John Landis: "En Hollywood tratan al público como consumidores"

El director de Colegio de animales fue uno de los invitados al festival de Mar del Plata, que programó una retrospectiva de sus comedias
María Fernanda Mugica
(0)
26 de noviembre de 2013  

La de John Landis, uno de los invitados especiales del festival de cine de Mar del Plata, es una clásica historia de Hollywood. De adolescente repartía la correspondencia en los estudios 20th Century Fox y después se fue a vivir a Europa, donde trabajó en películas como El botín de los valientes y en distintos spaghetti westerns . A los 22 años dirigió Locura yanqui, pero su carrera despegó en 1978 con Colegio de animales , una comedia universitaria que resultó un gran éxito y cuya influencia se nota aún hoy. Se convirtió en un director muy requerido en Hollywood y realizó películas como Un hombre lobo americano en Londres , Los hermanos caradura, De mendigo a millonario, Un príncipe en Nueva York y Tres amigos , además de dos videos legendarios de Michael Jackson: Thriller y Black or White . Desde fines de los 90 el éxito le es esquivo, pero sigue haciendo películas de menor presupuesto y algunos trabajos para televisión.

"Piensan en el público como consumidores, así que sólo quieren darle lo que creen que quiere ver -dice Landis sobre el Hollywood actual, durante una charla con LA NACION-. Cuando ves una película estúpida y es un gran éxito, te tenés que acordar de esto: ¡supongo que no estaban equivocados!"

-Usted decía que hizo Colegio de animales cuando los estudios todavía tenían un dueño que se animaba a arriesgarse con ciertos proyectos...

-En la época de Colegio de animales , Los hermanos caradura y De mendigo a millonario les daban mucha más libertad a los directores. Se los respetaba más. Era un negocio distinto. Todavía había gente que iba al cine todas las semanas. No había Internet. Por ejemplo, si mirás la televisión, la mayor parte de los programas son insultantes. Cada tanto hay algo extraordinario, pero la mayoría no lo es.

-¿La televisión es el mejor lugar para ser creativo en este momento?

-No. Todavía pienso que quisiera hacer películas, pero en la televisión hay más oportunidades para arriesgarse, porque el riesgo es menor.

-¿Qué tiene que tener un proyecto hoy para que quiera dirigirlo?

-Hice películas por dinero, por favores o por cuestiones políticas. Como tuve mucha suerte y a muchas de mis películas les fue muy bien, no tengo que trabajar, pero me encanta y quiero hacerlo. No me interesa hacer otra película basada en un cómic u otra película de superhéroes. Me gustaría encontrar una comedia muy divertida e inteligente. La mayoría de las películas son malas porque es difícil encontrar buen material y todavía más difícil conseguir que te den el dinero para hacerla. Escribí Un hombre lobo... en 1969, ¿sabés cuando la filmé? En 1980. Porque nadie me daba el dinero para hacerla. Ésa es la parte más difícil de hacer cine: conseguir el dinero.

-Quería preguntarle sobre su trabajo con John Belushi...

-John Belushi era genial, una persona maravillosa. Cuando hicimos Colegio de animales estaba limpio y saludable, y fue muy divertido. Era muy buen actor. La gente piensa en él como Bluto (su personaje en esa película), pero podía hacer cualquier cosa. Cuando hicimos Los hermanos caradura fue problemático porque, lamentablemente, se había hecho adicto a la cocaína, la cual terminó matándolo. Hay partes de la película en las que no está tan bien como debería estarlo.

-No se nota...

-Puede ser, pero yo sí lo noto. John era un intérprete maravilloso y lo adoraba. Todavía estoy muy enojado con él.

-Los hermanos caradura tiene números musicales increíbles. ¿Cómo fue filmarlos?

-Fue mucho trabajo pero muy divertido. Trabajar con esos músicos y actores increíblemente talentosos fue genial. ¿Viste la secuela? Luchamos con el estudio por el guión y la película es lo que es: decepcionante. Pero la música es increíble. Tuvimos gente fantástica, la mayor parte de los números musicales fueron grabados en vivo y fue pura alegría. Eso es lo interesante, porque tengo algunos problemas con la película, pero el aspecto musical fue un éxito. Los hermanos caradura surgió directamente de la pasión por el blues que tenían Belushi y Dan Aykroyd. En ese momento, ese tipo de música no era para nada popular. Siempre me preguntan cómo conseguimos a todos esos músicos y la respuesta es que estaban sin trabajo y estaban felices de participar en la película. Ray Charles era el único que tenía trabajo porque estaba haciendo música country. La película hizo que volviera a escucharse blues y nunca más desapareció. James Brown, Aretha Franklin, todos hablan sobre cómo la película los volvió relevantes otra vez.

-¿Cómo se hace una buena comedia? Parece algo muy difícil...

-Lo es. El propósito de una comedia es ser graciosa y creo que hay muchas comedias que son graciosas, pero no son buenas. Para que una comedia sea buena te tienen que importar los personajes y lo que les pasa. Pero no hay reglas; si no, las seguirías y harías una buena comedia. Creo que lo esencial es que te importen los personajes y lo que les sucede.

La última película de ficción que hizo Landis fue Burke y Hare , una comedia negra con Simon Pegg y Andy Serkis, filmada en el Reino Unido. Todavía a la historia de Landis, esperamos, le falta un capítulo, con final hollywoodense incluido.

  • Charla abierta con Landis

    Hoy , a las 18.30, en Enerc, Moreno 1199. Mañana, a las 18, también en Enerc dará una charla su mujer, la vestuarista Deborah Nadoolman Landis. Gratis.
  • MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.