La Banda de Echarri y Krum

El próximo jueves, la pareja estrenará "Puck", con música original de Spinetta
Alejandro Cruz
(0)
5 de junio de 1999  

Paola Krum y Pablo Echarri se lanzan al ruedo del teatro para hacer, por primera vez, una obra de William Shakespeare. En realidad, una particular versión de la trama shakesperiana firmada por La Banda de la Risa y titulada "Puck, sueño de verano". La obra, que se estrenará el próximo jueves en La Trastienda, contará con otro ingrediente de peso: la música original compuesta por Luis Alberto Spinetta.

Con este montaje, Echarri -niño mimado de la televisión- hará su primera incursión en un escenario. "Me pareció que era el lugar adecuado para debutar en teatro", sostiene el protagonista de la película "Alma Mía". Ella, Krum,tiene más experiencia en el medio teatral. Pasó por "Drácula", "El jorobado de París" y -su último trabajo- fue en "Flores de acero".

Pero si bien tienen poca experiencia teatral, cuando Claudio Gallardou, director de La Banda, les propuso sumarse al elenco no dudaron demasiado. Bueno, en realidad, un poco. Porque Echarri, después de leer la versión ideada por Gallardou, lo llamó inmediatamente y le dijo:"Me da miedo". Sin embargo, se largó.

La obra que los reúne cuenta con tres niveles de relato:el de los seres fantásticos, los terrenales y los actores. "Todos convergen en un punto:la representación de una obra a cargo de los actores de La Banda. De hecho, el personaje de Puck -a cargo de Gallardou- es el bufón travieso que confunde, que mezcla los mundos", cuentan casi a coro. Cada uno de los actores hará de dos personajes, de ese modo, las vestimentas isabelinas se mezclaran con los códigos clownescos.

-¿No les da temor sumarse a un proyecto ligado a la investigación teatral?

Echarri: -Creo que es un buen lugar para hacer mi primera experiencia, mucho más que en cualquier otra obra pensada exclusivamente para atraer público. Aquí prima la investigación y yo estoy en un momento donde necesitaba desestructurarme.

Krum: -El tema es que rara vez un productor nos llama para hacer este tipo de cosas. Nos piensan para personajes terrenales, naturalistas y con una historia de amor en el medio. En ese aspecto, "Puck" es un espacio de juego, de disfrute. Acá no hay tensión, se maneja una energía lúdica que es la base de la actuación. En los ensayos parecemos nenes divirtiéndonos.

Echarri: -El punto clave de todo esto es que fuimos llamados como actores para formar parte de un proyecto grupal. Acá no vale lo individual.

-¿Qué público les gustaría tener: el que irá a verlos por la popularidad que poseen o por la propuesta en su totalidad?

Krum: -Quizá vengan chicas a ver a Pablo, él es más famoso que yo, pero el trabajo no apunta a generar esa reacción. Eso nos libera del prejuicio que tenemos con nosotros mismos. En "Puck" hacemos algo que nos divierte, que nos parece mágico.

_En esto del jugar, ¿qué descubrieron en los meses de ensayos?

Krum: -Recuperé la posibilidad de reírme.

Echarri: -Es cierto. Eso fue lo más interesante. Uno de los personajes que interpreto es casi caricaturesco, trabajo detrás de una máscara. Eso me libera y me permitió tocar puntos en los que antes no había incursionado. No me hubiera pasado si estuviera ensayando un tipo de trabajo que busca un efecto taquillero. En "Puck"todo pasa por la necesidad de divertirse. Así, fui perdiendo el miedo al ridículo, a no llegar.

Krum: -Claro, no tuvimos el prejuicio de hacer el ridículo. A no responder a lo que la gente pretender ver en nosotros.

-En el caso de ustedes, actores con tanta exposición a nivel de imagen, jugar con el tema de lo ridículo debe ser complejo.

Echarri: -Sí. Será por eso que apenas leí la obra me dio mucho miedo. Pero Gallardou me ayudó y convirtió esa dificultad en el punto de partida del trabajo. Por otra parte, lo que suena a ridículo es el tono que debe tener el espectáculo.

Krum: -Y el erotismo. Debe haber mucho juego erótico. "Puck" es como el juego de niños exaltados, calientes... (Se ríen)

"Claro, porque lo que debe reinar en la obra es el amor, el deseo a través del sexo...", agrega Pablo Echarri. Seguramente, uno de los jóvenes más envidiados a partir de su noviazgo con Natalia Oreiro. Justamente, la exitosa actriz es la compañera de trabajo de Krum en "Muñeca brava", ambas compiten por el galán de la telenovela. Si a estos datos se suman los personajes exaltados de "Puck", cualquiera podría hacerse una buena película. O una excelente historia de enredos, como "Sueño de una noche de verano".

El sueño de Gallardou

A mediados de los años 80 nació La Banda de la Risa, una de las tantas agrupaciones que basó su trabajo en profundizar el código clownesco . Comenzaron con una obra callejera y desde su segundo montaje, "Los Faustos o Rajemos que viene Mefisto", iniciaron una larga carrera hasta el día de hoy. En el andar del actor Claudio Gallardou, el único fundador que continúa en el grupo, la obra "Sueños de una noche de verano" se convirtió en una fija. Ya participó de dos montajes y, como no hay dos sin tres, esta vez decidió adaptar, actuar y dirigir una nueva versión de este clásico shakesperiano que tituló "Puck, sueño de verano". "Es una obra clave en mi vida. Una comedia sensual, erótica y llena de componentes mágicos", afirma.

Al proyecto primero se sumaron Echarri y Krum. "Ellos aportan su cartel y su capacidad. Si bien no tienen formación de clown son profesionales en lo suyo", sostiene. Pero su sueño siguió creciendo con la inclusión de Luis Alberto Spinetta en la banda sonora, "inicialmente me prometió una musiquita y, ahora, no para de mandarme material", y la de Daniel Grinbank, en la producción. Así, el sueño de un verano de Gallardou subirá a escena en los últimos días de otoño. Cosas que suceden en el mundo del clown.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.