Mariana Briski: Aruzzi, Vernaci, Urtizberea y sus afectos recuerdan a la actriz que le puso arte al humor

Mariana Briski en la piel de uno de sus personajes: Betty, la cuartetera cordobesa que quería triunfar en la escena porteña
Mariana Briski en la piel de uno de sus personajes: Betty, la cuartetera cordobesa que quería triunfar en la escena porteña
Cecilia Martínez
(0)
14 de agosto de 2020  • 00:03

Como Betty, la cuartetera que buscaba triunfar en Buenos Aires; Teresita, bienuda dispuesta a piquetear para conservar sus privilegios; Marisol Columpio, terapeuta múltiple; o Luna, la pícara colegiala, Mariana Briski hizo reír, con un vastísimo repertorio de personajes, a varias generaciones. A seis años de su partida, su círculo más íntimo y colegas la recuerdan por su desempeño escénico y por la calidad humana de una figura que dejó huella en distintos ámbitos del espectáculo.

De creaciones con sello del under porteño como su histórico dúo Las Barbies junto a Sandra Monteagudo y sus primeras apariciones en programas como De la cabeza, Cha Cha Cha o Chabonas, consolidó su lugar en la pantalla chica de los 90 y en los años posteriores en ciclos masivos como Videomatch, Maru a la tarde -con Maru Botana- o Poné a Francella.

Actriz, directora, guionista y docente, Briski participó también en tiras de la ficción (Primicias, Resistiré, Los secretos de papá, Chiquititas), y supo llevar a la radio humor y opinión en programas como Radio Portátil, junto a Elizabeth Vernaci, y Day Tripper, con Juan Di Natale, en Rock & Pop. Tuvo papeles en cine (Comodines, ¿Sabés nadar?, Nos sos vos, soy yo), destacó en teatro en obras como Diez minutos para enamorarse al mando, de Alberto Ure, y dirigió otras como La bicha, Una historia para no dormir o Caso Casandra.

Mariana Briski falleció en 2014, a los 48 años, a causa de un cáncer
Mariana Briski falleció en 2014, a los 48 años, a causa de un cáncer

Nacida en Córdoba en 1965, al terminar el secundario se trasladó a Buenos Aires para estudiar teatro. Nieta del actor Felipe Briski, sobrina de Norman Briski y descendiente de la cantante Berta Singerman y la actriz Paulina Singerman, fue madre de Pedro, fruto de su matrimonio de más de dos décadas con el veterinario Hernán Ventura. "En mi familia, lo artístico nunca fue visto como una rareza sino como algo natural, no sólo por aquellos que ejercen esta profesión sino a través del lenguaje familiar, de los juegos y los cuentos que me leían de chiquita", le contaba a La NACION en 2002.

"La actuación fue el lugar donde menos me cuestioné. Yo me cuestioné todo, pero actuar, no. Lo que implica la mirada del actor es un lenguaje que me hace sentir libre", afirmaba en 2012 en el programa Pura Química la actriz que hizo del humor arte y una forma de vida.

Tras una batalla de años contra el cáncer, Mariana Briski murió en 2014 rodeada de afectos, que hoy le dedican sentidas palabras de estima y admiración.

María Carámbula y Mariana Briski, en Chiquititas
María Carámbula y Mariana Briski, en Chiquititas

La amistad con Jorgelina Aruzzi y María Carámbula: "El mundo era mejor con su presencia"

A sus 20 años, la actriz Jorgelina Aruzzi conoció a Mariana Briski en Videomatch y aquello fue el comienzo de una gran amistad. "Ella era muy graciosa arriba del escenario pero también muy generosa y profunda. Se reía mucho de ella y era muy sincera con lo que a ella le hacía gracia. Teníamos mucha complicidad y solo tengo cosas hermosas para decir de ella. Fue mi gran amiga", cuenta la intérprete y destaca el lugar que Briski ocupó en un medio, el de la comedia, copado entonces por hombres. "Mariana se visualizó en un momento de un humor machista y se dejó ver, siempre dando clases con el humor", opina.

