Duki lleva al trap local a otro nivel en su disco debut

Duki lanzó este viernes su álbum Súper Sangre Joven
Duki lanzó este viernes su álbum Súper Sangre Joven Crédito: Mikeila Borgia
Facundo Lozano
(0)
1 de noviembre de 2019  • 14:59

Duki pasó de ser un chico de Paternal que hacía freestyle en las plazas a manejar una Pyme con superávit y una agenda cargada de shows. Y en medio de ese estado de gira constante, en plena explosión -y explotación- del fenómeno urbano apareció una prioridad nueva para Mauro Lombardo: quería conseguir prestigio para el trap local, que lo vieran como un género serio -como sucede en el exterior- y no solo como una moda pasajera.

La figura de Travis Scott fue otra cosa que empujó la salida este disco. El artista de Houston siempre fue un faro para la flamante estrella argentina, y lo que generó Astroworld despertó en Duki esas ganas de mostrarse como un artista completo. Así empezó la historia de su primer álbum.

A principio de año, vía Instagram, Duki anunció que se iba a llamar Atmósfera, pero el volumen de viajes, fechas y rodajes de clips fue tan grande durante 2019 que Atmósfera se fue posponiendo hasta que cambió de nombre. Con Súper Sangre Joven como título también se pospuso... hasta ahora.

Si la tapa de Super Sangre Joven fuera la imagen de un pasaporte abierto repleto de sellos, no hubiera sido una mala elección: el disco se completó con tomas grabadas durante las giras que el trapero tuvo por Estados Unidos, Perú, España y México. En medio de esa vorágine, cerró una obra de 10 tracks que pasea por sus intereses musicales y los de los productores NEUEN ARTE y Asan SSJ -que estuvo detrás de los primeros dos adelantos "Hitboy" y "Goteo"-.

En "It's a Vibe", además de Khea, tiene a uno de los nombres fuertes de la escena española, C Tangana, con quien comparte una mirada cínica sobre la industria, aunque el tema te haga más bailar que pensar por culpa del dembow. También en ese track presenta en sociedad a Leebrian de Puerto Rico, miembro del sello de Sky, el productor de J Balvin. En "Me Gusta lo Simple", un rap lento con una historia softporn, se une con el mexicano Alemán, y en "One Million Dollar Baby" se cruza con el puertorriqueño Eladio Carrión y el italiano Sfera Ebbasta. Su compañero de Modo Diablo, Ysy A, está en "A punta de espada", un track con la esencia de la salsa corriendo por los canales.

Con "Señorita" y su vibra dance; el bandoneón tanguero y la cita al Polaco Goyeneche de "Perdón"; el reggaetón crudo que comparte con Marcianos Crew y Lucho SSJ -el talento local de 17 años que todos deberían seguir de cerca-; y "Goteo", que además de la versión original también fue grabada en vivo con una orquesta, se completa un disco que Duki llegó a cerrar con una mirada de expansión y, sobre todo, profesional: en el año que la música urbana latina alcanzó su pico de popularidad, la estrella argentina se alinea con la búsqueda de las figuras como J Balvin o Bad Bunny -que aparecen mencionados en "It's a Vibe" y "Perdón"- y no se limita a las bases clásicas del trap con la intención de trascender más allá del género. Cuando canta "Estoy pasando a ser leyenda" en "Te traje flores", el track apertura del disco, deja bien en claro que ese es el plan que tiene para su carrera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.