Liz Solari: "Los caballos en Argentina sufren explotación desde que nacen hasta que mueren"

Liz Solari le pone voz al documental 5 Corazones, que denuncia pone el foco en el maltrato que sufren los caballos en la Argentina
Liz Solari le pone voz al documental 5 Corazones, que denuncia pone el foco en el maltrato que sufren los caballos en la Argentina
Cynthia Caccia
(0)
28 de septiembre de 2020  • 09:45

Si bien las pasarelas siempre la llevaron por el mundo, hace tiempo que Liz Solari hizo las valijas y se fue al exterior en busca de nuevos horizontes. Allí, y tras sufrir algunas pérdidas importantes en su vida, la modelo comenzó un camino de transformación espiritual, se hizo vegana y adoptó la meditación como filosofía de vida.

"Los beneficios de la meditación son tantos: aquieta la mente, el alma, el espíritu. Trabajar en uno mismo con todo lo que te traba y bloquea para evolucionar fue siempre mi pilar para plantarme cada vez que la vida me puso delante algo difícil", le confiesa la rubia a LA NACION, que como parte de este cambio escribió el libro Meditaciones para un viaje interior junto a su maestra espiritual, Cher Chevalier.

Casada desde hace dos años con Walter Fara, un licenciado en marketing oriundo de Sicilia, la influencer -que reparte sus días entre Buenos Aires y Milán- parece tener un presente perfecto: brilla como actriz en el cine italiano, cada tanto nos sorprende con sus conducciones en La RAI y es una gran activista por los derechos de los animales y el medioambiente. De hecho, su último proyecto consiste en ponerle voz a una investigación que evidencia el maltrato que sufren los caballos en la Argentina y el oscuro negocio en torno a la exportación de carne equina a países europeos. "5 Corazones es un documental que te despierta, perturba y conmociona profundamente. Es imprescindible verlo", advierte Solari sobre esta movilizante apuesta de Posibl. que se estrenará a nivel mundial y, en cinco idiomas, este martes 29 de septiembre.

-¿Qué significa haber sido convocada para participar de un proyecto así?

-Con Posibl. ya había colaborado en otras campañas de gran impacto social; sé con la responsabilidad con la que trabajan, así que es un placer aportar mi granito de arena es esta nueva causa. Siento alegría por ser la voz de un documental que revela la cruel y horrorosa realidad que sufren los caballos en Argentina, porque considero que es esencial poder exponer la verdad en este momento. Estas verdades que están tan ocultas y que es tan necesario que salgan a la superficie para que la gente pueda conocer lo que está pasando. Es necesario que se denuncie aquello que necesitamos que cambie en el mundo porque son modelos que están basados en la crueldad y creo fervientemente que la relación violenta que estamos teniendo con los animales es lo que nos está haciendo vivir consecuencias tan grandes como esta misma pandemia, que todos sabemos que es de origen zoonótico, que viene de animales que fueron robados de sus hábitats o que son sacrificados por su carne. Entonces es esencial dejar de ser crueles con estas especies que convivimos en el planeta. Soy activista animal desde hace muchísimo tiempo y creo que, como figura pública, tengo esa responsabilidad de utilizar mi voz para hacer el bien.

Imagen del documental 5 Corazones
Imagen del documental 5 Corazones

-¿Qué nos podés adelantar de 5 corazones?

-Es un documental muy crudo y completo. El lanzamiento es mundial y se va a hacer en múltiples idiomas porque la idea es que tenga impacto en todo Europa, los principales compradores de carne de caballo. Demoraron tres años en hacerlo y tiene una cantidad de información muy reveladora hasta para mí, que estoy continuamente investigando y aprendiendo. Al terminar de verlo quedé muy movilizada. Sin dudas me ayudó a mi misma a entender qué cosas estamos haciendo mal, cómo estamos retroalimentando este sistema inhumano que creamos. Los caballos en la Argentina sufren explotación desde que nacen hasta que mueren y hay prácticas que se las llaman "culturales" (como la doma, la jineteada, el polo, la carrera de caballos) donde se los fuerza a hacer cosas que no tienen que ver con su naturaleza. El hombre cree que puede dominar, explotar y abusar de todo a su antojo. Mi deseo es que eso cambie y 5 corazones es un rayo de luz en esa dirección.

