La leyenda trágica de Amy Winehouse sigue viva en Buenos Aires

Aunque nunca pisó suelo porteño, la ciudad se volvió terreno fértil para un musical en su nombre y para las visitas de los músicos que tocaron con ella; el Oscar al documental Amy, que se puede ver por estos días en TV, aumenta la sed por recordarla
Sebastián Espósito
(0)
2 de marzo de 2016  

Amy, el documental
Amy, el documental Crédito: Prensa

Las figuras de Amy Winehouse y Nina Simone atravesaron la 88a edición de los premios Oscar. Cantantes prodigiosas, las dos dejaron huella en este mundo por su vida arriba y abajo de los escenarios. Los documentales de Asif Kapadia, Amy, y de Liz Garbus, What Happened, Miss Simone?, compitieron el domingo último con otros tres cruzados por retratos de injusticia, opresión y gritos de libertad. En el caso de Amy y Nina, la injusticia habría sido que ninguno de los dos filmes se llevara la estatuilla dorada.

Sabemos desde la noche del domingo que Hollywood eligió a Amy. También sabemos que el padre de la cantante, signado en el documental como uno de los responsables del desbarranco de la artista que terminó rápidamente con su vida, cuando sólo tenía 27 años, despotricó nuevamente contra Kapadia y su obra. "El Oscar no es para Amy, sólo es para Kapadia. Asif ha engañado a todo el mundo", tuiteó Mitch Winehouse.

Lo cierto es que tanto ruido alrededor de la entrañable figura de la cantante inglesa no hace más que agigantar el mito y acompañarla hacia la inmortalidad.

Buenos Aires, tierra prometida

A diferencia de Kurt Cobain, otro ídolo preso de adicciones y demonios internos que murió a los 27, Amy Winehouse no llegó a visitar Buenos Aires. Pero el testimonio de la actriz y cantante Mariú Fernández bien vale a la hora de simbolizar lo que sucede con este tipo de figuras: después de muertas encuentran un público nuevo, tan o más fiel que el contemporáneo. Y cuando de entre ese público emergen otras voces que protegen ese legado, lo tratan con respeto y admiración, entonces, la obra del homenajeado resurge, vuelve a brillar. Mariú no vio a Amy en escena, es más, la descubrió dos años después de la trágica muerte de esa "chica judía del norte de Londres", tal como A. W. se define en el documental. Mariú empezó tímidamente con un show tributo que se le fue de las manos. Creció y ahora está por estrenar una obra con el foco puesto en la inglesa pero también en la argentina que se conmueve con ese repertorio.

La semana pasada un ex guitarrista de Amy, Robin Benjeree, tocó en Buenos Aires con Grisel D'Angelo y Los Esteparios. En un futuro cercano vendrá uno de sus ex coristas, Zalon Thompson. Mientras tanto, hacemos un ejercicio por imaginarnos a Amy caminando por la avenida Corrientes. Casi que la vemos entre nosotros. Cerramos los ojos, escuchamos su versión de "Valerie" y el sueño se hace realidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.