El agua y sus sentidos metafóricos

Laura Chertkoff
(0)
1 de diciembre de 2012  

Trazas sobre trazas. Dirección: Diana Theocharidis. Música: Martín Matalon. Intérpretes: Gabriel Contreras, María Teresa del Río, Julián Galván, Alina Marinelli, Marina Ottomano, Valentín Basaldúa y Rodolfo De Souza. Ensamble ars nova (Francia). Escenografía: Emilio Basaldúa. Vestuario: Graciela Galán. Iluminación: Gonzalo Córdova. Ultima función: hoy, a las 20.30. en el CETC: Tucumán 1171.

Nuestra opinión: muy bueno .

Trazas sobre trazas forma parte de un díptico del compositor argentino Martín Matalon, que se está presentando en el Centro de Experimentación del Teatro Colón. Esta obra coreográfica de Diana Theocharidis fue montada sobre Traces , un trabajo que combina instrumentos solistas y sus transformaciones electrónicas en vivo. El aire se va llenando de capas de sonido, que pueden provenir de una flauta, un corno o una marimba.

Y en el espacio escénico también se van superponiendo las capas de sentido.

Hay un primer plano, lleno de agua. Y otro más atrás. Y otro más. Y otro más.

La acción puede provenir de cualquier ángulo. Por eso se debe abandonar la pretensión de abarcarlo todo con la mirada.

Quien concurre asiduamente al Centro de Experimentación del Teatro Colón, ya conoce los desafíos que atraviesa cada nueva puesta: se trata de un espacio lleno de columnas y arcadas que obstaculizan la visión del escenario.

La iluminación de Gonzalo Córdova permite llenar de sentido esos puntos ciegos. Cuando no podemos ver un cuerpo, vemos bailar a su sombra, o al reflejo de las ondas que produce sobre el agua.

Los intérpretes se adaptan a la complejidad espacial, funcionando como una máquina bien aceitada. Entre ellos, se destaca la fuerza y plasticidad de Alina Marinelli.

Pero además suceden muchas cosas en simultáneo. Excepto cuando el actor Rodolfo De Souza despliega un monólogo escrito por Alan Pauls y se vuelve el único foco posible.

El Ensamble Ars Nova acompaña el movimiento, sin competir por la atención del público, excepto en la ejecución de la marimba Eve Payeur, que se vuelve hipnótica.

Observando la numeración no consecutiva de las partes musicales, queda flotando una pregunta: ¿podría haber quedado más sintética, si dejaba alguna otra sección fuera?

Diana Theocharidis suele incorporar el agua como un elemento de sus producciones. Incluso ya había inundado el Centro de Experimentación en la puesta de Transcripciones del año 2003. Es un elemento en el que se mueve con comodidad. Y al que sigue encontrándole sentido.

Porque el agua tiene un sentido metafórico. Y otro más profundo. Y otro más. Y otro más.

Para completar el díptico

El díptico de obras de Martín Matalon se completa con La rosa, que se presentará el martes y miércoles próximos. Se trata de una obra basada en textos de Jorge Luis Borges, donde Theocharidis realiza la puesta en escena para el Ensamble Ars Nova que adquiere un mayor protagonismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.