Coronavirus: lo que hay que saber del protocolo para grabaciones de discos y shows sin público que regirá en Buenos Aires

Se pone en marcha la actividad profesional de la música
Se pone en marcha la actividad profesional de la música
Mauro Apicella
(0)
6 de junio de 2020  • 17:29

La semana que viene estará publicado en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires el protocolo que le permitirá a músicos profesionales realizar ensayos, volver a los estudios de grabación, para registrar música, y a teatros y auditorios, para hacer conciertos sin público, que luego se verán por streaming.

Así lo informó ayer el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, desde su cuenta de Twitter: "Como sabemos que muchas personas que viven de la cultura están atravesando un momento difícil, vamos a habilitar la transmisión por streaming de actividades culturales como recitales y obras de teatro. Siempre, claro está, sin público".

Esto que Larreta anticipó informalmente en redes sociales tendrá un marco regulatorio plasmado en un protocolo que comenzó a delinear la Asociación Civil de Managers Musicales Argentinos (Acmma) y que terminó de tomar forma en diferentes dependencias del gobierno porteño, durante los últimos 45 días.

Quiénes podrán solicitar el permiso

Quienes tengan un disco editado por un sello discográfico independiente o multinacional. Quienes sean socios de AADI, Sadaic, Agadu, SGAE y otras entidades de derecho autoral o de intérpretes. Y quienes sean socios de Accma o Aadet.

Los puntos más relevantes del protocolo

Lo primero que hay que saber es que no está destinado a la música como actividad recreativa sino profesional. Es decir: la normativa es para todos aquellos que se dedican de manera profesional, desde músicos y managers hasta productores, iluminadores, sonidistas, asistentes de escenario, entre otros. El objetivo es volver a poner en marcha, dentro de esta nueva normalidad, el circuito productivo de la música. Al menos en lo que se refiere a la actividad en vivo, que no tendrá público presente en salas de concierto por un largo tiempo.

El protocolo presentado por Acmma al Gobierno porteño, con textos y gráficos ilustrativos incluye el marco legal, recomendaciones de prevención individual (que, en general, son comunes a otras actividades) y otras específicas. Desde desplazamiento de equipos hasta el desarrollo de la actividad en el lugar de trabajo y la limpieza de instrumentos.

"Con el objeto de no incrementar la circulación de personas durante el día y acompañando las medidas de ampliación de franja horaria laboral sugeridas por las autoridades se recomienda un funcionamiento nocturno de la actividad".

No podrá haber más de dos personas encargadas del desplazamiento de equipos ("Las mismas lo deberán hacer cumpliendo las disposiciones de higiene y distanciamiento") y en cada sala se debe destinar un lugar especial para la descarga ("será señalizado para acopio de materiales, este será diferente para sonido, luces y equipos del artista").

Se pone en marcha la actividad profesional de la música
Se pone en marcha la actividad profesional de la música

Previo al armado deberá ser desinfectada la sala, estudio o lugar donde se desarrolle la actividad. Los intercomunicadores deben tener uso personalizado (funda descartable para el micrófono e higienización antes y después de su uso). En caso de la utilización de instrumentos de viento se deberá colocar una barrera de acrílico para evitar la propagación de aire.

En general el distanciamiento obligatorio está estipulado como en otros protocolos. En cuanto a los shows, se recomienda el refuerzo de la condiciones de higiene de espacios comunes y la clara diferenciación de sectores, desde los destinados a equipamiento, producción, refrigerio. En todo el instructivo se alienta a minimizar la cantidad de personas en el lugar de trabajo en una misma franja horaria. Por eso se sugiere el armado de turnos de trabajo.

Al final del protocolo se especifica cómo actuar ante la presencia de signos y síntomas compatibles con COVID-19. Y los anexos traen información muy precisa acerca de la limpieza de instrumentos.

Si bien no se especifica la cantidad máxima de personas que pueden intervenir en la producción según las dimensiones de cada sala, se fija como norma el distanciamiento social, que varía entre uno y dos metros según la circunstancia.

Como último punto se señala: "La producción llevará un registro auditable de la implementación de cada una de las medidas y acciones previstas en este Protocolo de Actuación. Dicho registro quedará a disposición de la autoridad sanitaria competente que lo requiera".

Hacia el protocolo nacional

En el ámbito del Estado nacional, Industrias Culturales, dependiente del Ministerio de Cultura de La Nación, viene trabajando con entidades relacionadas a la actividad musical y teatral para coordinar la puesta en marcha del regreso paulatino de la actividad de este sector, mediante un protocolo general.

El Instituto Nacional de la Música (Inamu), Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET), la Asociación Argentina de Técnicos e Ingenieros de Audio (AATIA) y la Asociación Civil de Managers Musicales Argentinos (Acmma), Unión de Músicos Independientes (UMI), la Cámara de clubes de música en vivo (Clumvi), Red de Mujeres En El Sonido, el Sindicato Argentino de Técnicos Escénicos y el Sindicato Argentino de Músicos (SADeM) son las entidades convocadas para esta tarea.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.