Luego trabajaron juntas en Chabonas y Chiquititas. "Cuando hacíamos el Gran Rex con Chiquititas, había un momento súper emotivo en que apagaban las luces, abría brillos y nos chocábamos los ojos y nos hacíamos caras", recuerda. "Más allá de todo lo que la quiero y la quise, cuando se va un comediante deja un vacío total, pero yo la siento muy presente en mi vida. Tengo sus cuadros, sus fotos y la pienso. Estamos conectadas, siempre", comparte la actriz.

Briski, junto a Sandra Monteagudo, en De la cabeza

01:08
Video

Briski también compartió espacio en Videomatch con María Carámbula, en un sketch de Gabriela Acher escrito por Maitena. "Ella era la doctora Diu y nosotras éramos como sus secretarias: María Lela (yo) y María Lola (Mariana). Y después estuvimos juntas en Chiquititas, con teatro y giras. Estábamos todo el tiempo juntas, pero más que nada nos juntó la vida", recalca la también comediante, quien terminaría estrechando asimismo una profunda amistad con Mariana.

"Era un ser humano enorme, un espíritu espectacular, bondadosa, graciosa, compañera, madraza. Mariana era el sol. Está presente mi corazón y en mi vida. Paseábamos o íbamos a comer, a tomar tragos y teníamos planeados unos viajes", expresa María. Sobre el carácter de Briski, opina: "Ella todo lo daba vuelta y lo hacía humor. Esa gente que de algo horrible puede hacer humor, no burlarse de la cosa sino alquimizarla, darla vuelta. Era un gran apoyo y hacía que el mundo fuera mejor con su sola presencia", expresa.

En su madurez, Mariana abrazó la pintura y fue autora de coloridos paisajes de fantasía que incluían animales escondidos y lugares imaginados. Entre otros, también retrató a María en un lienzo, al que tituló Mi amiga. "Soy yo, con mis rulos y un vestido con un corazón gigante. La tengo conmigo siempre, me cuesta hablar y que no esté. Digo: quiero ver a Mariana. La extraño mucho para siempre", dice Carámbula.

Mariana Briski, junto a Pablo Cedrón, en el 'Canal de la mujer', en Cha CHa Cha

02:13
Video

Mex Urtizberea: "Yo no sabía actuar y ella me dijo: ‘si te divertís, es que está bien’"

Mex Urtizberea recuerda con profundo cariño los momentos compartidos con quien consideró una gran amiga. "Yo entré como músico a Cha Cha Cha -donde Mariana conducía el hipotético ‘Canal de la mujer’- y no tenía idea de actuar, y los otros (el equipo liderado por Alfredo Casero) no me tiraban una. Estaban en la suya, se estaban divirtiendo y qué me iban a estar educando a mí… La única que me educaba era ‘La Briski’", recuerda el artista.

Mex, que adoraba el "desparpajo" de Mariana, cuenta que fue ella quien le dio las primeras claves. "Yo no sabía si estaba bien lo que estaba haciendo o no, y ella me dijo unas palabras que fueron la base de todo: ‘si vos sentís que te estás divirtiendo es porque está saliendo bien’. Y esa fue una gran enseñanza, el ABC: divertirse y aprender jugando", opina el actor.

Una gran amistad: Mariana Briski, Jorgelina Azurri y María Carámbula
Una gran amistad: Mariana Briski, Jorgelina Azurri y María Carámbula

Urtizberea también realza el destacado rol de Briski como docente. "Formó a mucha gente, y además tenía una visión de todo: hacía Las Barbies y armaba los sketchs con una energía increíble. Ella era básicamente una gran actriz. Hiciese el papel que hiciese, tenía mucha verdad en lo que hacía". Entre los proyectos que compartieron, Mariana se encargó de la dirección de actores en las últimas temporadas del programa Magazine For Fai creado por Urtizberea. Mex y Briski tenían otro punto en común: el de ser unos buenos anfitriones a la hora de agasajar a amigos y colegas con reuniones en sus casas. A la memoria de Mex vienen momentos como un cumpleaños de la actriz en que tocó el piano o cuando ella recurría a su tonada cordobesa para alegrar a sus amigos. "Era una divina mujer", señala el actor.

