Los caprichos más insólitos de los famosos

Mariah y Jennifer, dos chicas que saben lo que quieren
Mariah y Jennifer, dos chicas que saben lo que quieren Crédito: Agencias
Conocé los pedidos y las exigencias de Mariah Carey, Jennifer Lopez, Katy Perry y muchos más...
Juan Sanguino
(0)
3 de enero de 2016  • 00:38

Si los famosos tienen exigencias surrealistas es porque pueden permitírselo. Desde Van Halen pidiendo un surtido de M&M's pero bajo ningún concepto de color marrón a Coldplay solicitando tímidamente postales de cada ciudad para enviar a sus hijos, el mundo del espectáculo está lleno de exigencias y condiciones hilarantes, comprensibles o excéntricas. Porque una cosa es buscar la comodidad y otra cosa es, como Jennifer Lopez, llevar 15 años sin remover el café. O como dice la rapera Nicki Minaj: "Cuando yo exijo algo me llaman zorra caprichosa y cuando lo exige un hombre lo llaman jefe". Luego, Minaj resumió así la filosofía de las exigencias: "Si bebo zumo de pepinillos, la próxima vez sólo me darán zumo de pepinillos". Estas son las extravagancias más asombrosas de 2015. ´

Mariah Carey: solo bailarines blanquitos para que...

Teniendo en cuenta que Mariah Carey gana 76 millones de dólares anuales por haber compuesto "All I want for Christmas is you", no es tan raro que tenga un asistente cuya única labor sea acercarle un vaso con pajita cada vez que ella dé la señal de "tengo sed". En sus conciertos en Las Vegas (donde lleva actuando todo el año), dejó bien claro que no quiere ni una sola mujer en el escenario y que los bailarines siempre deben estar más pálidos que ella para resaltar su bronceado. A diferencia de su archienemiga Ariana Grande, al menos ella lleva toda la vida trabajando para permitirse estas tonterías.

Katy Perry no quiere que la miren

Katy, otra chica exigente
Katy, otra chica exigente Crédito: Archivo

Durante sus larguísimas giras mundiales, es importante para Katy Perry estar bien a gusto y por eso redactó un contrato de 45 páginas. El chofer nunca debe dirigirse a ella, ni mirarla, ni iniciar conversación ni asumir nada sin preguntar antes. También es imprescindible que preparen una habitación llena de flores rosas y blancas (nunca rojas), donde la cantante pueda relajarse. Después de ver su documental Part Of Me, donde su marido Russell Brand la dejaba por whatsapp y ella no podía librarse de sus asistentes ni un segundo, no nos extraña que exija la habitación de flores. Perry se ha defendido: "Estoy muy cansada todo el tiempo y necesito confort. ¿A quién no le gusta llegar al hotel y que haya pechugas de pavo esperándole? O mejor aún, ¡toallitas de bebé! Las toallitas de bebé son la ducha de los pobres". Hay que quererla.

Lio Messi: los jacuzzis para ellos, el guardaespaldas para mí

Durante la Copa América, la AFA eligió la región de La Serena (Chile) como lugar de concentración para los jugadores de la selección. El complejo ofrecía la tranquilidad que los deportistas necesitaban en un entorno sencillo. El hotel recibió una lista de exigencias de los jugadores, y la AFA tuvo que correr con los gastos de construcción de tres jacuzzis (dos calientes y uno frío), una piscina climatizada exactamente a 28 grados, una sala de juegos y un cine. Lio Messi , por su parte, pidió un guardaespaldas personal y un asistente cuyo único trabajo fuera atender sus necesidades y la de su familia.

Lio y un guardaespaldas personal
Lio y un guardaespaldas personal Crédito: Archivo

Christina Aguilera: una masajista solo... para sus pies

¿Recuerdan su éxito "What a girl wants"? ¿No? Pues Christina sabe muy bien lo que quiere. La única cantante del mundo que no se molesta en disimular lo antipática que es (junto con Madonna) pidió que el canal NBC le pusiera un masajista a su servicio durante la grabación de la versión estadounidense d e La Voz. Aunque Aguilera se pasaba el programa sentada (el único movimiento era darle la vuelta a su silla y era mecánico), el masajista en cuestión era para sus pies. También pidió que una patrulla de policía la acompañase al estudio para que si había tránsito pusieran la sirena.

Adam Sandler: casting con prendas ajustadas

Este año, la actriz Rose McGowan denunció en Twitter que una convocatoria de casting le exigía llevar "un top sin mangas, oscuro, ceñido y con escote generoso; recomendable llevar corpiño push up" ). Para la parte de abajo, tampoco recomendaban prendas holgadas sino "leggins o vaqueros muy ajustados y negros". Y por si no había quedado claro, insistían: "Nada de ropa blanca". McGowan tuiteó que el casting era para una película con un actor cuyo nombre rimaba con "Madam Panhandler", y todo el mundo asumió que se trataba de Adam Sandler o como se refieren a él en los correos filtrados de Sony, "ese tonto". La actriz fue despedida por su agente y Sandler rompió su relación con Sony y ahora trabaja con Netflix.

Ariana Grande: "No me preguntés sobre Mariah Carey"

Ariana Grande, de chica, con pretensiones
Ariana Grande, de chica, con pretensiones

Ariana Grande es un clásico ejemplo de fama mal asimilada. Este año, abandonó una sesión de fotos en Australia porque el profesional había incumplido dos de sus exigencias: la hizo posar con luz natural e inmortalizó el lado derecho de su cara, prohibición que comparte con Julio Iglesias. Según la propia Grande, sólo se siente segura dentro de su burbuja, en la que no deja entrar a nadie. Por eso prohíbe una serie de temas en sus entrevistas como su vida sentimental, el nombre de cualquier persona con la que ha trabajado, la muerte de su abuelo, la posibilidad de hacer un dúo con Justin Bieber y Mariah Carey. Esta última censura no le debió hacer ninguna gracia al presentador Jimmy Fallon, que hace unos meses la recibió en The Tonight Show con una canción de Mariah Carey, que ella pareció ignorar por estar demasiado ocupada colocándose una cantidad inhumana de extensiones.

Kim Kardashian y Kanye West: mi bebé tiene camarín

El hijo de Kanye y  Kim ya tiene gustos caros
El hijo de Kanye y Kim ya tiene gustos caros Crédito: Agencias

Ahora que todo el equipo Kanye West se acostumbró a usar ropa 100% algodón, tienen que lidiar con otras exigencias. Por ejemplo, la pequeña North, de dos años, tiene su propio camarín, en el que todo es blanco como en el de su padre y tiene a su disposición un chef en alerta las 24 horas. El menú a disposición de la niña, que también tiene un estilista personal, incluye delicias para bebés como risotto de calabaza en puré, albóndigas de cordero y menta o bolas de pollo y manzana.

Jennifer Aniston: un Chevrolet y un chofer para sus botellitas de agua

Jennifer Aniston exige no compartir mesa con nadie durante la comida en el rodaje. Y, en la última película, no sólo evitó compartir coche con sus compañeros de reparto, sino que hizo alquilar un Chevrolet Suburban exclusivamente para transportar sus botellas de agua. La actriz es imagen de la marca SmartWater y no bebe otra cosa hasta el punto de requerir que las botellas de agua tengan su propio chofer para asegurarse de que llegan al hotel antes que ella.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.