Antonio Carmona y Miguel Poveda: "El tango y el flamenco tienen mucha noche"

Carmona y Poveda se presentarán en el Colón el domingo, en el marco del Festival Únicos
Carmona y Poveda se presentarán en el Colón el domingo, en el marco del Festival Únicos Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Gabriel Plaza
(0)
15 de febrero de 2019  • 20:25

Antonio Carmona nació en Cádiz en el seno de la familia Habichuela, uno de los linajes artísticos más importante del flamenco. Tuvo la escuela del arte jondo de primera mano. Miguel Poveda, nació en Barcelona y se crío en Badalona, en una casa humilde sin antecedentes musicales. Su escuela fueron los discos que escuchaba su madre, desde la Niña de los Peines a Los Chichos.

Sus vidas son diferentes pero tienen muchos puntos de contacto. Poveda fue cantor de Juan Habichuela, padre de Antonio Carmona. "Mi papá decía que era uno de los cantantes con lo que estaba más a gusto en los cantes ortodoxos como la soleá y la seguiriya. En mi familia lo queremos mucho porque agradecemos ese cante que mantiene la esencia del flamenco", confiesa Carmona, conocido como cantante del grupo Ketama, que a fines de los años ochenta lideró junto a Pata Negra, el movimiento del nuevo flamenco.

Miguel Poveda era un seguidor de esa agrupación, que revolucionó la escena con discos como De aquí a Ketama y Shonghai 1 y 2 y ahora anunció la vuelta tras 14 años de ausencia en los escenarios. "Yo era muy fan de Ketama y me acuerdo que perseguía la furgoneta en la que iban. Después con el tiempo cuando entre en la escena conocí a su padre con el que tuve cantar muchas veces y ya nos hicimos muy amigos", cuenta el cantaor, ocho años menor que Carmona, que emprendió un camino solista en 2004.

Sus caminos nuevamente se cruzan ahora en Buenos Aires. Ambos artistas participarán el próximo domingo del espectáculo El abrazo del tango y el flamenco dentro del Festival Unicos en el Teatro Colón . Cada uno cantará sus temas en plan solista, acompañado de una orquesta sinfónica y armará duplas con los cantores argentinos Ariel Ardit y Guillermo Fernández.

-Los dos representan diferentes vertientes del flamenco, que muestra esa diversidad del género en la actualidad, una con más fusión y otra más clásico.

Antonio Carmona:-Nosotros venimos de todos aquellos que han transgredido en el flamenco. El mismo Antonio Chacón, que ya era moderno en su época, por ejemplo. Nosotros tenemos en el flamenco nuestros Charlie Parker, nuestras Nina Simone y Sara Vaughan. Hemos tenido artistas revolucionarios como la Niñas de los Peines, Marchena, Camarón. A nosotros no ha tocado una época en la que tenemos que reflejar ese flamenco que tiene una base tan asentada y lo que intentamos a través de nuestra música es llevar la cultura del flamenco por el mundo. Intentamos fusionar, enriquecer, pero sin dejar de ser lo que somos. Yo me siento muy flamenco aunque mi música no sea tan flamenca.

Miguel Poveda: -Yo siempre he sido muy amante del flamenco tradicional, de los clásicos, de los maestros, pero también he crecido con la diversidad de otras músicas. Soy amante del tango, el bolero, Chavela Vargas, Gardel, El Polaco Goyeneche; a mí me gusta la música que me transmite y me cuente cosas que me toquen el alma. Esas influencias me han pegao y he sido libre a la hora de afrontar otros sonidos, otras propuestas de otros artistas que han fusionado. Ya no me planteo como antes que es más puro o no en el flamenco, sino que me hace sentir. Creo que en la mezcla está lo interesante. Antonio lleva el flamenco tradicional en las venas porque lo trae de familia. Pero es un artista libre de su tiempo, que ha convivido con todas las músicas y han hecho un cóctel maravilloso con Ketama. Somos todos ketameros la gente del flamenco.

-Ambos trabajaron con Federico Lorca recientemente, parece que es una fuente donde los flamencos siempre van a beber como si fuera un manantial. ¿Qué los representa de ese universo lorquiano?

