Nicolás Cabré reveló la clave de la buena relación entre Laurita Fernández y la China Suárez

El actor de Tu parte del trato contó en una entrevista radial en qué se basa la buena relación entre su pareja, Laurita Fernández, y su ex, la China Suárez
El actor de Tu parte del trato contó en una entrevista radial en qué se basa la buena relación entre su pareja, Laurita Fernández, y su ex, la China Suárez
(0)
16 de noviembre de 2019  • 17:23

El 11 de octubre, una noticia alarmó a los seguidores de Nicolás Cabré y de la China Suárez: Rufina, la hija de ambos, debió ser operada por una hernia. Sin embargo, con el correr de las horas, los distintos programas de espectáculos trajeron la calma, al mostrar a la mamá de la nena y a la actual pareja de Cabré, Laurita Fernández, juntas y tranquilas a los abrazos al salir del sanatorio. La operación fue un éxito, pero más allá de eso, esas imágenes sirvieron para instalar otro tema: la buena relación que existe entre la actriz y la bailarina. Este sábado, el mismo Cabré se encargó de contar cuál es la clave de ese vínculo afectuoso.

"Yo veo la buena relación que hay entre ellas como algo normal. La clave es que siempre tuvimos claro con la China que la prioridad es Rufina; que esté rodeada de amor. Siempre tratamos de correr los egos y lo fundamental es que ella esté cuidada. Tanto en la casa de su mamá como en la mía, está rodeada de amor y todos la cuidan, y los dos agradecemos eso", aseguró el actor de Tu parte del trato en diálogo con Agarrate Catalina por La Once Diez/Radio de la Ciudad.

"Amo que Rufi y Laurita se amen, festejamos que mi hija viva rodeada de amor y eso lo agradecemos mucho. Mi prioridad es Rufina, llevarla al colegio y no desaparecer de su vida. Ella me acompaña a grabar y le pone el pecho, disfruto mucho de lo que hago. Ella me acompaña en mi trabajo y lo disfruta también, se hace nuevos amiguitos...", aseguró. De hecho, mientras él y Griselda Siciliani protagonizaban Sugar, Rufina y Margarita, la hija de Siciliani y Adrián Suar, se hicieron inseparables.

"Por eso, acepto propuestas de dos o tres meses de duración, porque sino, me empieza a preocupar el tiempo que no puedo compartir con ella. Me doy cuenta de que no la puedo llevar a natación, por ejemplo, y eso me pone mal", agregó.

Con respecto a cómo vivió la intervención quirúrgica, contó: "Fue simple y hacen diez mil de esas operaciones por minuto. Pero bueno, uno es padre, es incómodo y horrible. Es parte de aprender a ser papá, de tener que vivir estas situaciones, ponerle el pecho y entender que Rufina también entiende y le tenés que ser sincero, sentarte y explicarle todo".

"Contenta no se puso, pero lo entendió y fue mucho menos caótico de lo que esperaba. Es parte de hacerlos crecer y de que ella sepa que nunca le vas a mentir. Es otra de las pruebas que tuvimos", agregó, sobre la reacción de su hija.

También aseguró que estas situaciones lo ayudan a comprender mejor a sus padres. "Para mí, la figura paterna fue siempre muy importante. Mi papá era mi amigo, mi confidente y la persona que me aconsejaba", afirmó. "Cuando pasó lo de la operación de Rufina, recordé que cuando me operaron a mí de chico, por una apendicitis, mis papás decían que preferían que los operaran a ellos. Esa es la sensación. Y a medida que vas creciendo, vas entendiendo un montón de cosas que tus papás te decían cuando eras chico", agregó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.