James Blunt cambia de piel y se sumerge en aguas profundas

Catalina Greloni Pierri
(0)
26 de febrero de 2018  

The Afterlove World Tour / Voz y guitarra principal: James Blunt / Guitarra: Benjamin Castle / Bajo: John Garrison / Teclados: Christopher Pemberton / Batería: Kristoffers Sonne / Sala: Luna Park / Próximas funciones: Mañana, en el Teatro Quality (Cruz Roja Argentina 200), en Córdoba / Nuestra opinión: bueno

"Buenos Aires, estuvimos de gira por todo el mundo para volver al Luna Park y tocar ante el mejor público del mundo. Quiero escucharlo cantar". James Blunt arrancó anteanoche su tercera presentación en la Argentina, en medio de la gira mundial The Afterlove World Tour, para dar a conocer su quinto disco homónimo, que pega un volantazo de la canción romántica hacia un sonido más pop.

Con 44 años, la fórmula del éxito sigue intacta
Con 44 años, la fórmula del éxito sigue intacta Fuente: LA NACION

El artista inglés, conocido mundialmente por su éxito "You're beautiful", ya había estado en el país en 2008 como telonero de Elton John, en 2012 y hace tres años. Recién llegado desde Uruguay, donde festejó en familia los 44 años, tocó un set efectivo y contundente de 90 minutos. Baladas románticas, canciones pop y gran parte del nuevo álbum, The Afterlove (2017), sonaron ante más de cinco mil personas.

Sin puntos en común con Fito Páez, Blunt se pregunta qué hay en el amor después del amor. Luego de 15 años de trayectoria con la canción romántica como bandera, el músico suma en la producción y composición a Ryan Tedder, de OneRepublic para lograr un sonido más actual y mainstream, sin perder identidad. También a su amigo Ed Sheeran, que compuso "Make me Better" en conjunto y también puso su voz en "Lose My Number".

Después de un comienzo con éxitos de los discos anteriores, Blunt eligió "Time of Our Lives", una canción nueva acerca del día de su reciente boda, como puntapié de la sección de baladas, para seguir con "Heartbeat" y los clásicos "Goodbye my lover" y "High", de su primer disco Back to Bedlam, que ya tiene trece años.

El acompañamiento visual fue clave para acentuar el clima que buscó cada segmento. Haciendo uso de algunos de sus videoclips, se proyectaron paisajes urbanos y rurales vistos desde un tren en movimiento; historias de amores jóvenes heterosexuales, retratados sobre un firmamento lleno de estrellas. También, efectos de colores e imágenes caleidoscópicas, uno de los recursos más utilizados para acompañar a un Blunt enérgico, de buen humor, que invitaba a su público a pararse o sentarse según la canción.

A modo de introducción de "Someone Singing Along" expresó: "Recién vuelvo de girar por todo los Estados Unidos y le dediqué este tema a Donald Trump, pero no se lo cuenten a los norteamericanos". En cada interacción, Blunt buscó la complicidad y el festejo de sus chistes, conocido en Twitter, donde lo siguen casi dos millones de usuarios, por responderles ingeniosamente a los trolls que lo critican. El exsoldado participó de la guerra en Kosovo como parte de la Real Fuerza Aérea Británica y decidió abandonar el servicio -y el mandato familiar- para dedicarse a la música.

Para volver al clima que propone The Afterlove fue necesario cortar con el romanticismo e iniciar el segmento pop. Para "Poscards", cambió su Gibson J 45 predilecta por un ukelele, para seguir con "Bartender", que se acerca al EDM radial, al mejor estilo Major Lazer o a "OK", el hit que produjo el alemán Robin Schulz y al que James le agregó su voz.

Antes de continuar su gira por Córdoba (donde se presentará mañana, en el teatro Quality, con localidades casi agotadas) y Chile, dejó una buena munición para los bises. Pidió a la audiencia que sacaran sus celulares: "Por favor, prendan las linternas para mí, ustedes serán mi luz", dijo, antes de arrancar con una nueva balada "Don't Give Me Those Eyes", bajo una constelación de luces led. "Stay The Night", el corte inicial y más conocido de su disco anterior, Some Kind of Trouble, fue el tema que eligió para saltar nuevamente hacia el pop que funcionó como enganche de "1973", el tema más coreado de la noche. James Blunt ofreció show cálido y potente que renovó el carisma del músico con su público local. Aun con nuevo material que lo saca de su zona de confort, los locales lo apoyan tanto en sus éxitos radiales como en sus baladas más dramáticas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.