Cecilia Laratro y Chiche Almozny se casan después de 20 años de amor

Cecilia Laratro y Chiche Almozny decidieron oficializar su larga relación
Cecilia Laratro y Chiche Almozny decidieron oficializar su larga relación
Liliana Podestá
(0)
6 de agosto de 2019  • 13:05

Esta es una de las tantas historias de amor que comienza con un futuro incierto y termina con un final feliz. Se hicieron muy amigos siendo compañeros de trabajo, se enamoraron, se resistieron un poco a ese sentimiento con el temor de echar a perder esa linda relación de años, pero el amor fue más fuerte y se animaron. Se mudaron juntos hace 18 años, supieron ensamblar a sus familias y ya tienen turno para casarse en septiembre. Con luna de miel y todo. Ellos son Cecilia Laratro, cara de muchos noticieros y compañera de Juan Alberto Badía, y Chiche Almozny, periodista deportivo que siguió las trayectorias de Guillermo Vilas y Gabriela Sabatini, entre otros. Aquí cuentan su historia de amor en primera persona.

Cecilia Laratro y Chiche Almozny, de la amistad al amor
Cecilia Laratro y Chiche Almozny, de la amistad al amor

"La primera vez que nos vimos fue en 1984, en el viejo Canal 7. Nos hicimos muy amigos, después compartimos el noticiero. Entonces cada uno estaba casado, tenía sus hijos, su familia. Pero no tuvimos nada, nos contábamos nuestras cosas", remarca, por las dudas, el periodista.

Los años fueron pasando, como en tantas amistades entre un hombre y una mujer, hasta que un día algo sucedió. "Es como la película de Cuando Harry conoció a Sally. En 1999 ya estábamos los dos separados hacía unos años y un día vino a casa y pasó lo que nunca había pasado. Hubo una atracción, empezamos a salir y pasaron 20 años", resume Almozny a LA NACION.

La versión de Cecilia es más o menos la misma, aunque ella confiesa tener más memoria emotiva. "Nos identificamos con esa película de Meg Ryan y Billy Cristal porque ellos empezaron como amigos y tuvieron una etapa de incertidumbre, como la que también tuvimos nosotros. Era una amistad linda y no queríamos perderla. No sabíamos muy bien qué hacer, porque la amistad es muchísimo en la pareja. Nos conocemos bien", detalla la periodista a LA NACION.

Se jugaron y no se equivocaron. "Cada uno tenía su departamento, pero compramos una casa en Palermo, la remodelamos y ahí estamos. Nosotros hicimos al revés porque la gente se casa para formar una familia, en cambio ahora nuestros hijos y nietos vienen a nuestro casamiento", coinciden.

-¿Cómo fue la decisión de casarse después de una convivencia de veinte años?

Almozny: -Hace cuestión de un mes nos dijimos: por qué no, pedimos turno y nos casamos el viernes 6 de septiembre al mediodía y después festejamos con un asado en casa para los amigos y familia. El tema era la amistad entre el hombre y la mujer. Siempre creímos que éramos amigos y durante años lo fuimos, solamente amigos. Podíamos ir al cine, a comer, al teatro y no pasaba nada.

Laratro: -Es verdad. Llevamos veinte años juntos, formamos una familia grande y unida con hijos, nietos, consuegros, yernos y nueras. Los chicos están felices con el casamiento. Los dos ya nos habíamos casado alguna vez y éramos de los que pensábamos que uno está porque quiere y si el amor se termina, cada uno sigue su camino. Por eso no nos casamos antes y creímos que no íbamos a hacerlo nunca. Varias veces lo hablamos y decidimos que también sirve para ordenar un montón de cosas. Está la parte romántica y la historia de amor hermosa que compartimos, pero también nos casamos para dejar lo legal resuelto y sin problemas a nuestros hijos.

-¿Y el pedido de mano fue romántico?

A: - Nada romántico, no me arrodillé y ni di los anillos, todavía... Hablamos del tema muchas veces y hace rato que yo se lo proponía y ella me decía que estábamos bien así, que para qué nos íbamos a casar. Un poco por cábala también. Y hace un mes y pico me dijo: ¿Y si nos casamos? Y bueno, pedimos turno. Eso sí, habrá luna de miel: nos vamos recorrer la costa cantábrica de España y Portugal, durante tres semanas.

Cecilia Laratro y Chiche Almozny primero fueron amigos y después se jugaron por el amor que sentían
Cecilia Laratro y Chiche Almozny primero fueron amigos y después se jugaron por el amor que sentían

-¿Cómo preparás la boda, Cecilia?

L: -Va a ser informal y todavía estoy pensando qué ponerme. La ocasión merece estar a tono, poner la casa linda, con flores, una torta de bodas, alguien que viene a tocar música. Estamos muy contentos y la luna de miel es un viaje que veníamos planeando hace tiempo y justo se da ahora.

-¿Costó ensamblar la familia?

A:- Pasó la vida, casi sin darnos cuenta. Nuestros hijos se llevan bárbaro. Cecilia tiene una hija que se llama María y es socióloga y una nieta hermosa, Clarita de 5 años. Mi hijo Pablo trabaja en ESPN y acaba de ser papá de Amelia, de tres meses. Y mi hija se llama Romina, es psicóloga y me dio dos nietos: Sofía de 7 y Agustín 4. Estamos muy felices. Los chicos apoyaron mucha esta relación. Además las familias se conocen de siempre porque éramos amigos primero... Si miro hacia atrás, siento que vi una película muy linda.

Como en toda pareja hay peleas, claro. "Las discusiones nos fortalecieron mucho más. Nunca nos separamos ni ninguno se fue de casa", cuenta él. "Seguimos siendo amigos. Nos divertimos mucho juntos, nos reímos. Viajamos cada vez que podemos. Tenemos una relación confortable y eso es algo muy importante. También hay diferencias: ella es más de leer y a mí me gusta el deporte, juego al tenis desde hace años", agrega.

"Es una historia de película, muy romántica", concluye Cecilia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.