Mariana Briski interpretó a múltiples personajes tanto en la televisión como en el teatro y en la radio
Mariana Briski interpretó a múltiples personajes tanto en la televisión como en el teatro y en la radio

Elizabeth Vernaci: "No tenía prejuicios y eso era maravilloso"

"Buena amiga y persona, graciosa, inteligente, ubicada, talentosa, espiritual. Todo lo que se espera de alguien. Todo junto era ella y lo sigue siendo para mí", señala Elizabeth ‘La Negra’ Vernaci. La locutora no es proclive a referirse a amigos que ya no están pero cree que "por otro lado hay un montón de gente que quizás no la conoció y está buenísimo que sepan que hubo una mina que se fue mucho antes de tiempo y que hacía con el humor lo que quería", destaca.

Para La Negra "es hermoso recordar a Mariana porque es un ser que todavía sigue iluminándonos" y dice que la extraña siempre, "todo el tiempo". De ella resalta su talento y autenticidad: "No tenía prejuicios, y para hacer humor no tenés que tenerlos. Era más artista que cualquiera que yo haya conocido, una artista que nunca tuvo problemas de exponerse. Siempre se tiró con todo a la pileta y eso era lo maravilloso que tenía. Nunca se planteó si era una mujer haciendo humor o si le iban a dar un lugar en un mercado de tipos. No existía ese planteo con personas como Mariana, por eso se la extraña tanto, porque fue una pionera que no se planteaba si había que pedir permiso. A su vez, era muy tranquila en su personalidad. No se planteaba quién era sino qué tenía para decir y eso me parece lo más importante en un artista", valora la reconocida locutora.

Juan Di Natale: "En la radio era una actriz, algo que no se ve muy seguido"

Tras su período en la radio con Vernaci, Briski llevó su gracia a Day tripper, el programa dirigido por Juan Di Natale en la misma emisora. Este período coincidió con los últimos años de vida de la humorista. "Mariana era una actriz en la radio. Era algo que no se ve muy seguido en los que hacen humor en este medio. Yo estaba sentado como está uno en la radio al lado de un compañero y ella se convertía en sus personajes: de repente era estar hablando con Teresita Lancaster, con la Pompona o con cualquiera de esa galería bastante larga que hizo en Day Tripper, y eso era increíble. A veces era muy gracioso porque usaba a sus personajes para decir cosas que ella quería decir", recuerda el locutor.

El ex CQC destaca el tinte tragicómico con el que abordaba la propia vida cotidiana y cree que gozaba de un humor tan "tierno" como crítico. "Sobre sus personajes, ella tenía una mirada filosa pero al mismo tiempo los quería, los trataba con cariño y uno podía encariñarse de personajes que no siempre eran lo más querible que uno podía imaginarse. La extraño mucho, fue una excelente actriz y persona".

Di Natale menciona, además, que Mariana era "una especie de figura medio aglutinante. Le gustaba mucho festejar en su casa y reunía a gente de distintos mundos: del teatro, del ámbito donde daba clases, de la radio, amigos de su marido que es veterinario, el mundo de la tele… Y eso era lindo: reunía gente a su alrededor y lo disfrutaba, además de que estaba siempre muy pendiente y dedicada a su vida de familia y amigos".

Las colegialas Luna y Matilde en Vidematch

02:39
Video

Pachu Peña: "Hoy estaría rompiéndola en las redes o en grandes elencos"

Tras el paso de Briski por Cha Cha Cha, se abrió un casting en Videomatch y Mariana dudó respecto a la idoneidad de postular a ese producto televisivo. Venía de una familia "muy revolucionaria" y decidió consultarlo con su tío Norman, quien le dijo: "la mejor forma de laburar es estando, y, donde estás, proponés", contó ella en 2012 en Pura Química. Entonces, y una vez aceptada en el programa, la actriz puso condiciones: "ir con toda la gente que quiero -entró con Sandra Monteagudo-, y libertad para crear", las cuales le fueron concedidas. "Yo había llegado a VideoMatch con muchos prejuicios y la idea de trabajar en Telefe, en un programa popular que no buscaba ni se cuestionaba nada, no me convencía. Sin embargo, una vez ahí descubrí que no se trata sólo de un ciclo de entretenimientos, sino que a través del humor reflejaba la situación social mucho más que cualquier programa político", dijo a este diario años atrás sobre aquel Videomatch.

