Murió el periodista deportivo Sergio Gendler

Tenía 53 años y estaba internado hace una semana en la Clínica Fleming
Tenía 53 años y estaba internado hace una semana en la Clínica Fleming Fuente: Archivo
Mariano D'Andrea
(0)
14 de junio de 2019  • 10:48

Sergio Gendler , periodista deportivo del equipo de Fox Sports, murió hoy a los 53 años por un cáncer de intestino, tras haber sido internado de urgencia la semana pasada en la Clínica Fleming. Gendler era conocido por sus 21 años de trabajo en eltrece y Todo Noticias.

El periodista, que actualmente era parte del staff periodístico del programa Fox Sports Radio y columnista en las radios Mitre y La 100, había sido diagnosticado en el año 2000 con la enfermedad de Crohn que ocasiona la inflamación de las paredes del intestino y que tiene un alto impacto en la calidad de vida. Sus restos serán velados hoy por la tarde en la AMIA para ser enterrados mañana en la Tablada.

Fue el miércoles pasado cuando ingresó a la clínica con un cuadro complejo; por lo que lo habían sedado y entubado. Sus compañeros de radio y televisión se sorprendieron cuando se enteraron la noticia de que estaba hospitalizado y hoy expresaron su tristeza y condolencias a su familia.

Emocionado, el Pollo Vignolo recuerda a Sergio Gendler - Fuente: TN

07:42
Video

Su carrera y la enfermedad contra la que luchó

Comenzó su carrera en la gráfica, dentro de la agencia de noticias NA, pero fue en la televisión donde encontró el lugar ideal para desarrollar su carrera. Durante 22 años fue el especialista en deportes de Telenoche. Compartió el protagonismo del noticiero primero con Mónica Cahen D'Anvers y César Mascetti, con quienes supo entablar diálogos desacartonados y graciosos, y luego con Santo Biasatti y María Laura Santillán. Ese estilo algo canchero y su inconfundible cabellera rizada hicieron que pronto el público lo reconociera entre sus pares.

Durante todo ese tiempo, Gendler cubrió campeonatos locales, copas continentales y mundiales. Y en todas sus coberturas hizo gala de su simpatía logrando la complicidad de los deportistas entrevistados y del público, que lo veía como un aficionado más.

El periodista deportivo junto a sus compañeros de TN
El periodista deportivo junto a sus compañeros de TN Fuente: Archivo

En 1997, Gendler sintió los primeros síntomas de inflamación intestinal. Después de varias idas y vueltas, al fin pudo llegar a un diagnóstico seguro años después: enfermedad de Crohn, una dolencia que por ese entonces era casi desconocida. "Estuvieron como cuatro años para dar con el diagnóstico, porque el primer episodio lo tuve en el 97 después de una salmonella", recordó en una entrevista.

Dar con el tratamiento tampoco resultó sencillo: "Estuve como dos o tres años sin tener resultados. Ahora estoy con un tratamiento que me tiene controlado", agregó. Según él mismo contó, algunos de los medicamentos que le fueron recetados terminaron provocándole efectos adversos. Y cuando al fin dieron con la medicación indicada, Gendler descubrió que con eso no bastaba: era necesario que cambiara de lleno su rutina diaria.

" Esta enfermedad te cambia el humor, te cambia la forma de vivir. Yo soy un tipo que tuvo la suerte de viajar por todo el mundo; antes viajaba de una manera y ahora lo tengo que hacer de otra. No tengo que dejar nada librado al azar", explicó.

"Cuando el doctor me la descubrió, tuve que ir a Internet a ver de qué se trataba. Me llevó como cuatro años el diagnóstico", contó en 2011 en un video de la Fundación Más Vida de Crohn & Colitis Ulcerosa, una organización sin fines de lucro dedicada a la búsqueda y detección temprana de soluciones para personas que padecen enfermedades inflamatorias intestinales.

