A 50 años de su boda, Palito Ortega y Evangelina Salazar renovaron su pacto de amor frente al Papa Francisco

Padres de seis hijos y abuelos de seis nietos, comparten todo desde hace medio siglo. Durante el encuentro con el Papa, Francisco tuvo palabras muy elogiosas para con ellos.
Padres de seis hijos y abuelos de seis nietos, comparten todo desde hace medio siglo. Durante el encuentro con el Papa, Francisco tuvo palabras muy elogiosas para con ellos. Crédito: L’Osservatore Romano y Archivo
Protagonistas del primer casamiento televisado del país, el 2 de marzo de 1967, eligieron “volver a casarse”con bendición papal
(0)
15 de marzo de 2017  • 12:59

Tres años atrás, en la tapa que hicieron con ¡Hola! Argentina, Palito Ortega (76) y Evangelina Salazar (70) adelantaron su decisión de volver a casarse en 2017 para celebrar su gran historia de amor. Y lo hicieron de una manera muy especial: frente al papa Francisco. “Hoy cumplimos 50 años de casados –contó Palito–. Y haber renovado nuestros votos matrimoniales con el Santo Padre fue una emoción muy grande. Él tuvo palabras muy cariñosas y elogiosas para con nosotros, nos dedicó mucho tiempo”. Y, emocionado, agregó. “Francisco hizo referencia a la importancia de cumplir 50 años juntos en una época en la que está verdaderamente difícil la relación de pareja”. Padres de Martín (48), Julieta (44), Sebastián (43),

Emanuel (39), Luis (36) y Rosario (31) –también son felices abuelos de Benito, Dante, Paloma, Helena, Bautista e India–, Ramón y Evangelina se casaron el 2 de marzo de 1967 en la abadía de San Benito, en una boda que conmocionó al país: fue el primer casamiento televisado en vivo por el viejo Canal 13 con la conducción de Antonio Carrizo y Nicolás “Pipo” Mancera y convocó a todas las personalidades del momento.

Durante el encuentro en el Vaticano –la pareja también asistió a la misa que el Pontífice ofreció ese jueves 2 en su residencia Santa Marta–, Palito le regaló al Papa un cuadro pintado por él mismo. “Yo nunca estudié pintura, pero me nació largarme. Fueron unas primeras líneas que dibujé y luego vi que iba tomando forma de montaña y seguí. Está Jesucristo visto desde atrás al pie de la montaña y la Virgen sentada en una piedra con la luna que los ilumina. La única que se queda a velar a su hijo es la madre”, contó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.