Justin Bieber reconoció haber sido abusivo con las mujeres y habló de sus adicciones

Fuente: Archivo
(0)
2 de septiembre de 2019  • 20:22

Justin Bieber transita una etapa muy espiritual y se muestra radiante y enamorado en las redes sociales. Pronto dará el sí quiero ante Dios junto a su mujer, Hailey Baldwin, y al parecer está muy conmovido por tan importante paso.

Las reflexiones públicas están a la orden del día y no escatima en mensajes de amor para su público, al que le habla de su relación con la religión. Suele enviar bendiciones a sus seguidores y los invita a orar.

En su último posteo, el artista habló de las dificultades que enfrenta una estrella infantil y cómo la fama impactó en su personalidad al punto de caer en las drogas desde muy chico: "Ustedes veían que tenía mucho dinero, ropa, autos, elogios, triunfos, premios, y seguía estando insatisfecho. ¿Están al tanto de las estadísticas de estrellas infantiles y cómo impacta en sus vidas? Hay una loca presión y responsabilidad puesta en un chico cuyo cerebro, sus emociones, su lóbulo frontal (el de la toma de decisiones), todavía no se han desarrollado", explicó. En su relato, se refirió a cómo le afectó haber sido un ídolo desde tan joven: "Mi talento progresó y me convertí en ultra exitoso y todo ocurrió en un lapso de dos años. Mi mundo entero me dio vuelta en la cabeza, pasé de ser un niño de 13 años de una pequeña ciudad a ser adorado de izquierda a derecha por todo el mundo con millones diciendo cuánto me amaban y cuán increíble era. No sé nada sobre ustedes pero la humildad llega con los años". Además, reconoció haber sido abusivo en sus relaciones amorosas y lo adjudica al uso de estupefacientes: "Comencé a consumir drogas fuertes a los 19 y a cometer abusos en todas mis relaciones. Estaba resentido, era irrespetuoso con las mujeres, y estaba enojado. Me distancié de todos los que me amaban. Sentía que nunca iba a poder cambiar. Me llevó años dejar atrás todas esas malas decisiones, arreglar relaciones rotas y cambiar mis hábitos para vincularme".

A continuación, la carta completa:

"Es difícil salir de la cama con la actitud correcta cuando estás sobrepasado por tu vida, tu pasado, tu trabajo, tus responsabilidades, emociones, tu familia, tus finanzas, tus relaciones. Cuando sentís que hay problema tras problema, tras problema. Empezás a ver el día a través de lentes, con pavor y anticipando otro mal día. Un ciclo de sentir decepción tras decepción. A veces llegás al punto de no querer vivir más. Cuando sentís que nunca va a cambiar. Puedo empatizar contigo. Podría no cambiar mi manera de ver las cosas. Soy afortunado por haber tenido gente en mi vida que me impulsó a seguir adelante. Ustedes veían que tenía mucho dinero, ropa, autos, elogios, triunfos, premios, y seguía estando insatisfecho. ¿Están al tanto de las estadísticas de estrellas infantiles y cómo impacta en sus vidas? Hay una loca presión y responsabilidad puesta en un chico cuyo cerebro, sus emociones, su lóbulo frontal (el de la toma de decisiones), todavía no se han desarrollado. Si a eso le agregás la presión de ser una estrella te hace algo que es medio inexplicable. Saben que no crecí en un hogar estable, mis padres se separaron, no tenía dinero, era joven y rebelde. Mi talento progresó y me convertí en ultra exitoso y todo ocurrió en un lapso de dos años. Mi mundo entero me dio vuelta en la cabeza, pasé de ser un niño de 13 años de una pequeña ciudad a ser adorado de izquierda a derecha por todo el mundo con millones diciendo cuánto me amaban y cuán increíble era. No sé nada sobre ustedes pero la humildad llega con los años. Escuchás estas cosas desde que sos chico y en algún momento empezás a creerlas. La racionalidad llega con los años y también el proceso de tomar decisiones (por eso no se puede beber hasta los 21). Todo el mundo hizo siempre todo por mí así que nunca aprendí los fundamentos de la responsabilidad. Hacia los 18 no tenía conocimiento del mundo real, con millones de dólares y acceso a lo que quisiera. Esto es un concepto que da miedo a cualquiera. A los 20 tomé cada mala decisión que se pueda tomar y estuve junto a, desde la persona más adorada del mundo, a la más ridícula, juzgada y odiada del mundo. Estar en el escenario, según estudios, te da más dopamina que cualquier otra actividad, así que estos enormes altibajos son en sí difíciles de manejar. Podrán ver que muchas bandas y artistas terminan en una fase de abuso de drogas y creo que se debe a no poder manejar esos enormes altibajos de energía que vienen con ser un showman.

Comencé a consumir drogas fuertes a los 19 y a cometer abusos en todas mis relaciones. Estaba resentido, era irrespetuoso con las mujeres, y estaba enojado. Me distancié de todos los que me amaban. Sentía que nunca iba a poder cambiar. Me llevó años dejar atrás todas esas malas decisiones, arreglar relaciones rotas y cambiar mis hábitos para vincularme.

Sentía que nunca iba a poder cambiar. Me llevó años dejar atrás todas esas malas decisiones, arreglar relaciones rotas y cambiar mis hábitos para relacionarme. Afortunadamente fui bendecido con gente extraordinaria que me ama por lo que soy. Y ahora estoy navegando por la mejor temporada de mi vida: el matrimonio. Que es una increíble y nueva responsabilidad. Aprendés de la paciencia, la confianza, el compromiso, la bondad, la humildad y todas esas cosas que muestran que sos una buena persona.

Todo esto para decir que cuando los problemas vengan contra vos, continues luchando. Jesús te ama, sé bueno hoy, sé audaz hoy, y amá a las personas hoy, no por sus estandars sino por el amor perfecto e infalible de Dios".

Ver esta publicación en Instagram

Hope you find time to read this it’s from my heart

Una publicación compartida por Justin Bieber (@justinbieber) el

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.