Osvaldo Laport: "En algún momento nos toca ser extras"

Entrevista con el actor, por su debut como director teatral con Las novias de Travolta
Horacio Alejandría
(0)
18 de marzo de 2013  

Aparece el mate, como de disculpa amable por la demora en un tránsito siempre complicado. Osvaldo Laport, rodeado de mujeres, simulando una batalla tremenda no exenta de satisfacción y expectativa. Su debut como director teatral es con Las novias de Travolta , de Andrés Tulipano, con un elenco de cuatro actrices, entre ellas, su propia esposa. Surge un llamado al celular, se disculpa y atiende a su hija, Jazmín. Por ese ratito la cara se le ilumina de un modo irrepetible, pero comprensible. Luego durante la entrevista es preciso, no alza la voz, saluda a quienes van llegando a cumplir su tarea en la sala del Chacarerean, convida otro mate y se explaya a gusto, cruzando emociones diversas, orgullos y enojos. Es quien conoció a Viviana Sáez cuando rondaba los 15 años, y hoy la dirige. Es ya un rioplatense de ley, muchas veces galán…

–Pasados los nervios del estreno, ¿cómo te sentís?

–Agradecido y expectante. Esto de ser el director no fue una decisión de los últimos meses, sino algo más artesanal, pensado con Viviana como tantas otras cosas. Ella estuvo siempre en mis decisiones artísticas. Diría que hasta quebramos el prejuicio de pensar ¿y por qué trabajar juntos? Que es probable que estuviera más fuera de nosotros.

–¿Qué cuenta la obra?

–Es el encuentro de cuatro amigas unidas por el recuerdo musical de los años 80 y viviendo la problemática de sus presentes. Esos personajes, en manos de Viviana junto a Adriana Salonia, Patricia Viggiano y Goly Turilli (en TV, Elsa, la mucama todo servicio de Sos mi hombre ), nos muestran a quien vive la crisis de pelear por mantener una imagen joven, a quien procura superar la etapa del exilio, a la que le cuesta sostener un romance con un hombre de 25 años y a la que está en plena crisis matrimonial. Sus conflictos, la identificación con la música de aquellos tiempos, con Travolta como una suerte ícono aglutinante de esa etapa de sus vidas, hacen al núcleo de lo que quiso contar Tulipano. La obra ha tenido muy buena repercusión internacional, para nosotros transcurre aquí, son mujeres identificables con nuestra idiosincrasia y más allá de que la función de estreno contó, aparte de los nervios, con la presencia de colegas y gente amiga, generó un muy buen ida y vuelta.

–Venías de terminar un capítulo muy especial como actor: cerrar la historia del personaje que te dio tantas satisfacciones, el boxeador de Campeones de la vida de la temporada televisiva 1999/2000 ahora en Sos mi hombre .

–Es verdad, enfrentando a una figura de la realidad como Juan Martín "Látigo" Coggi. Dueño de una experiencia en los rings insuperable y generoso en esta participación tan especial que tuvo.

–Cuantas sensaciones se te habrán cruzado en el proceso de volver a interpretar a un personaje tan recordado .

–Mirá, una amiga y contadora estaba en Los Inmortales con su marido, me llamó por teléfono y me dijo: "Osvaldo, estamos acá en una de las mesas al lado de tu imagen de boxeador", y fue algo especial también, un reconocimiento ligado al cariño que generó en la gente. Guevarita, como yo lo rebauticé en aquellas grabaciones, había tenido su historia en pantalla, pero adosarle lo posterior, sus tiempos de manicomio, su soledad, fue como ponerse un traje nuevo que de movida, por lo menos a mí, me generaba una necesidad de un reacomodamiento.

–Era fuerte tener que asimilar que, como a las personas, le había pasado el tiempo en una vida dura. Y estaban buenas esas reflexiones sobre la soledad, la vida. A la manera del boxeador de Oscar Viale en Trátala con cariño.

–Nos hubiera gustado hacer incluso un poco más, pero lamentablemente hubo una negativa de los autores de Campeones de la vida. Entonces recurrimos a decir "el campeón…" y no Guido Guevara, como tampoco pudimos utilizar imágenes de sus peleas originales. Fijate que, te lo decía antes, lo de "Guevarita" era algo que yo incorporé al guión al grabarlo, nunca vino escrito así. Lo charlamos con Adrián Suar, incluso se pensó con la gente de Sagai por los derechos del intérprete, pero Adrián tomó la decisión de evitar mayores conflictos. Igual, para la gente ya quedó instalado de una manera muy especial. Y así como un premio, un reconocimiento, un saludo con afecto en la calle, lo que corresponde es agradecer, respetar. Me ha ocurrido durante grabaciones que se me acerque la gente a los que les toca sumar a una escena como extras para decirme "Osvaldo, sos de los que vienen y saludan a todo el mundo". Y yo me pregunto ¿por qué no? A todos, en algún momento nos toca ser protagonistas y en algún momento nos toca ser extras.

Una charla con el presidente uruguayo

Laport es embajador de buena voluntad del Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) y durante la entrevista le llegó un presente floral de esa entidad. LA NACION reflejó, en su oportunidad, su visita al Congo; ese recuerdo y lo que se aprende viendo otros mundos y las buenas acciones nos llevó a un comentario suyo sobre José "Pepe" Mujica.

"Me pedís que diga algo sobre Pepe. Y te digo de corazón, lo primero que me surge es emocionarme antes de poder decir aunque sea una frase sobre un hombre tan maravilloso, que tiene tanta calma y es tan fiel al valor de la libertad. Tuve la posibilidad de conocerlo y entre otras cosas, con su forma de hablar tan mesurada, me dijo: «En nuestro paisito, Osvaldo, somos algo más de 3,3 millones de habitantes, tenemos 10 millones de cabezas de ganado, 8 de porcinos, 5 de ovejas, pero no sé de quién son…». Siempre pienso que Pepe es un elegido, cuánto me gustaría que en el mundo hubiera muchos como él, porque le pondría mayor esperanza al futuro del planeta".

  • Las novias de Travolta

    De Andrés Tulipano

    Teatro, Chacarerean, Nicaragua 5565.

    Funciones, jueves, viernes y sábados, a las 21.
  • MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.