The Kinks: una guía por sus mejores discos

Renegados de garaje, excéntricos de la sutileza, guerreros de estadios y más: todas las caras de los Kinks, una de las bandas de rock más extrañas de la historia
Renegados de garaje, excéntricos de la sutileza, guerreros de estadios y más: todas las caras de los Kinks, una de las bandas de rock más extrañas de la historia Crédito: Hulton Archives/Getty Images
Rob Sheffield
(0)
22 de julio de 2019  • 14:07

Tenés que tenerlo

'Face to Face' - 1966

Estos muchachos prácticamente inventaron el punk y el metal con "You Really Got Me", su hitazo de 1964. Pero, dos años después, encontraron su propio estilo con Face to Face, uno de los mejores discos de los 60. Los Kinks se aventuran en el viejo music hall ("Sunny Afternoon"), la psicodelia ("Fancy") y el malhumor ("Rainy Day in June"), con un ingenio tan agudo que el público necesitó años para estar a la altura.

'Something Else by the Kinks' - 1967

La respuesta de Ray Davies a Pet Sounds: un retrato delicado de los corazones solitarios. Y, como Pet Sounds, fue un fracaso que casi termina con la banda. Davies les canta a amas de casa con ruleros ("Two Sisters"), dandys maduros ("Afternoon Tea") y adictos a la nicotina ("Harry Rag"). "Waterloo Sunset" es su "God Only Knows", una balada hermosa acerca de un hombre que mira por la ventana cómo dos amantes se encuentran en una estación lúgubre.

'The Kinks Are the Village Green Preservation Society' - 1968

El retiro de los Kinks a la campiña británica resultó ser tan aterrador y enroscado como su vida en la ciudad. Mientras otros grupos enloquecían, ellos cantaban canciones pastorales como "Animal Farm" y el inmortal tema del título. Village Green era un desconocido objeto de culto hasta los 90, cuando los rockeros indie lo descubrieron y lo transformaron en un álbum tan influyente como las Basement Tapes.

'The Kink Kronikles' - 1972

Kronikles incluye éxitos, traspiés, temas desconocidos, lados B, temazos mod como "She's Got Everything" y baladas lúgubres como "Days", un retrato completo del mundo de Ray Davies, a quien lo obsesionan las muchachas salvajes. Y tiene debilidad por las reinas, especialmente un par de dominatrices llamadas "Victoria" y "Lola".

Material selecto

'Kinda Kinks' - 1965

El sonido brutal de los jóvenes Kinks, con los acordes de tríadas de Dave Davies y la batería violenta de Mick Avory. Ray explora su costado introspectivo, desde "Something Better Beginning" hasta "Tired of Waiting for You". Acá desarrollan texturas hindúes antes de los Byrds y los Beatles.

'Arthur' - 1969

Una ópera-rock sobre la vida de una familia trabajadora, inspirada en Rose, la hermana mayor de los Davies, que se casó y se fue de la ciudad. "Victoria" es el tema clásico del disco, una burla a la reina y el imperialismo en forma de rockabilly. Esa es la más graciosa de todas las canciones políticas de los Kinks, por no decir la mejor.

'Lola vs. Powerman and the Moneyground, Part One' - 1970

Después de años de fracasos, Ray mete un hit: "Lola", un himno de género fluido, décadas adelantado a su tiempo. El disco habla de la industria, con interludios agudos como "Get Back in Line". "Strangers" y "This Time Tomorrow" fueron inmortalizadas por Wes Anderson en Viaje a Darjeeling.

'Muswell Hillbillies' - 1971

Una versión country de Village Green, con los Davies evocando su Muswell Hill natal, donde la gente se ahoga en "Alcohol", sufre de "Acute Schizophrenia Paranoia Blues" y sueña con escapar a "Oklahoma U.S.A.". Estaban orgullosamente lejos de Who's Next y Led Zeppelin IV, discos de ese mismo año.

'The Great Lost Kinks Album' - 1973

Cuando los Kinks cambiaron de compañía discográfica, su viejo sello los castigó editando este baúl de tesoros inéditos como la balada "There Is No Life Without Love", de Dave; el proto punk de "I'm Not Like Everybody Else" y "When I Turn Off the Living Room Light".

Para una inmersión

'Kinks' - 1964

Dave Davies era un muchacho de 17 años cuando cambió el sonido de la guitarra para siempre con "You Really Got Me", metiéndole agujas de tejer a un amplificador barato para sacarle más distorsión. En su debut, básicamente rehicieron esa canción un par de veces con diferentes títulos. "Stop Your Sobbing" se transformó en un clásico cuando los Pretenders la versionaron en 1980 (Chrissie Hynde y Ray fueron pareja durante años).

'The Kink Kontroversy' -1965

¿Quién, si no Ray Davies, festejaría los 21 años con una canción llamada "Where Have All the Good Times Gone"? Sleater-Kinney, las riot-grrrls de los 90, reversionaron el arte de tapa en su disco de 1997 Dig Me Out, como un homenaje a una de sus influencias clave.

'Sleepwalker' - 1977

Ray se dedicó a pavear durante los 70 con piezas teatrales cursis como Preservation Act 2 y The Kinks Present a Soap Opera, espantando al poco público que todavía le quedaba. Pero los Kinks tuvieron un extraño regreso como banda de estadios, apuntando directamente al mainstream norteamericano con hits raros.

'Give the People What They Want' - 1981

Una última bocanada de grandeza, en la que Ray trató de adaptar su sensibilidad a las fanfarronadas bobas del rock para adultos. "Around the Dial" es una oda conmovedora a un DJ radial que desaparece, un modelo de cómo sonarían los Replacements en Tim. También está "Better Things", una despedida generosa a sus días de juventud e inocencia.

'BBC Sessions 1964-1977' - 2001

Como cualquier grupo de profesionales del rock, los Kinks cada tanto sacaban el típico disco en vivo a media máquina: en Live at Kelvin Hall son unos jovencitos caraduras, en One for the Road son unos viejos cascarrabias. Pero las BBC Sessions son el lugar para experimentar su potente energía en vivo. Es fortalecedor escuchar la interpretación de 1964 de "You Really Got Me", pura rabia y desafío.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.