Discos esenciales: A Rush of Blood to the Head, una gran obra de Coldplay, tema por tema