosismo se sirve a la carta. A Velázquez, que justamente es un bailarín muy dado a los grandes saltos y las piruetas, no se le escapa los riesgos de terminar haciendo circo. "Es circo si todo tu foco está puesto en salir y hacer los trucos. Antes le ponía toda la concentración a eso y ahora quiero creer que el salto es parte de lo que sigue, sin separar la pirueta del paso que viene después ni de la parte bailada. Quiero usar ese carácter explosivo a mi favor. El esclavo no dice mucho, lo suyo son las partes virtuosas. A mí me interesa ver al personaje como el arma de Conrad, por eso cuando baila muestra su virtuosismo de batalla. Y si yo lo tengo, ¿por qué no lo voy a mostrar? Se me puede encasillar como bailarín virtuoso y nada más, pero siento el desafío de hacer otras cosas."

Paloma Herrera, directora del Ballet Estable, invita a las próximas funciones de la compañía

01:22
Video

Quince días de actividad intensa para el Ballet Estable

El Corsario, obra del repertorio que narra las aventuras y desventuras de Medora y el corsario Conrad, vuelve este jueves 30 de Mayo, a las 20, al escenario del Teatro Colón con una producción imponente. Serán cuatro funciones, en las que Camila Bocca y Federico Fernández (en la noche de la apertura, a las 20, y el domingo 2 de junio, a las 17) se alternarán en los roles protagónicos con Macarena Giménez y Juan Pablo Ledo (el 31 de mayo y 1 de junio). El esclavo Alí será interpretado por Jiva Velázquez el jueves y el domingo, mientras que en las otras funciones debutará en el rol Luciano García.

Con mucho training, en simultáneo, la compañía que dirige Paloma Herrera prepara otro programa, Noche Clásica y contemporánea, que desde el 5 de junio y en cinco días consecutivos presentará un triple bill integrado por Allegro Brillante, con música de Chaikovski y coreografía de George Balanchine; Clear, con música de Bach y coreografia de Stanton Welch, que tuvo su preestreno en la pretemporada en Parque Centenario, y Fancy Free, de la memorable dupla Bernstein-Robbins.

También en junio (14, 15 y 16) el Ballet Estable participará del "Ciclo Danzas en Compañía", en el Teatro de la Ribera, adonde llevará un mix con varios de sus últimos trabajos: Clear, el pas de deux de La Bella Durmiente con coreografía de Emanuel Abruzzo que se vio en el espectáculo de Disney en concierto, el pas de trois de El Corsario, el tango A Buenos Aires de Gustavo Mollajoli (un homenaje al coreógrafo, que murió recientemente) y la escena de "La boda" de Don Quijote, según Vasiliev.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.