Recién llegada de Moscú, Natalia Oreiro voló a Punta con su tripulación preferida