Selva Aleman: "Con la ciencia de hoy, hubiese podido ser madre"

En una entrevista radial, la reconocida actriz abordó el tema de la maternidad y reclamó una nueva ley de adopción
En una entrevista radial, la reconocida actriz abordó el tema de la maternidad y reclamó una nueva ley de adopción
(0)
21 de septiembre de 2019  • 18:33

El éxito que logró en su primeras semana en pantalla la telenovela Pequeña Victoria sirvió para imponer en los medios el tema de la subrogación de vientres y los nuevos modelos de maternidad y paternidad. En una entrevista radial, la prestigiosa actriz Selva Aleman, que participa del programa de Telefe, se refirió también al tema y, adentrándose en su historia, aseguró: " Con la ciencia de hoy, hubiese podido ser madre".

"A lo mejor, en esta época, hubiese podido aceptar una donación de óvulos. Yo me quedé sin óvulos porque sufrí dos operaciones grandes. Con la ciencia de hoy hubiese podido ser madre", indicó la actriz en el programa Agarrate Catalina.

"Me siento fantástica de poder participar [de la tira de Telefe]. Me encantan los libros y me gustó mucho la propuesta de entrada. Me parecía, sí, que era un tema arriesgado, pero me gusta. A mí me gustan los desafíos y las cosas nuevas. Además de ser entretenido, es un programa que propone temas que son para charlar. Estamos viviendo en un mundo muy revolucionado, muy nuevo, con muchas cosas buenísimas y otras no tanto y hay que luchar para mejorarlas", comenzó explicando la esposa de Arturo Puig.

En Pequeña Victoria, Aleman personifica a Fabiana, la mamá de Jazmín (Julieta Díaz), una ejecutiva que no quiere engendrar un hijo para no perder oportunidades en su carrera. "Creo que la decisión de Jazmín tiene que ver también con sus miedos. Con el miedo de atreverse sola a estar durante nueve meses embarazada y trabajando al mismo tiempo", analizó la actriz.

"Ella está tratando de defenderse en la vida como puede, se le pasa el tiempo, quiere ser madre, pero depende de ella misma y de su éxito en el trabajo. Entonces, ahí aparece el tema del vientre subrogado. Claro que es una ficción y seguramente plantea situaciones que no son del todo reales, pero lo importante es instalar ciertos temas, debatirlos y acordar", insistió.

"Estaría bueno que todo esto ayude a que se haga una buena legislación. Que sea todo legal y que sea todo abierto y que la gente pueda elegir la vida como la siente. Cada uno es dueño de su vida: nadie te la presta. Que todos podamos elegir es fundamental", expresó.

Con respecto a si estos tiempos son menos complicados que los de su juventud en relación a las posibilidades de convertirse en padre a través de la adopción, Aleman recordó: "En esa época no había divorcio en el país. Arturo y yo no estábamos casados legalmente, éramos concubinos y por eso no podíamos adoptar legalmente. Por otro lado, otra de las posibilidades era ponerse de acuerdo con alguien para que te traigan una criatura cuando recién nace... Era una cosa muy gris todo. Y muy triste. Y fue así durante muchos años".

"Yo en ese momento tuve miedo y no quise hacer nada fuera de la ley. Nosotros veníamos sufriendo todo el tema de la dictadura y eso a mí me marcó a fuego, porque nos marcó con el miedo, y el miedo es algo tan interno y difícil de manejar que yo sigo sintiéndolo en algunos momentos de la vida. Tengo miedo de hablar libremente, tengo miedo de expresar mis ideas... Y son cosas que nos han quedado de aquella época, porque fuimos prohibidos, porque fuimos amenazados por la Triple A, porque nuestros amigos también, porque hubo que esconder gente en la casa de uno. Fue muy duro y eso te marca de por vida", rememoró.

De todos modos, aseguró que no se arrepiente de su decisión: "El haber decidido junto a Arturo no adoptar en aquel momento creo que fue producto de la lucidez. Era todo tan confuso... Me parece que elegimos bien".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.