La voluntad, teatro a distancia: deliciosas huellas del circo criollo y la figura de Sarah Bernhard

Carlos Pacheco
(0)
27 de abril de 2018  

La voluntad, teatro a distancia / Autora: Eva Halac / Intérpretes: Mucio Manchini, Catherine Biquard, Martín Caminos, Leandro Cóccaro, Martín Rebechi, Julián Martínez, César Nigro, Martín Rodríguez / Escenografía y vestuario: Micaela Sleigh / Iluminación: Carolina Rabenstein / Asistencia general: Lailén Alvarez / Dirección musical: César Nigro / Dirección y puesta en escena: Hernán Marquez / Sala: Santos 4040, Santos Dumont 4040 / Funciones: sábados, a las 18 / Duración: 60 minutos / Nuestra opinión: muy buena.

Un mundo fantástico que cruza historias de actores, soldados, en un ámbito circense donde no falta la música popular. Todo ello se mixtura en la pieza La voluntad (tal el título original) de la dramaturga Eva Halac. La creadora imagina a la actriz Sarah Bernhardt recorriendo con su compañía teatral el sur argentino en tiempos de la Conquista del desierto. Un grupo de soldados apostados en un campamento que es acosado por los indios prepara los festejos por el 25 de Mayo y espera la llegada del presidente Julio Argentino Roca. Pero un día antes del acto todo se trastoca. La intérprete desencadena una serie de situaciones inesperadas y la celebración se va marchitando poco a poco mientras un comandante busca ordenar a una tropa que, termina convirtiéndose en parte del equipo teatral que intentará representar Hamlet.

El ambiente no se presenta nada apto para celebraciones. El pequeño ejército está muy quebrado, la viruela ha hecho estragos y uno de los soldados, acusado de traidor, será fusilado. El hombre alucinó con su familia y desea irse a buscar a su mujer y a su hijo. Lo encontraron escapándose del fortín, sin rumbo. La condena deberá hacerse efectiva, pero la actriz decide que no representará la pieza preparada hasta que se libere al detenido.

El texto de Halac posee personajes entrañables. Pequeñas figuras que van creciendo con fuerza a medida que la representación avanza. Algunas situaciones hilarantes exponen a muchos de esos personajes como peleles escapados de una caricatura de la época.

El director Hernán Márquez decide ubicar la acción dentro de la arena de un circo. Y como si fuera la segunda parte de su programación, La voluntad, teatro a la distancia se convierte en una suerte de ejercicio de teatro dentro del teatro. El espectáculo adquiere la vitalidad de las viejas representaciones de los hermanos Podestá, quienes por aquellos años estrenaron la famosa pieza Juan Moreira.

Márquez encuentra un tono ideal de comedia para dar forma a esta experiencia en la que, además, se filtra un estilo de actuación escapado del viejo radioteatro. Puestos a jugar, los intérpretes consiguen dar vida a sus personajes con mucha elocuencia. Resultan muy destacadas las actuaciones de Mucio Manchini (Comandante), Catherine Biquard (la actriz) y Leandro Cóccaro (el soldado condenado). Seres con cualidades muy opuestas que, sobre la arena de ese circo, dejan unas huellas muy intensas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.