El regreso de Sandro al Gran Rex

Será a partir del 12 del mes próximo
(0)
26 de febrero de 2004  

Vuelve la seducción a la calle Corrientes. Ya están suspirando miles de fans que llenarán la entrada del Gran Rex a partir del 12 de marzo. El "Gitano" Roberto Sánchez, Sandro de América, se subirá nuevamente al escenario, tras dos años y medio de ausencia.

Pero la respuesta de la taquilla, en medio de las vacaciones, no es la misma que en 2001. "Viene medio flojo. La última vez arrancó con 19 espectáculos y los llenó antes del estreno. Ahora son sólo nueve y todavía quedan entradas en todas las funciones", cuenta Roberto Sawemi, que desde hace 22 años tiene un quiosco de diarios justo al lado del Gran Rex y está bien informado sobre los vaivenes del espectáculo. "Pasa que con Sandro trabajamos todos: vendedores ambulantes, quiosqueros y bares."

Como ya es costumbre, antes de cantar en Buenos Aires, Sandro hará tres presentaciones en el teatro El Círculo, de Rosario, el 5, 6 y 7 de marzo.

El puesto de Sawemi ya ostenta innumerables fotos de "El hombre de la rosa", de su juventud rockera, sus películas y hasta de sus últimas apariciones, sin olvidar su tradicional bata colorada. "Conozco a un grupo de fanáticas que si Sandro hacía 40 shows venían a 37. Este año no tienen recursos y con suerte van a venir una vez por fin de semana", dice.

Un show renovado

El espectáculo, "La profecía", promete muchas novedades. Incluirá más de cincuenta personas en escena, contará con la actuación de Rita Cortese y con la participación de un cuerpo de baile y un coro que acompañarán al ídolo en algunos temas.

Nora Lafón, agente de prensa y amiga del cantante, cuenta a La Nacion que habrá canciones nuevas. "La banda estará dirigida por Sebastián Giunta. Durante el show se intercalarán partes teatrales, con Cortese y Matías Santoianni -adelantó- y la dirección artística y coreográfica estará a cargo de Daniel Fernández."

En otras oportunidades, el Gitano tuvo que silenciar los gritos del público durante las escenas teatrales. Habrá que ver si las fanáticas tolerarán más interrupciones al íntimo diálogo que Sandro establece con ellas.

Susana Milani y Ana Lía Franchino acaban de comprar entradas en el teatro, acompañadas por sus maridos. Los cuatro son de Cañuelas. "Somos fanáticas desde siempre y esta vez vinimos los cuatro", dice Susana. En realidad, ellos también admiran a Sandro. "Yo trabajo en una radio de Cañuelas y pasamos muchos temas suyos, nunca pasan de moda", cuenta Armando Garavaglia, marido de Ana Lía.

Los cuatro recuerdan la primera aparición del astro en TV: cuando en 1964 bailó y cantó moviendo la pelvis y revolcándose por el suelo en "Sábados circulares", con Pipo Mancera. Frente a los intentos de Canal 13 de apartar del programa al "Elvis argentino", Mancera sentenció: "Si sacan al chico, levanto el programa".

Hace 14 meses le dieron el alta en el Instituto del Diagnóstico, donde había permanecido internado a causa de un cuadro grave de insuficiencia respiratoria. Desde entonces, el galán tuvo apariciones muy esporádicas y se dedicó a descansar. Para los próximos shows estaría en excelente estado de salud.

"Esperamos que esté bien de salud", dice Ana Lía, como vocera de los deseos y ruegos de miles de fanáticas en todo el país.

El micrófono de MacGyver

El cantante tuvo algunos problemas durante los shows de 2001. El y su kinesiólogo, Iván Guevara, tuvieron que idear lo que los fans después llamaron "El micrófono de MacGyver", por la ingeniosa combinación del receptor de voz con un tubo de plástico conectado a un tanque de oxígeno. El "Gitano" pudo terminar los espectáculos sin interrupciones gracias al artefacto.

Sin embargo, los problemas respiratorios influyeron en el desempeño vocal de Sandro. El artista solía disculparse frente a su público, que lo vitoreaba con más fuerza.

"Lo conozco desde hace muchos años y puedo asegurar que Sandro está muy saludable. Incluso me confió que en los ensayos pudo cantar con el registro con el que grabó los discos hace 40 años", explica Lafón.

Es conocida la aversión de Sandro por el cigarrillo. "Siempre pide a sus chicas que lo dejen, porque hay muchísimas fumadoras. A veces las reta, pero no sé si le hacen mucho caso", dice entre risas Sawemi, que puso en venta encendedores con la cara del artista y se agotaron enseguida.

El jefe de sala del Gran Rex, José Palacios, llegó a admirar al cantante después de noches y noches de verlo interactuar con sus admiradoras. "Convoca a todo tipo de mujeres, incluso chicas de 15 a 20 años. Es absolutamente misterioso fuera del escenario -susurra-, pero se destapa y se entrega entero a ellas ahí adentro", afirma, señalando la sala del teatro.

La cuadra de Corrientes al 800 sigue tranquila, pero expectante. La energía del gitano más grande volverá para llenarla y convocar multitudes, gritos y suspiros.

Para agendar

  • La profecía. Sandro, Rita Cortese y Matías Santoianni
  • Gran Rex Corrientes 857. Tel.: 4322-8000. Desde el viernes 12, viernes y sábados, 21.30; domingos, 20. Entradas: platea, entre 45 y 60 pesos; superpullman, 45 pesos, y pullman, entre 15 y 35 pesos. En venta en la boletería del teatro o en Ticketek (5237-7200).
  • Primero, el debut en Rosario

    Se presentará en el teatro El Círculo

    Ya se volvió una tradición para Roberto Sánchez preestrenar sus shows en el teatro El Círculo, de la ciudad de Rosario. "La profecía" no va a ser la excepción.

    "Para las tres funciones de Sandro quedan sólo algunas localidades en gradas y en paraíso. Las entradas para platea baja y alta están totalmente agotadas", informó a La Nacion Marcelo Aronna, administrador del teatro.

    La sala rosarina tiene capacidad para 1550 personas y ya recibió al artista en varias ocasiones. En la agenda del teatro suelen predominar, sin embargo, el repertorio lírico y los conciertos de música clásica.

    "Allí lo trataron siempre muy bien, y le pedían que volviera -cuenta Lafón-. Además, es una manera de probar el show antes de las presentaciones en Buenos Aires."

    Sandro mismo expresa el afecto que lo une a los rosarinos. En varias ocasiones hizo referencia a esa relación. Bromeaba durante sus actuaciones y decía: "Rosario es mi novia, y no podía dejar de venir a visitarla".

    El ciclo de conciertos último, que sobrepasó la cantidad de presentaciones estipulada, no sólo empezó en esa ciudad, sino que también terminó allí.

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.