Patricia Palmer: "Me duele profundamente la pobreza de mi país"

La actriz estuvo en Intrusos y habló sobre los temas que más la sensibilizan
La actriz estuvo en Intrusos y habló sobre los temas que más la sensibilizan
(0)
13 de mayo de 2019  • 17:18

Invitada al piso de Intrusos para promocionar su obra, Gente feliz, la comedia de José María Muscari, Patricia Palmer se refirió a la crisis del teatro y en particular del suyo: "Tengo un teatro desde 1997 pero quiero venderlo porque no lo puedo mantener. No quiero subsidios porque no quiero una foto con nadie. Además, el gobierno anterior cumplía con los pagos pero ahora, sé por colegas que no cumplen".

La actriz contó que antes de salir de su casa, su hijo le pidió por favor que no hable de política ni se refiera a temas económicos. "Me dijo que no diga nada, que no opine si llegamos o no a fin de mes, que promocione la obra de Muscari y nada más; si total, no se puede cambiar nada. Y que mi hijo de 29 años no tenga esperanzas me angustia mucho", dijo visiblemente emocionada.

"Creo que siempre se puede cambiar. Yo hace 40 años trato de trabajar y decir lo que siento. Tengo hijos, nietos y hasta el ultimo día de la vida uno puede trabajar, triunfar, hacer un éxito, pero nunca perder la esperanza. La sociedad perdió valores que le cuesta recuperar", agregó.

Palmer hizo hincapié en el motivo que más la entristece de la actualidad: "No importa qué camiseta tengas puesta. Si una empleada en tu casa te robó, ¿vos la volvés a tomar? A mí me interesa lo que sucede en mi país. Leía que el 42 por ciento de los niños son pobres, que el 18 por ciento está debajo de una línea infrahumana. ¿Qué me vas a decir? Yo no creo en los discursos, los hechos son los que muestran lo que sucede".

"Y eso pasa con todos los gobiernos, este y el anterior, y nosotros salimos a ponernos una camiseta. Yo no tengo que aplaudir, a mí no me pagan por hacer la cama bien porque es lo que tengo que hacer. Y en el caso de ellos es igual, tienen que hacer las cosas bien. Me duele profundamente la pobreza de mi país, soy psicóloga social, nunca trabajaría para la política, me considero una ciudadana preocupada", agregó.

La actriz recordó además que uno de los motivos por los que su hijo no quería que se exprese públicamente, es porque hace un tiempo recibió amenazas por hablar del Papa Francisco. "Creo que la iglesia católica, a la que pertenezco, está enferma, llena de pedófilos, de corruptos, de gente enferma. Y el Papa no me representa, he recibido amenazas por hablar de él. Los argentinos tenemos la ilusión de que una mamá, un papá, una figura va a salvar nuestras vidas. Hay que madurar y nunca perder la esperanza", finalizó.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.