"Color esperanza", el antídoto para el sentimiento general y el "que se vayan todos" que tomó una forma inesperada

El tema de Diego Torres es uno de los hits argentinos más internacionales de las últimas dos décadas
El tema de Diego Torres es uno de los hits argentinos más internacionales de las últimas dos décadas
Mauro Apicella
(0)
9 de septiembre de 2019  • 00:01

Sé que hay en tus ojos con solo mirar, que estas cansado de andar y de andar. Y caminar, girando siempre en un lugar. (...) Saber que se puede, querer que se pueda, quitarse los miedos, sacarlos afuera. Pintarse la cara color esperanza; tentar al futuro con el corazón".

La canción es de Coti Sorokin; Diego Torres la convirtió en un gran éxito. Obra de los dos (de la letra y música del tema y de su éxito), "Color esperanza" fue, seguramente, el tema argentino que más trascendió en las últimas décadas. Fue cantado frente al Papa Juan Pablo II, hecho que la bendijo con millones de escuchas alrededor del mundo. Fue apropiada ilegalmente para fines políticos. Fue una canción que trascendió a su época y hoy vuelve a tener actualidad por la rivalidad entre los responsables de la creación y del éxito.

"Color esperanza" formó parte del disco más "redondo" de Diego Torres, que fue publicado en el momento más complicado de la Argentina de las últimas tres décadas. El disco -quinta producción discográfica de Torres- se llamó Un mundo diferente y se publicó el 20 de noviembre de 2001; la antesala de un fin de año trágico que fue el epicentro de lo que se conoció como "La crisis de 2001".

Coti Sorokin en su sala de ensayo
Coti Sorokin en su sala de ensayo Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez

El final de La Alianza y del gobierno del presidente Fernando de la Rúa terminó con casi 40 personas muertas en todo el país por la represión policial, y un estallido social que se combinó con una crisis económica que había derivado en el "corralito". El lema de aquellos años era: "Que se vayan todos". En medio de esa crisis aparecía una canción casi a contramano del sentimiento popular. En mejor sintonía estaban temas de finales de los noventa, como "Sr. Cobranza", de Las Manos De Filippi, o "Se viene (el estallido)", de Bersuit Vergarabat.

Sin embargo, "Color esperanza" pudo colarse como una especie de antídoto a un sentimiento general. No fue el baluarte de ese disco. En realidad, el primer corte de difusión de Un mundo diferente fue "Sueños", tema que no era menos optimista. Su estribillo dice: "Deja que tus sueños sean olas que se van, libres como el viento en mitad del mar. Creo que la vida es un tesoro sin igual, de los buenos tiempos siempre quiero mas."

"Color esperanza" fue el segundo corte de este disco que también trajo temas que sonaron mucho y que pueden estar muy bien rankeados entre los mayores éxitos de la carrera de Diego Torres: "Una gotita de tu amor", "Por ti yo iré", "Que no me pierda" y "Perdidos en la noche", además de "Sueños" y "Color esperanza".

Un mundo diferente fue producido por Kike Santander y Cachorro López. Se grabó, mezcló y masterizó en Buenos Aires, Madrid, Miami y Milán. Además de la Argentina, también se publico en varios países de América Latina y en España, en abril de 2002. La letra de "Color Esperanza" en muy sencilla. En las estrofas define un estado de ánimo y en el estribillo, que se repite varias veces, aporta el consejo de animarse y mirar hacia adelante.

El tono político

En mayo de 2003 se realizó la Conferencia Episcopal española y hubo un encuentro de juventudes católicas al que asistió el Papa Juan Pablo II. Diego Torres fue invitado a cantar "Color esperanza" ante miles de files que se congregaron en un aeródromo madrileño donde hablaría el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. El éxito de la canción todavía no alcanzaba su techo; incluso, intentaba ser capitalizado por partidos políticos.

