James Blunt, entre la fama y el drama familiar

James Blunt en la BBC anoche en el show de Andrew Marr
James Blunt en la BBC anoche en el show de Andrew Marr Fuente: Reuters - Crédito: Jeff Overs/BBC
Diario El País
(0)
29 de octubre de 2019  • 11:53

El cantante británico James Blunt, que saltó a la fama en 2004 con su canción "You're Beautiful", lanza este viernes nuevo disco: Once Upon a Mind, su sexto trabajo con el que el artista asegura volver a sus orígenes. Uno de los temas del álbum es "Monsters", dedicado a su padre, Charles, que actualmente padece una enfermedad renal. La canción trata sobre los sentimientos de Blunt al conocer el diagnóstico. "Esto ha sido un momento maravilloso. Porque cuando eres consciente de que tu padre puede morir, es una gran oportunidad para contarle las cosas que te hubiese gustado decirle", explicó el artista de 45 años en una entrevista en el programa Good Morning Britain, de la cadena ITV.

Su padre, excoronel y piloto de helicópteros del ejército, necesita urgentemente un trasplante de riñón y Blunt estaría dispuesto a dárselo, pero no es compatible. Por ello, el cantante ha hecho un llamamiento en pleno programa para encontrar un donante de sangre cero positivo: "Mi padre no está bien en estos momentos. (...) He venido aquí para preguntarles qué grupo sanguíneo son". Blunt también ha aprovechado para hablar de la canción "Monsters": "Trata sobre que no soy tu hijo, que no eres mi padre, que solo somos dos hombres adultos que se dicen adiós".

A pesar de ello, el disco no solo versa sobre "miserias", sino que también hace referencia a su esposa, la aristócrata Sofia Wellesley y sus dos hijos (uno de ellos ahijado del cantante Ed Sheeran). La familia reside gran parte del año en España, en la isla de Ibiza y la pareja se casó hace cinco años en otra isla balear, en Mallorca, donde Wellesley vivió de pequeña. Sus padres, John Henry Wellesley y Corinne Vaes, adquirieron una propiedad a finales de los años ochenta y Sofia Wellesley asistió durante dos años, junto a su hermano mayor, Gerald Valerian, al colegio inglés The Academy International School, en el municipio mallorquín de Marratxí. Ahora su padre vive en Madrid y está casado con la española Marta Navarro, hija del galerista Leandro Navarro, mientras que Corinne Vaes reside en Londres, aunque también posee una casa en la capital española.

James Blunt y Sofia Wellesley, nieta del octavo duque de Wellington, se mueven entre la alta sociedad británica, codeándose con famosos, como el cantante Elton John y su marido David Furnish. E incluso con miembros de la realeza, como los duques de Cambridge o los de Sussex. El vestido que llevó Wellesley al enlace de Meghan Markle y el príncipe Enrique de Inglaterra fue uno de los más aplaudidos; un diseño floral de encaje de Red Valentino.

James Blunt junto a su mujer, listos para la boda real
James Blunt junto a su mujer, listos para la boda real

Ambos han iniciado recientemente un proyecto empresarial en Londres: el pub The Fox & Pheasant (el zorro y el faisán, en inglés). Se trata de un local que frecuentaban seguidores de fútbol, pues el estadio del Chealsea, el Stamford Bridge, se encuentra a pocos minutos andando del establecimiento. Blunt y Wellesley han trabajado a fondo para darle un toque más sofisticado. "Era muy básico. (...) No era tan cálido y amigable, pero era un buen pub. Estaba en el vecindario y a veces íbamos ahí con amigos", ha contado la aristócrata a la revista Vanity Fair. Según esta publicación, las obras duraron 18 meses y ahora el bar tiene chimeneas, paredes paneladas de madera y sillones de cuero de color verde botella, además de un comedor privado para 22 comensales (algo que era una prioridad para el cantante). Lejos queda el local que servía de lugar de reunión para los hinchas del Chelsea, pero la pareja asegura que siguen siendo bienvenidos.

Ver esta publicación en Instagram

Tomorrow.

Una publicación compartida por James Blunt (@jamesblunt) el

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.