Corremos el riesgo de extinguirnos como raza, no hay más tiempo, tenemos que hacer el cambio ya

-¿Cómo pensás que va a ser la repercusión después del estreno?

-Espero que ayude a mucha más gente a despertar porque cuando vemos la verdad despertamos y lo hablo desde la experiencia propia. Yo dejé de comer animales después de ver Earthlings, el documental narrado por Joaquin Phoenix que revela la crueldad que viven todos los animales antes de ser sacrificados. Entonces confío plenamente en el poder que tienen los documentales, en el poder de lo audiovisual, en el poder de la verdad a través de las imágenes porque estamos muy alienados como sociedad, no viendo todos estos procesos. Y no sólo me refiero a los animales, sino también al medioambiente con todos estos incendios que se están viviendo en Córdoba y en el mundo. Lo vemos de lejos, sentimos que no nos pertenece, hay una desconexión muy grande. Yo creo que estos documentales nos ayudan a reconectar, a entender que somos uno, que los animales son nuestros hermanos, que la tierra es nuestra casa. Corremos el riesgo de extinguirnos como raza, no hay más tiempo, tenemos que hacer el cambio ya.

5 Corazones
5 Corazones

-Sos una gran activista por los derechos de los animales, por eel medioambiente y contra la violencia, contra el racismo. ¿Cómo tomás las críticas en las redes?

-Creo que en estos tiempos hay una intolerancia general, quizá sea por la situación tan complicada que estamos pasando. Hay una tendencia a reaccionar, a agredir, a violentar al otro sin tener idea del motivo o sin escuchar la reflexión del otro que puede ser una visión totalmente diferente a la de uno. Yo tengo claro que soy actriz, comunicadora y que utilizo esta herramienta para hacer el bien. Como siempre digo: 'es la fama para el bien'. La meditación me ayudó a elevar la conciencia, a despertar y ver cosas de las cuales no quiero ser parte.

-De hecho, lo viviste en carne propia hace unos meses cuando hiciste un posteo a raíz de la muerte de George Floyd.

-Exacto. En ese mensaje quise abogar por la igualdad tanto de raza como de especie y salieron a atacarme. Pero entendí que nada de esa agresión tiene que ver conmigo sino con lo que le está pasando al otro. Y eso me ayuda a pararme desde otro lugar y a no tomármelo como algo personal. Ojo, no significa que no me afecte pero con el tiempo eso es algo que uno va entrenando sobre todo en mi caso que tengo una postura de activismo crudo y potente y salgo al frente por lo que milito. Para mí lo más importante es el mensaje, más allá de que algunas personas puedan criticarme o hablar mal de mí, porque lo que más me inspira es ver cómo muchísimas más personas se van transformando a partir de lo que uno intenta comunicar. También hay que entender que todos estamos aprendiendo. Nadie es perfecto y hay que aprender a avanzar desde ese lugar y a disculparse si uno se equivoca (como hice en ese momento), porque es fundamental tener esa compasión con otros humanos también, porque si no sería contradictorio.

-Pasaste por varias situaciones duras en tu vida. ¿Sentís que este camino espiritual te salvó en cierto sentido?

-¡Dios me salvó, siempre estuvo ahí para salvarme! (risas). El llamado a ir hacia adentro, a despertar, creo que está latente en los corazones de todos los humanos y que hay un momento en el que se abre y en el que uno decide si responde o no. Para mí la meditación es un camino de transformación, de aprendizaje diario y cada vez más veo que esto está sucediendo a nivel colectivo. Lo único que a veces siento es que el cambio es demasiado lento para la situación caótica que estamos viviendo.

-Desde hace unos años vivís etre Italia y Argentina. ¿Dónde te sorprendió la pandemia?

