Entre fascinators y burbujas, el Hipódromo de Palermo palpitó su noche más europea