Libertad Lamarque, esa chica de tan sólo ochenta y ocho años