La Enfermedad de Crohn daña la totalidad de la pared del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, aunque suele atacar el tramo final del intestino delgado y el colon. Suele aparecer entre los 20 y los 30 años, aunque cada vez es más común en niños y adolescentes. Es dos veces más frecuente en los fumadores. Sus síntomas son: dolor, diarrea, fiebre, cefalea, pérdida del apetito, malnutrición, náuseas, anemia (originada por el sangrado rectal crónico) y úlceras o fístulas digestivas.

Un hombre con disciplina y familiero

Los continuos viajes que le demandaban su profesión, la inestable estadía en hoteles, la imposibilidad de mantener una rutina estable y de disponer de comida sana hicieron que el cambio no fuera nada fácil. Sin embargo, gracias a su disciplina, tampoco resultó imposible. "Todos creemos que vamos a vivir 100 años, pero cuando no tenés salud... Cuando te pasa esto, lo primero que pensás es que no tenés salud, porque te duelen los codos, te duelen las rodillas, te duele la panza, no caminás bien. No estaba contento con estar despierto, porque a veces estaba comiendo y me pesaba la panza. La pasé mal hasta que di con el tratamiento", recordó.

Gendler junto a su familia
Gendler junto a su familia Fuente: Archivo - Crédito: Gerardo Viercovich

El pasado 1 de diciembre, Gendler asistió como invitado a La noche de Mirtha. Allí contó que había pasado un 2018 bravo, en el que estuvo a punto de perder el dedo gordo del pie por una trombosis. "Por suerte, zafé", indicó. Luego se detuvo en cómo convivía con la enfermedad de Crohn: "Es una enfermedad autoinmune y genética, que en general no pasa de padres a hijos sino de segunda a tercera generación. Me tocó en suerte. Es una inflamación crónica de colon, que genera dolores de intestino y dolores articulares".

Luego del Mundial de Brasil, en 2012, Gendler decidió dar un paso al costado, y abandonó el noticiero central de eltrece en medio de rumores de peleas. "Fue una salida consensuada. Yo estaba en Mitre y en La 100, y después seguí en Fox. En su momento se dijo que había tenido problemas de viáticos, pero era mentira. Si el Grupo Clarín me dejó seguir trabajando en Mitre es porque no se tocó un peso. Es mentira todo eso. Uno puede ser desprolijo pero jamás le toqué el bolsillo a nadie, menos al lugar que me hizo viajar por el mundo. Soy un gran agradecido a Canal 13", le explicó a Mirtha Legrand.

Lejos de bajar el ritmo de trabajo, Gendler siguió ocupando su tiempo dedicado a su gran pasión: el fútbol. Y en la radio encontró otro lugar para desarrollarse. En el último tiempo formó parte de los equipos de Sarasa, junto a Ronnie Arias por La 100; Atardecer de un día agitado, con Sergio Lapegüe; y compartió programa con Alfredo Leuco en Mitre y con el Pollo Vignolo en Fox Sports Radio. Además, se mostró hasta último momento muy activo en las redes sociales. Por eso, la noticia sobre su muerte sorprendió al público, pero también a muchos de sus allegados, que no estaban al tanto del deterioro que sufrió su salud.

Gendler era padre de cuatro mujeres. Las primeras, Bárbara e Ivana, son producto de su primer matrimonio. Las más chicas, Malena y Agustina, de 7 y 5 años, son fruto de su matrimonio con Nancy Lezcano, con quien estaba en pareja desde 2005. "Llevamos 12 años juntos y cuando empezamos a salir ella estaba por cumplir 21 y yo tenía 37. Trabajaba en televisión hacía rato, pero ella no veía fútbol así que no tenía ni la más remota idea de quién era", contó el año pasado en una entrevista.

"Siempre fui bastante mujeriego. Confieso que me hubiera encantado ser padre de un varón para ir a la cancha y llevarlo a jugar al fútbol. Pero con el correr del tiempo, sentí que tener hijas mujeres es una bendición, es hermoso. Solo le pedía Dios que me salieran sanitas y felices. No puedo pedir más", agregó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.