El mundo "redondo" gira hacia atrás, mientras Skay vuela al futuro

Skay Beilinson
Skay Beilinson Crédito: Diego Lima
Memorias, tributos, covers sinfónicos y un álbum espacial
Sebastián Ramos
(0)
4 de junio de 2019  

A casi veinte años de la disolución de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (en un primer momento en fade, con una aparente puerta abierta para un regreso en el futuro y, luego sí, con final abrupto tras el cruce de declaraciones entre el Indio Solari y Skay Beilinson), el mundo redondo sigue girando centrífugamente en torno a su leyenda y a un pasado tan poderoso como único en la escena del rock local.

En menos de un mes, cuatro desprendimientos ricoteros se movieron en esta dirección: Solari publicó sus memorias y las presentó en la Feria del Libro con una entrevista grabada en su casa de Parque Leloir, con el periodista, escritor y coautor de la biografía en cuestión, Marcelo Figueras, como interlocutor; se reactivó como nunca y con varias fechas en el interior la Kermesse Redonda, un encuentro en el que exmúsicos de la banda, como Sergio Dawi, Tito Fargo, Semilla Bucciarelli, Hernán Aramberri y Walter Sidotti, repasan el cancionero compuesto por Beilinson-Solari; debutó en un local de San Telmo el espectáculo Patricio Super Show, que intenta rescatar el "espíritu de los Redondos de los 80", cuando la agrupación era "un colectivo musical rodeado de bailarinas, actores, monologuistas y números circenses"; y, por último, se presentó Un concierto Redondo, tributo sinfónico a la banda, dirigido por el maestro de música, compositor y arreglador Mario Esteban.

Todos parecen girar alrededor de una historia irrepetible. ¿Todos? ¡No! Un irreductible guitarrista de anteojos negros y vincha resiste el paso del tiempo y continúa con su viaje hacia el futuro. Desde hace dos semanas, Skay Beilinson decidió dar a conocer los temas de su nuevo álbum, el séptimo desde su debut solista, en 2002, aggiornándose a la era digital: todos los viernes, las plataformas musicales de streaming habilitan una canción del disco y una vez que hayan pasado las diez semanas correspondientes a los diez tracks llegará entonces el disco físico a las tiendas.

Así, Skay y Los Fakires se aseguraron presencia digital por al menos dos meses y una vez que En el corazón del laberinto, tal el título del álbum, aparezca en formato CD llegará también la presentación en vivo habitual.

Pero el álbum no ha sido la única novedad del guitarrista en este año. Desde principios de 2019 Skay sumó a su banda a Richard Coleman, elegante guitarrista que estuvo allá por los años 80 en los primeros ensayos de un grupo que aún no se llamaba Soda Stereo y que acompañó a Gustavo Cerati como ladero en la guitarra en los últimos años de su carrera solista. "Richard es un genio, un capo total", contó Skay durante una entrevista con Bebe Contepomi, en su programa de radio Y todo lo demás también. "La verdad es que fue un encuentro hermoso, porque hubo muy buena sincronía, calzó muy bien en la banda, le hizo muy bien, refrescó todo", sintetizó, y anunció que Coleman se comprometió, más allá de sus proyectos solistas, a tocar en Los Fakires al menos por este año.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.