Divertir al espectador

Alberto Catena
(0)
18 de noviembre de 2015  

Pelearemos a la sombra / Dramaturgia: Miguel Kot / Intérpretes: Juan Manuel Romero, Pascual Carcavallo y María Dupláa / Dirección: Jorge Graciosi . Música y efectos: Michel Nehmed Alché / Asistente de dirección: Marianela Follonier / Duración: 60 minutos / Sala: El Pasillo, Colombres 35 / Funciones: viernes, a las 19.30 / Nuestra opinión: buena

En un tono de comedia realista, Pelearemos a la sombra, de Miguel Kot, no oculta su propósito fundamental de divertir al espectador con juegos de tenue tensión y pícaras observaciones en torno de las situaciones que crean dos personajes principales y un tercero, menos relevante, en un colegio secundario. Y lo cumple bien.

Todo ocurre en un aula, donde un alumno llamado Franco queda con su profesor de historia, Ricardo, un hombre bueno si bien algo débil de carácter, en ir a ver juntos un partido del Mundial de fútbol. Pero antes de hacerlo, el profesor le comunica al joven que llevará a la dirección el celular que le secuestró el día anterior por haber interrumpido la clase con una llamada.

Allí, además, citará a su madre para comunicarle que su conducta en el colegio deja bastante que desear. El chico le ruega que se lo devuelva, pero el profesor no tiene intenciones de hacerlo. Y allí comienza una serie de presiones mutuas. El alumno intenta recuperar su celular, para lo exige a su profesor que le dé clase, porque -como lo ha establecido la institución puede exigirlo si no quiere ir a ver fútbol. El docente no da el brazo a torcer, tratando de escapar lo más rápido posible de ese momento para ir a ver el partido.

En el medio aparece una profesora de la que Ricardo está secretamente enamorado, circunstancia que Franco conoce y aprovecha para extorsionarlo, diciéndole que pondrá su amor en conocimiento de ella y de la institución.

Y así, entre las distintas alternativas que producen estas pulseadas, a veces un poco ingenuas, pero graciosas, la pieza avanza y llega al final, atrapando al espectador con tres o cuatro pasajes frescos y reideros.

La escenografía es muy elemental: un aula bastante pelada, salvo por algún banco escolar y un escritorio. Juan Manuel Romero encarna al profesor (en un papel donde están un poco exagerados sus rasgos de hombre temeroso) y Pascual Carcavallo a Franco, el alumno despierto. os dos se ganan el apoyo del público por su soltura y simpatía. Como la profesora, los acompaña con eficacia María Dupláa, aunque el texto le da una menor posibilidad de lucirse.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.