El legado de Gómez Carrillo

René Vargas Vera
(0)
30 de octubre de 2000  

El flamante libro "Estudios y documentos referentes a Manuel Gómez Carrillo", que acaba de editar la Academia de Ciencias y Artes de San Isidro, nos acerca un valiosísimo material sobre este insigne músico -recopilador y estudioso de la música de transmisión oral- digno de ser comentado en sus múltiples aspectos.

El volumen recoge escritos de Juan Francisco Giacobbe, Manuel Gómez Carrillo, Bruno Jacovella, Rubén Pérez Bugallo, Francisco José Traversa, Emiliano Turchetta y Juan María Veniard (director de esta publicación). Y arranca con uno de los aspectos más olvidados, a nivel popular, escrito por Traversa: Gómez Carrillo como iniciador de los estudios científicos de la música de transmisión oral en la Argentina. La génesis de la etapa científica de la folkmusicología nacional.

Traversa recuerda que el interés por recopilar, registrar y analizar estos patrimonios en nuestro país puede rastrearse desde 1840, y que la sistematización data de 1917, año en que el músico concluye su "plan para la recopilación y popularización de la música nativa santiagueña".

* * *

Los trabajos de Ventura Lynch, Leopoldo Lugones y Ricardo Rojas, estudiados por Gómez Carrillo, no ostentaban consistencia musicológica.

Es la recién fundada Universidad Nacional de Tucumán, de 1914, la que respalda y subvenciona la tarea del investigador y recopilador.

Para fomentar nuestra música, el intrépido santiagueño debía recurrir, a falta de archivos documentarios, a viejos arpistas, guitarreros o cantores que llevaban, en calidad de mendigos, su acervo musical de un lugar a otro. Sabía del valor estético del patrimonio musical norteño, seguro de que sintetizaba inequívocamente el carácter, los sentimientos y las tendencias de sus pobladores, mientras alertaba sobre el peligro de la extinción de melodías y ritmos "que sólo oímos ahora como un eco lejano que se pierde".

La recopilación no debía quedar como mero archivo musicológico, sino que debía ser utilizada como nutriente temática para el arte musical argentino, incluso en su proyección académica, porque "esos sanos e intocados motivos pastoriles" debían ser proporcionados a nuestros genios creadores populares y clásicos. Por eso fue a buscar esos cantos olvidados en medio de las fiestas campesinas y en la inmensa desolación de las alturas en Santiago del Estero, Salta, Jujuy, La Rioja, Tucumán y Catamarca. Manuel Gómez Carrillo y toda una familia de músicos son parte de nuestro orgullo como argentinos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.