Un paro complica la actividad de las salas oficiales porteñas. En el Colón, una aurora de conflictos