En el ciclo conducido por Marcelo Tinelli la actriz dio vida a personajes inolvidables dentro de sketchs como los de las colegialas Luna y Matilde o Vicky y Daniela, quienes ironizaban con aquello de: "las modelos no son idiotas, ni ahí".

El también comediante Pachu Peña recuerda aquellos años. "Me divertía mucho con ella, con quien también compartí una época maravillosa en la Rock & Pop. Hoy en día calculo que estaría rompiéndola en las redes y que hubiese sido partícipe de grandes elencos, porque era una mujer que donde estaba, brillaba", señala.

Para el humorista, Briski era, por sobre todas las cosas y además de una gran actriz, "una mujer maravillosa, entrañable y querida". De las noches de filmación en Telefe se le vienen a la cabeza las veces en que disfrutaban de una pizza o una cerveza a la medianoche, al salir del programa. "Siempre la voy a recordar con esa alegría que emitía, con esa paz que ella tenía. Espero que nos encontremos allá arriba", expresa.

Mariana Briski junto a su esposo Hernán Ventura y su hijo Pedro
Mariana Briski junto a su esposo Hernán Ventura y su hijo Pedro

"Siempre decía: hay que ser creativos con el dolor", remarca su familia

Para los afectos de la actriz, agosto -el mes de su pérdida- "no es fácil", sino frío "y nada tiene que ver con la alegría de Mariana, que siempre tenía planes divertidos para ella y para los demás", señala Roxana Briski, su hermana y productora de varios de sus espectáculos.

"Mariana madrugaba y las dos sabíamos que estábamos despiertas. La señal era:"¿Estás? Hablemos". Y ese "¿estás?" era para todo. Mariana cuidaba a todos. Me reí mucho con mi hermana, una risa que no tenía remate de chiste sino el placer de estar juntas. La extrañamos todos. Ella enseñó mucho a buscar el deseo, a explorar, a ser creativa hasta en su tragedia", manifiesta Roxana. Por todo ello, su familia prefiere septiembre para recordarla con alegría, el mes de su cumpleaños, fiesta que le gustaba mucho celebrar. "Le gustaba festejar que estaba viva, ¡le gustaba vivir! En septiembre también fue mamá de Pedro y fue feliz viendo cómo todos éramos muy felices mientras preguntaba: "¿por qué nadie me dijo que esto duele?" Mariana es septiembre y es mi hermana que extraño".

Pedro ya tiene 19 años. Estudia Diseño e indumentaria y este año empezó a explorar el mundo de la actuación, "desde el disfrute", como aconsejaba su mamá. A través de un mensaje dirigido a ella, dice: "Este año me animo a escribirlo y te siento en todo lo que estoy aprendiendo y descubriendo. Una vez me dijiste: ‘la vida es arte, y yo soy artista’, y hoy siento que así quiero vivirla, como un artista. Te extraño, pero ese extrañar hoy lo puedo transformar en crear, y qué lindo y cuánto orgullo siento cada vez que te recuerdan o me cuentan de tus trabajos. Al crecer te redescubro no solo como la grosa de mi madre sino como una artista que no se fue", comparte Pedro.

En estas fechas tan especiales, Hernán Ventura, su esposo, se pregunta qué estaría inventando Mariana en estos tiempos de pandemia, en que el humor parece ser una de las armas para salvarnos. "¿Estarías escribiendo alguna obra de teatro, ensayando, pintando? Hay que ser creativos con el dolor, siempre decías. Eso intento todos los días, con la ayuda apasionada de un ángel creador ¡Te extraño!", expresa quien fue su gran compañero.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.