Premios Gardel 2016: todo lo que no se vio de la ceremonia

Desde los encuentros en la alfombra roja a los cruces de miradas en la entrega, te contamos lo que pasó
Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Desde los encuentros en la alfombra roja a los cruces de miradas en la entrega, te contamos lo que pasó
(0)
8 de junio de 2016  • 13:37

La puerta del Gran Rex anoche se convirtió en el lugar ideal para acercarse a los ídolos. Una veintena de fans de Abel Pintos , de los Caligaris y de Jambao se adueñaron de las vallas que separaban la red carpet de los Premios Gardel 2016 de la calle y con gritos y cánticos esperaron ansiosos a sus referentes musicales. A partir de las 19, el lugar se llenó de músicos de géneros tan opuestos como hermanos. Uno de los primeros en aparecer fue Rubén Rada -quien se hizo con el galardón a mejor álbum de tango alternativo- y a los pocos minutos, llegó Pepo -quien competía en la terna a mejor artista masculino tropical, pero se fue con las manos vacías- que fue uno de los más carismáticos de la gélida alfombra.

Momentos llamativos. Otro de los más simpáticos fue Mike Amigorena , que estaba con ganas de promocionar su nuevo disco y se entregó a un sinfín de notas. Uno de los momentos más divertidos fue cuando Alcides entonó parte de su hit inmortal "Violeta" y cuando finalmente Abel Pintos se hizo presente con su sombrero negro y sus fans se unieron en un alarido uniforme que se repetiría todo la noche, cual eco. La familia Spinetta se hizo esperar, pero llegó y Catarina , con una pollera de paillettes dorados y se llevó todas las miradas. También Panam -que estuvo escoltada por Carlitos Balá -, Mariana Fabbiani y Victoria Onetto fueron recibidas con entusiasmo.

Encuentros. Adentro del teatro, los nominados se fueron acomodando en las primeras filas. Algunos encuentros inesperados se fueron sucediendo a medida que aparecían en escena. Panam estaba sentada al lado de Carlitos Balá y cerca estaba el abogado de los famosos, Mauricio D'Alessandro.

¡Whisky! No faltaron las selfies para este trío de celebridades, aunque la estrella de la noche era Balá. Adelante, estaba Alcides, quien no se negó a una sola foto de los curiosos que querían tener una instantánea con él, quien más tarde se convertiría en ganador y volvería a deslizar un "No lo dejés ir no lo dejés ir".

Homenaje. Las Trillizas de Oro estaban sonrientes ubicadas en el centro de la sala, cerca se encontraba el clan Spinetta. Mariana Fabbiani se fue promediada la noche, luego de que se proyectara el video de los artistas que partieron este último año, donde aparecía su abuelo, Mariano Mores y más tarde hicieran un homenaje con "Grisel" interpretada por Amelita Baltar y Adrián Iaies.

La ceremonia y el aplausómetro

Pasadas las 22, las luces se apagaron y con un clip que recorría los diferentes ganadores del Gardel de Oro empezó la ceremonia. Los más celebrados fueron Mercedes Sosa y Sandro, al principio. Aunque los músicos más aplaudidos fueron Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati. Si bien no está dentro del grupo de los que ya no están, la imagen de Abel Pintos en la pantalla generó fervor dentro del teatro. Es que Abel tiene unas fans con muchos pulmones.

Lo de Abel se repitió en cada microsegundo que el ex Gardel de Oro aparecía en escena. También hubo gritos para Luciano Pereyra. Aunque el momento en que todo el teatro se puso de pie y el reconocimiento se hizo palpable fue cuando le entregaron el premio a la trayectoria a Carlitos Balá. Con sus latiguillos históricos, el humorista hizo retroceder treinta años a los presentes y le dedicó un mensaje a Pinti. "Si comen la sopa serán grandes, gordos y lindos como Enrique Pinti".

Las palabras de los hijos de Spinetta también tuvieron respuestas en las manos de los presentes en la sala. Sobre todo cuando Dante y Catarina hicieron referencia a su padre y el teatro se fundió en aplausos. Pero más tarde, luego de hacerse con la tercera estatuilla para Los Amigo (el disco que grabó El Flaco con Rodolfo García en batería y Daniel Ferrón antes de morir y que sus hijos terminaron de producir) que fue reconocido con el Gardel de Oro, los hermanos Dante, Catarina, Vera y Valentino recordaron a alguien muy especial que habían olvidado mencionar: su madre. Y Cata, de paso, le dedicó unas palabras a su esposo, Nahuel Mutti, que también había sido uno de los "olvidados" en los agradecimientos. "Es verdad que cuando agradecimos los premios arriba, Dani se acordó de nuestra mamá, pero nosotros no tanto. Porque cuando tenés a alguien tan presente, te olvidás de la cercanía. Queremos agradecer a nuestra madre, familias, hijos por nuestros lazos sagrados. Pero mamá es la que une a todos, es el nexo, es la mafia, es la que revuelve la cacerola todos los días. Aguante", dijo Dante.

El más divertido. Daniel Aráoz fue el presentador más divertido de la noche, tanto fue así que Lalo Mir -el encargado de dirigir la ceremonia- lo volvió a convocar para otro chiste.

Sorpresas

"Y el ´Martín Fierro´ es para..." Uno de los momentos más cómicos fue cuando uno de los presentadores se confundió a los Gardel con los Martín Fierro. Este blooper fue del periodista Eduardo Fabregat,

Hilda Lizarazu ganó un premio como mejor álbum pop de artista femenina pero no estuvo en la gran noche para recibirlo, en su lugar subió una joven que sorprendió a los presentes. ¿Quién era? Se trataba de su hija, Mía, que tiene rasgos similares a la cantante.

Los Totora y Banda XXI dieron el último show antes del final, las agrupaciones se hicieron del escenario y le pusieron ritmo a la noche con "Marchate ahora" con las bailarinas que desde las escaleras hacían su magia.

Mucho más Flaco

Dante y sus hermanos prometieron que hay mucha más "data" de su padre y que van a ir sacando a la luz ese material a su tiempo porque quieren ir con cuidado.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.