A cincuenta años del día en que David Bowie "vendió el mundo"