Tanto resonó en España que varios candidatos regionales del Partido Popular la quisieron para sus campañas, tal cual estaba cantada por Diego Torres o, en algunos casos, con la letra cambiada. Incluso se supo que sus adversarios del PSOE también intentaban llevarla para su campaña. Claramente lo explicaba Mariano Calleja en su crónica para el diario ABC de abril de 2004. "Esperanza Aguirre y Rafael Simancas quieren poner a su campaña electoral un «color esperanza» (...) Los colaboradores de la candidata popular vieron con rapidez el filón que «Color esperanza» podía suponer para su estrategia, pero se encontraron con un obstáculo imprevisible y, para ellos, un tanto asombroso, como es que el equipo del aspirante socialista a la Comunidad, Rafael Simancas, también se había fijado en esta canción y había comenzado las negociaciones para poder utilizarla en determinados actos políticos".

Para febrero de 2004, Diego Torres ya había pedido a partidos de México y España que se abstuvieran de utilizar la canción con fines de campaña. También al Frente Amplio uruguayo. Antes de un show que iba a dar ese verano en Punta del Este, el cantante dijo a la prensa: "En vez de vender esperanza, los políticos tendrían que vender hechos, empezar a trabajar sobre las cosas que hay que hacer".

Claro que, de aquel tiempo a esta parte, no fueron las únicas rivalidades que despertó esta canción. A su autor y compositor principal, Coti Sorokin, no le cayó bien que Torres cantara el tema en el festival Venezuela Aid Live, en la localidad colombiana de Cúcuta, en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

En ese momento Coti utilizó las redes sociales para expresar su malestar.

Pero la gota que rebalsó el vaso fue una entrevista publicada por el matutino español L a Vanguardia, donde Torres dice que "Color esperanza" es un tema que habla de alguien que está perdido, empantanado y que necesita cambiar el aire y provocar un cambio. "Creo que es algo que nos pasa mucho a todos, y de ahí que la gente se abrazara tanto a ella". Cuando el periodista le pregunta "¿Lo estaba usted en el momento de escribirla?", su respuesta fue: "Me ha pasado en muchas ocasiones, no siempre tenemos la suerte de que las cosas nos vayan bien".

Otra vez, la reacción de Coti fue vía redes sociales:

Cuando todas las miradas iban hacia él, Diego Torres largó su mensaje a través del mismo medio con el que había tenido la entrevista: "Ante el revuelo generado en el artículo aparecido en el medio español La Vanguardia, quiero dejar en claro que nunca me apropié de forma exclusiva de la autoría de la canción ´Color Esperanza´. Mi aporte a la letra fue reconocido por ambos autores y así compartimos entre los tres, Cachorro López, Coti y yo, la autoría de la canción. Esta canción es de las cosas más lindas que me han pasado en el camino de la música. Es difícil explicar la alegría y el orgullo que siento cada vez que subo a algún escenario a cantarla, la felicidad de ver cómo una sola canción es capaz de llenar de esperanza a tanta gente en tantos países. Gracias a todos aquellos que hicieron de ´Color esperanza´ una mágica canción, una especie de ´himno´ que quedará para siempre. Cachorro y Coti, celebremos tantas cosas buenas que le hemos provocado a tanta gente porque le debemos mucho a esta canción".

Para despejar cualquier duda, el productor del disco y del tema, Cachorro López, aclaró, en diálogo con LA NACION: "El tema lo compusimos Coti y yo. Yo hice la música y Coti, la letra. En un momento alargamos el tema y ahí Diego le agregó un par de frases. Así que la letra es en un 90, 95 por ciento de Coti. La canción tiene una génesis particular. Habíamos compuesto 'No me olvides' para el mismo álbum de Diego. Ese tema tenía un rango alto y en un momento Coti me dice: 'Qué te parece si esa canción la terminamos con este coro'. Y ahí me toca el estribillo de 'Color esperanza'. Después, cuando se extiende el tema, Diego suma su participación, que fue de dos líneas. De todos modos este tema nunca hubiera llegado adonde llegó sin la performance de Diego".

Así terminó el inesperado culebrón que se destapó la semana pasada. Habrá que ver si esta que comienza tiene un nuevo round o se da por terminada la pelea y "Color esperanza" vuelve a ser el hit que siempre fue, desde que empezó a sonar, en el final del tormentoso 2001.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.