Navidad en África: amores maduros y compromiso ecológico

Paula Vázquez Prieto
(0)
30 de noviembre de 2019  

Navidad en África (Holiday in the wild, EE.UU./2019) / Dirección: Ernie Barbarash / Elenco: Kristin Davis, Rob Lowe / Duración: 85 minutos / Disponible en: Netflix / Nuestra opinión: buena.

Desde hace algunas Navidades, Netflix estrena religiosamente su batería de propuestas para la ocasión. Películas familiares, historias emotivas y, sobre todo, comedias románticas. El envoltorio navideño es perfecto para encerrar estos amores imprevistos, que llegan atados a la despedida del año, que a veces nos saca alguna sonrisa y otras varias lágrimas.

Navidad en África cumple dos interesantes requisitos: amores maduros y compromiso ecológico. La idea de la madurez remueve el viejo tópico que asocia la comedia romántica a la juventud y ofrece una versión algo exótica de la célebre "segunda oportunidad". Es en el exotismo que Netflix cifra toda posible mirada sobre el mundo más allá de Occidente, en las verdes planicies de Zambia, entre safaris de lujo y refugios de elefantes.

Navidad en África no se sale demasiado de lo esperable, pero tiene la gracia que siempre se exige de una historia de amor y algo de aventura. Todo comienza cuando el único hijo de Kate (Kristin Davis) parte hacia la universidad y, segundos después, su marido le pide el divorcio. Deprimida en su piso de Park Avenue, decide viajar sola a esa postergada segunda luna de miel en África para encontrarse a sí misma. A quien finalmente encuentra en el primer día de safari es a Derek (Rob Lowe), un apuesto guía de turismo, dedicado a la preservación de pequeños elefantes en el corazón de la selva.

La película construye el redescubrimiento que emprende Kate de su propia vida abandonada, su trabajo como veterinaria, su tiempo en soledad, al mismo tiempo que la vincula con Derek, con ese amor compartido por la naturaleza y los animales. No hay grandes obstáculos más allá que la certeza de dos vidas concebidas sobre coordenadas opuestas, una entre los rascacielos de la ciudad, la otra entre las noches estrelladas al aire libre. Por suerte el sentimentalismo nunca excede el término justo y el retrato bucólico de los paisajes africanos, con sus cuidadores buena onda y sus carpas ordenadas, no termina de asfixiar la presencia genuina de los elefantes.

Kristin Davis modela sobre el recuerdo de la Charlotte de Sex and the City a esa mujer de vida estricta y organizada, con fe en el matrimonio y devoción por su hijo, que en la próxima Navidad debe replantear sus prioridades. Rob Lowe, en cambio, parece más incómodo en papel, convertido en una especie de maduro aventurero, pintor secreto de corazón melancólico que se resiste a enamorarse hasta que llegue el año nuevo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.