-¡Me agarró en Argentina! Vine para filmar una película de Sabrina Farji, una comedia con Roberto Moldavsky, Jorgelina Aruzzi, Celina Font y Michel Noher, un elenco de actores excelentes. Cuando comenzó todo, como grupo decidimos cortar con el rodaje y fue justo una semana antes de que dicten la cuarentena obligatoria. Así que quedó un proyecto a mitad de camino y me tocó transitar la pandemia acá. Gracias a Dios mi marido pudo venir y pasamos parte de esto juntos.

-Debe haber sido duro tener que parar de golpe para alguien que trabaja desde los 17 años, ¡no?

-¡Sí, claro! Encima para los artistas está siendo un momento muy complicado. Estamos pidiendo por favor que nos dejen trabajar porque somos millones de personas los que dependemos de esta industria. Además, el arte eleva a la humanidad y es muy necesario, sobre todo en estos tiempos. Por el momento seguimos esperando protocolos para poder terminar de filmar la película y ya tengo llamados de Europa para volver a trabajar. Mi marido está allá, así que es muy probable que parta pronto.

-Construiste una gran carrera en el exterior. ¿Cómo fue trabajar en el cine italiano?

-En Italia trabajo desde hace 10 años, en paralelo con mi carrera en Argentina. Hice cine, series, conducciones y es una tierra en la que tengo buen karma aparentemente (risas). Mi marido es italiano y mi perra Ita también, así que hay una conexión muy estrecha y muy fluida con ese país, por la cual estoy muy agradecida.

-¿Qué es lo que más extrañás cuando estás en Europa?

-Mi familia. Creo que cuanto más grande te ponés más sensible. Yo trabajo desde los 17 años y viví toda la vida en el exterior. El desarraigo es parte del camino y me enseñó mucho, pero ahora que estoy poniéndome más grande, los afectos me tiran más. Incluso (creo que nos pasó a todos en esta pandemia) el hecho de estar alejada tanto tiempo de los seres que amo, que son mi apoyo y mi bastón me hizo valorar mucho más todo. Creo que otro aprendizaje que estamos viviendo con esta pandemia es esto de volver a lo esencial, a lo simple.

-¿Cómo manejan la distancia, entre tantos viajes y trabajo, con tu marido?

-Es un aprendizaje constante, pero siempre encontramos la forma de estar juntos. Y así seguirá siendo. La elección de darle la mano a un compañero -más allá de los papeles- para apoyarte y transitar la vida juntos es muy importante. Estoy muy agradecida por haberlo encontrado. Walter es un ser maravilloso y estoy feliz de poder recorrer este camino con él.

-¿Tenés ganas de ser mamá?

-Sí, el deseo siempre está presente. Es un momento medio caótico ahora para traer un hijo al mundo pero siempre está presente en nuestros planes.

Sobre 5 corazones

Con material revelador, exclusivo y un acceso único a sus personajes, el film documental producido por Posibl. (Posibl.com) desnuda la cruel realidad que sufren los caballos en la Argentina y, a su vez, una red de negocios millonarios en torno a ellos. A partir de una investigación llevada a cabo por las ONG Fundación Franz Weber en Argentina, Tierschutzbund Zürich (TSB) en Suiza y Animal WelfareFoundation (AWF) en Alemania, este audiovisual busca ejercer presión sobre la inmediata prohibición de la faena equina y la exportación de carne de caballo a países europeos.

"En 2017 comenzamos una profunda investigación que duró tres años y nos fue revelando la crueldad extrema que sufren los caballos en Argentina. Este film nos obliga a no ser indiferentes ante su dolor, los abusos del ser humano y redoblar esfuerzos para que estas prácticas nefastas tengan su punto final. Los argentinos merecen saber lo que ocurre en el país, y los europeos las atrocidades que esconde la carne que ponen en sus platos y llevan a su boca. Es hora de decir basta y que este animal del cual vivimos resaltando su nobleza, tenga una sociedad a la altura de lo que su nobleza significa", cuenta Martin Parlato, director del film y fundador de Posibl., una compañía multimedia que produce iniciativas de impacto social alrededor del mundo.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.