Carmona:-Es que Lorca es puro flamenco. En el caso mío pude ponerle musica a esa etapa cuando estuvo en Cuba, donde tuvo muchas vivencias, se enamoró y hasta lo hicieron miembro de un grupo afro. En Cuba tuvo unas experiencias super ricas que no son tan conocidas como su etapa en Nueva York y la Argentina. Tuve la suerte de poner mi música al servicio de esos textos de Lorca. Y soy granaíno, no te puedo decir mas nada. Me tira Lorca, es el más grande.

Poveda:-Me apasiona Federico porque creo resucita todos los días. Cuando el dice: "Que todos sepan que no he muerto", es verdad. El se impone a los años y se hace vigente continuamente. Los flamencos siempre tenemos que recurrir a él en forma de gratitud, porque fue un hombre que siempre estuvo con las minorías desfavorecidas, los negros, los gitanos, los homosexuales. Era un hombre sensible a la justicia, el ser humano, la libertad. Eso hace que lo ame uno de diferente manera que al resto de los poetas.

-¿Qué lectura hacen de este tiempo de rebrote de las discriminaciones raciales y de género?.

Carmona:-.Es increíble que sigan esos pensamientos en la sociedad. Da igual del color que eres, si estás es un sitio o estás en otro como inmigrante. Tienes que tenés la libertad de ser como quieras ser. Eso es lo más enriquecedor para la sociedad. Ultimamente con todas las redes sociales, en cuanto te pronuncias sobre la libertad te dan la caña. Yo trato todo con mucho respeto y a través de mi música de dar un mensaje para que la gente recapacite y que diga: joder tío, que nos está pasando.

Poveda:-Creo que la conciencia de la sociedad se puede mover a través de la música. Hay unas connotaciones de sensibilidad que la música permite enviar mensajes de hermandad, igualdad y de liberar a la gente de esas ideas absurdas. En el siglo que vivimos nadie puede discriminar al otro por su sexualidad, su raza, su forma de vida.

Carmona:-La libertad es lo que se hecha de menos. Que todos podamos ser libres, sin importar lo que elijamos ser.

-¿Antonio, como surgió la vuelta de Ketama, después que se retiraron en 2004?

Carmona:-Para mí es un renacer con Ketama porque son mi familia (Juan Jose El Camborío es su hermano y Josemi Carmona en su primo), somos los tres Habichuela y tenemos la misma sangre. Los tres anduvimos cada uno por su lado, pero los tres tendemos a juntarnos porque es como un iman familiar que existe. Así que vamos a intentar dar una buena versión de temas como "Vente pa' Madrid", "Se dejaba llevar", "No estamos lokos", todas esas canciones que distintas generaciones han disfrutado.

-Miguel vos acabas de sacar un disco celebración de treinta años. ¿Es como una retrospectiva de tu vida?

Poveda:-Lo que quería con este trabajo era en realidad volver al punto cero. Siempre contaba los gustos que tenía, pero había una parte que por prejuicio no contaba. Ahora estoy mas liberado y puedo decir que soy fan de Los Chichos, Tijerita, de El Zingaro, El Pescailla, y al final me quite esa mochila. Cuando hice un análisis de los treinta años de música pensé que si quería volver al punto cero real tenía que contar quién era. Y yo era eso. Un chaval de barrio que escuchaba a todos estos grupos rumberos. Ellos en definitiva son los que me han acercado al mundo flamenco. Y lo que hice fue volver a esas canciones de Los Parritas, Los Chichos, Manzanita, Los Chunguitos; y por otro lado hice un disco de flamenco tradicional que es mi música base.

-¿Cómo les resulta esta conexión con el tango que harán en este espectáculo?

Poveda:- Ya tuve la suerte de coquetear con el tango con mucho respeto cuando tuve la oportunidad de cantar con la orquesta de Rodolfo Mederos. Pero soy un intruso. Lo hago desde el amor que me produce la música y los músicos del tango, que tienen un nivel impresionante. Pero yo siempre entro de puntillas, para aprender.

Carmona:-Es la primera vez que canto tango y la verdad que te impone mucho respeto. A la vez tiene mucho que ver con el flamenco, porque en el flamenco lo que se canta son vivencias, el flamenco son fatigas. Cuando estás contando una seguiriya, estás contando un tango. Hay mucha sinergía entre el tango y el flamenco. Hay mucho vino, mucho humo y mucha noche.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.