Los reyes de Holanda comienzan su mudanza al palacio Huis Ten Bosch

El palacio, que en los últimos tres años fue reformado con un costo aproximado de 63 millones de euros, está listo para recibir a Guillermo, Máxima y las princesas.
El palacio, que en los últimos tres años fue reformado con un costo aproximado de 63 millones de euros, está listo para recibir a Guillermo, Máxima y las princesas. Fuente: HOLA - Crédito: Cover
(0)
3 de enero de 2019  • 12:38

La mudanza de la princesa Beatriz a Drakensteyn, en 2014, apenas nueve meses después de la investidura del príncipe Guillermo Alejandro como rey de Holanda, puso en discusión el propio traslado de los soberanos de su residencia Villa Eikenhorst, en Wassenaar, al palacio de Huis ten Bosch, en La Haya. En ese entonces, la Casa Real holandesa sólo indicó que se produciría en el momento oportuno. Y el momento oportuno llegó.

El último posado oficial de los reyes y las princesas Amalia, Alexia y Ariane fue una suerte de despedida de su antigua residencia.
El último posado oficial de los reyes y las princesas Amalia, Alexia y Ariane fue una suerte de despedida de su antigua residencia. Fuente: HOLA - Crédito: Cover

Panorámica de Villa Eikenhorst, en Wassenaar, que fue la casa de Guillermo, Máxima y sus hijas durante quince años, desde que se casaron en 2002 hasta hace muy poco tiempo.
Panorámica de Villa Eikenhorst, en Wassenaar, que fue la casa de Guillermo, Máxima y sus hijas durante quince años, desde que se casaron en 2002 hasta hace muy poco tiempo. Fuente: HOLA

Todo indica que los Orange estrenarán 2019 en su casa nueva: las tareas de mudanza de la familia de los reyes Guillermo Alejandro y Máxima ya empezaron y, desde hace días, se intensificó la seguridad en torno al palacio. Huis ten Bosch fue sometido a una profunda renovación durante los últimos tres años, con un costo aproximado de 63 millones de euros (cifra que despertó fuertes polémicas en Holanda, porque terminó siendo dos veces superior a lo presupuestado), y las obras no terminarán definitivamente hasta la primavera de 2019.

Tras la muerte de Federico Enrique de Nassau, en 1647, su viuda decidió dedicar la casa a su memoria y de esa época data el salón Orange Central (Oranjezaal), uno de los interiores más espectaculares del barroco holandés.
Tras la muerte de Federico Enrique de Nassau, en 1647, su viuda decidió dedicar la casa a su memoria y de esa época data el salón Orange Central (Oranjezaal), uno de los interiores más espectaculares del barroco holandés. Fuente: HOLA

HISTORIA DE LA CASA DEL BOSQUE

La construcción de Huis ten Bosch (‘Casa del Bosque’ en holandés) empezó en 1645 y fue ordenada por Amalia van Solms, quien se encontraba exiliada en esa zona junto a su marido, Federico Enrique de Nassau. A principios del siglo XIX, el palacio Huis ten Bosch fue usado como galería de arte y también fue la residencia del rey Luis, hermano de Napoleón Bonaparte. Durante la Primera Guerra Mundial fue la residencia principal de la reina Guillermina y en la Segunda Guerra Mundial las autoridades nazis planearon demolerlo, aunque finalmente desistieron. Tras la liberación de Holanda, pasó a formar parte del patrimonio estatal holandés, pero recién en 1981 volvió a ser habitado cuando la entonces reina Beatriz se instaló con su familia en sus aposentos (allí crecieron el rey Guillermo Alejandro y sus hermanos). Por razones de seguridad, el Servicio de Información del Estado no indicó el día exacto en el que tendrá lugar la mudanza de los reyes y sus princesas, pero el palacio está a punto para abrirle las puertas a sus nuevos y nobles habitantes.

La reina Beatriz, su marido, Claus van Amsberg, y sus tres hijos, Guillermo Alejandro, Friso y Constantino, posan en los jardines de Huis ten Bosch en 1982.
La reina Beatriz, su marido, Claus van Amsberg, y sus tres hijos, Guillermo Alejandro, Friso y Constantino, posan en los jardines de Huis ten Bosch en 1982. Fuente: HOLA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?