En su último día en la tele Amalia Granata disparó contra Luli Salazar

Amalia Granata se despidió de Pamela a la tarde
Amalia Granata se despidió de Pamela a la tarde Crédito: Captura de pantalla
(0)
27 de noviembre de 2019  • 17:05

En el último día de Amalia Granata como panelista de Pamela a la tarde, ciclo que Pamela David conduce por América, su familia la sorprendió y la flamante diputada electa se enjugó algunas lágrimas, emocionada. Ocurre que el 10 de diciembre asumirá como Diputada por la provincia de Santa Fe y, para dedicarse de lleno a su nueva labor, decidió despedirse de la televisión.

"Fue un día raro porque hace tres años que vengo al programa, tengo mi dinámica y se termina todo ahora. Pensé que me iba a ser fácil dejar la tele pero no es así, porque me gusta. Pero elegí otro camino que voy a tomar con mucha responsabilidad. Y nunca hago las cosas a medias: las hago bien o no las hago. Me sentí estancada en la tele, y en la política encontré una pasión que no imaginaba", aseguró Amalia. "Cuando salí electa tomé la decisión. Hasta ahora vine tres veces por semana pero ya no puedo".

¿Hay alguna pelea de la que te arrepentís?, preguntó David. "Tuve tantas en estos años. Con Rocío Marengo no me interesa vincularme. Hace diez años que no hablamos y ya ni me acuerdo. Si se da volvería a hablar con Luli Salazar, pero el problema no lo tengo yo sino ella, por la relación que tuve con su expareja (Martín Redrado). Ahora que es politóloga me puede asesorar (rió irónica)". Y contó que, a partir de ahora, se va a mudar a la provincia de Santa Fe. "Me voy a instalar en la semana y si surge algo con mis hijos vendré en el día, porque estaré a un par de horas de auto. No viajo en avión todavía; lo estoy tratando en terapia pero prefiero viajar en auto". Además, adelantó sobre qué temas va a trabajar: "el tema del aborto, claro. Y la adopción, porque se lo prometí a Marcelo Polino. Tiene que haber menos burocracia para que los chicos tengan un hogar. Y el tema de las adicciones".

Granata reconoció que en la política encontró un medio hostíl. "No me imaginaba que había tanta gente despiadada. Por eso el sostén de mi familia es fundamental". Y en ese momento, su familia la sorprendió en el piso. Y ella se apuró a abrazar a su hijito Rocco, su hija Uma (fruto de su relación con el "Ogro" Fabiani) y su marido Leo Squarzón. "Estoy feliz. A veces no caigo, tengo miedo de fallarle a la gente que me eligió. Voy a pasar a ser una funcionaria pública con un sueldo que sale de los impuestos de la gente. Y es mucha responsabilidad. Quiero trabajar para la gente que me votó. Mi familia me da fuerzas. A veces no sé de dónde las saco. Creo que vine a este mundo a luchar por cosas justas. En otra vida habré sido guerrera. Me ensucian, salgo, y vuelve a pasar. Pero voy a seguir peleando siempre", dejó en claro.

Además, aclaró la división que acaba de sufrir su bloque, Unite por la familia, por el que fue electa en la Provincia de Santa Fe, con casi 300.000 votos. "Pasó lo que no quiero que pase. Hay gente de mi bloque que propuso hacer interbloques y dividirnos, aliarse con otros espacios y eso no tiene nada que ver con la causa por la que fui electa. Por eso decidimos armar un bloque de dos con mi compañera Betina Florito, Somos vida. Decidí que lo mejor es seguir trabajando por mi cuenta. Me dio pena porque no me gusta la rosca".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.