El antes y el después de Drew Barrymore tras su cambio de figura

El antes y el después de Drew Barrymore
El antes y el después de Drew Barrymore Crédito: Instagram
(0)
24 de diciembre de 2018  • 01:34

Tras varios meses de entrenamiento y una dieta adecuada, Drew Barrymore ha logrado transformar su cuerpo y hoy luce una nueva figura de la que se muestra orgullosa. A través de diversas imágenes compartidas en su cuenta de Instagram, la actriz de Santa Clarita Diet, de 43 años, compartió esta semana con sus seguidores su gran logro: consiguió cambiar su estilo de vida y perdió doce kilos en el transcurso de tres meses.

Las fotografías ilustran sus avances y en ella se ve a la actriz, de 43 años, haciendo ejercicio y posando junto a su entrenadora. Con tal motivo, la intérprete, que siempre será recordada por haber sido la niña de E.T., quiso transmitir un importante mensaje: el peligro de sucumbir a los ideales de la perfección física que se pretenden mostrar a través de las redes sociales.

Al respecto, Barrymore dijo: "Cuando miro Instagram me hacen pensar que tengo que ser la mejor versión de mi vida pero la mayoría de los días me falta consistencia a consecuencia de la vida real". También hizo hincapié en la importancia de contar con el apoyo de especialistas para encarar una transformación de este tipo, y dijo: "Con la gente adecuada, podemos conseguir nuestras metas".

Mediante distintas fotografías, mostró, además, el antes y el después del proceso que experimentó en primera persona. "Aquí me podés ver posando y después con 12 kilos menos en el mismo sitio. ¡Podés comprobar que mi cara ahora está mucho más delgada!", dijo.

Barrymore, que es vegana y realiza ejercicio a diario, también explicó cómo consiguió este resultado: "Conlleva mucho trabajo: dieta, ejercicio y luchar como una leona", señaló.

En cuanto a la alimentación, la actriz dijo que suele seguir dietas altas en proteínas cuando atraviesa momentos de mucho trabajo, como durante el rodaje de la serie de Netflix. Cuando Drew comenzó a rodar esta producción, acababa de terminar su matrimonio con Will Kopelman:"En ese momento pesaba 65 kilos y mi vida se estaba cayendo a pedazos. Le pregunté al productor si durante la serie podría perder diez kilos, cambiar mis cejas, la altura de mis tacones, el lenguaje corporal y la actitud y pasar de ser alguien que es algo inocente e infeliz a alguien empoderada y viva. Y él me dijo que sí, así que tuve que hacer esa transformación", subrayó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.