Exhaustivo rescate de una gira histórica y eléctrica

Adriana Franco
(0)
11 de noviembre de 2016  

En el tramo británico de la gira
En el tramo británico de la gira Fuente: AP

Por tus actos te conocerán", dijo Mateo y, siempre bíblico, Dylan hace de ellos su lema. Aquí está, el Nobel de Literatura modelo 2016, más enigmático que nunca, o quizás tremendamente claro y concreto. Porque si no se apuró a reconocer el premio, sí siguió haciendo lo suyo. Como siempre o más. Porque a sus conciertos (este tramo de su gira lo tendrá por pueblos norteamericanos hasta el miércoles 23) ha sumado una exposición de pinturas en Londres, que se inauguró el sábado, y un nuevo lanzamiento de la colección The Bootleg Series, que llega hoy a disquerías.

Esta vez el ojo de este rescate de tiempos idos está puesto en 1966, el año de la gira eléctrica, el del legendario grito de "¡Judas!" de los fans del folk traicionados, el año previo al retiro y cambio de dirección drástico. El lanzamiento es ambicioso. Bob Dylan: The 1966 Live Recordings incluye 36 discos que registran cada uno de los shows de aquel recorrido que llevó por Inglaterra, Australia, Estados Unidos y Europa a Dylan y su eléctrico acompañamiento (Robbie Robertson, Rick Danko, Richard Manuel, Garth Hudson y Mickey Jones).

La mayoría de los conciertos fueron registrados por un equipo contratado para tal fin a cargo del ingeniero de sonido Richard Alderson, aunque también se recurrió en algunos casos a cintas caseras de fans y coleccionistas.

Pero no es ésta la versión que Sony lanzará en el país. Aquí llegará la reducida, The Royal Albert Hall 1966 Concert, un álbum doble de 15 temas de aquel concierto en el que le contesta al público descontento ese mítico "ya sé que es música fuerte", con tono sarcástico, dejando en claro que no le importaba si le gustaba o no.

Mientras se espera ver si finalmente aparecerá el 10 de diciembre en Suecia, el gran artista norteamericano ha sorprendido una vez más. A propósito de la muestra londinense, The Beaten Path, Dylan escribió un imperdible texto. "Para esta serie de pinturas, la idea fue crear imágenes que no pudieron ser malinterpretadas o malentendidas por mí o por otros", escribe, tras asegurar lo engañosas que pueden ser las apariencias en una anécdota de un concierto de 1974, tras ocho años casi sin shows, justamente desde aquellos del 66. Todo conecta con todo.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.